Autora: Valentina Marta Rodríguez (tutora del curso online de Especialista en Traducción Médica EN>ES de Trágora Formación)

La traducción médica es una actividad que desempeña un papel capital en el desarrollo tanto de la comunicación como del conocimiento científico.

Se trata de un ámbito de especialización que se integra dentro de la traducción científico-técnica pero que posee rasgos muy particulares que hacen que la distingan significativamente de otras traducciones de este campo del saber. Por lo tanto, es un ámbito de estudio que se encuentra definido y acotado por razones históricas y que representa una importante y amplia porción del mercado laboral.

De hecho, los estudios de mercado realizados en relación con este sector señalan que la traducción médica representa una sección muy extensa del mercado profesional de la traducción.

Sin embargo, aunque constituye una rama de especialización que ofrece numerosas posibilidades de trabajo así como una salida profesional con futuro, exige, asimismo, una formación y preparación rigurosas.

 

¿En qué se diferencia la traducción médica de otras especializaciones?

La traducción médica se diferencia, grosso modo, de otros tipos de traducción especializada por los siguientes motivos:

  • la complejidad y variedad de su situación comunicativa, que implica la participación de varios agentes (médicos, pacientes, público general, etc.);
  • la amplitud de su ámbito, dado el gran número de especialidades médicas existentes;
  • la variedad de géneros médicos susceptibles de traducción y su consiguiente dominio de sus características textuales y sus convenciones particulares;
  • la terminología, distinta de la del resto de las traducciones especializadas por su vasto volumen de términos y su complejidad traslativa.

 

¿Qué necesitas para especializarte en traducción médica?

Aunque el panorama está en pleno proceso de cambio, existen pocos trabajos de investigación dedicados única y exclusivamente a la traducción médica.

Sin embargo, sí encontramos numerosas aportaciones en las que se cuestionan quién es el profesional más idóneo para traducir textos del ámbito biosanitario y su consiguiente debate sobre la formación ideal para un traductor médico, donde se distinguen el «traductor médico» y el «médico traductor».

Este debate pretende establecer qué perfil se ajusta más adecuadamente a esta actividad profesional, si el formado en medicina o en ciencias afines con conocimientos lingüísticos o bien el formado en traducción o en filología con conocimientos médicos o científicos.

 

¿Traductor médico o médico traductor?

El traductor médico es un profesional del ámbito lingüístico especializado en la medicina y capaz de ofrecer una alta capacidad de transmitir adecuadamente la información entre una lengua y otra a pesar de sus limitados conocimientos en la materia.

El médico traductor es, en cambio, un profesional de la medicina con dominios lingüísticos.

Pese a esta oposición entre profesional de la medicina con conocimientos lingüísticos y traductor con conocimientos en medicina, lo que sí es cierto es que ambas cualidades deben estar presentes en los dos casos.

En definitiva, la clave de la cuestión no reside en que el traductor médico sea graduado en medicina o en traducción e interpretación, sino en que posea las habilidades y pericias de la traducción médica necesarias para ser un mediador eficiente.

En la actualidad, existen diversas vías para acceder al mercado de la traducción médica que pueden resumirse en: estudiar ambas titulaciones (traducción e interpretación y medicina), estudiar el grado en traducción y completar la formación científica mediante cursos especializados o formarse en la especialidad y ampliar la formación en traducción mediante cursos específicos.

Independientemente de cuál sea la vía de acceso al mercado de la traducción médica, la persona que se dedique profesionalmente a la traducción de textos de esta área del saber deberá contar con una serie de pericias imprescindibles si desea realizar un trabajo de calidad.

Los principales investigadores de este ámbito señalan que todo traductor médico debe poseer las siguientes cualidades: conocimiento experto de la lengua origen, conocimiento nativo de la lengua meta, conocimiento del tema objeto de la traducción y formación médica adecuada y actualizada.

Esto implica que el conocimiento corriente de una lengua es absolutamente insuficiente para comprender un texto médico en su totalidad, por lo que es capital dominar las peculiaridades terminológicas de este tipo de discurso.

No obstante, aunque las ciencias médicas comprenden una variedad de disciplinas que se basan en elementos del saber y del saber-hacer que se caracterizan por tener una terminología propia, resulta erróneo pensar que la complejidad de la traducción médica reside únicamente en su terminología, ya que también presenta peculiaridades, sintácticas, estilísticas e, incluso, extralingüísticas.

 

Entonces, ¿es posible traducir textos médicos sin ser especialista en medicina?

La respuesta es un rotundo sí.

Aunque el traductor ha de saber que, para ello, debe contar con un nivel de conocimiento que le permita comprender los textos médicos en su materialidad. Es decir, debe ser capaz de seguir, por ejemplo, la descripción de una intervención quirúrgica intestinal sin, por ello, ser quien de practicarla. En resumen, sus conocimientos científicos son imprescindibles en tanto cuanto le sirvan para llevar a cabo un trasvase lingüístico óptimo y de calidad.

Eso sí, es fundamental poseer un espíritu curioso y un pensamiento lógico y analítico para comprender el razonamiento científico.

Con los conocimientos lingüísticos, extralingüísticos, terminológicos, temáticos y, como no, documentales, todo traductor puede convertirse en un excelente traductor médico sin ser un profesional de la medicina.

La formación traductológica y lingüística no excluye necesariamente el estudio del ámbito médico; al igual que traducir textos médicos no solo implica poseer un conocimiento especializado, sino también contar con las aptitudes lingüísticas y traslativas que se hallan en un excelente traductor.

La clave reside en la especialización: el profesional debe tomar conciencia de las competencias necesarias para esta labor y dominarlas a la perfección para colmar con éxito su profesión.

Avivar la polémica «traductor médico – médico traductor» resulta poco útil e innecesario. Independientemente del perfil del traductor, lo importante es que este sepa suplir sus carencias (ya sean temáticas o lingüísticas) a través de la formación constante.

El grado de conocimiento, una formación sólida y la experiencia en el ámbito constituyen la clave del éxito profesional

¡Nos encantan las personas con esta iniciativa!

¿A qué correo electrónico te lo enviamos?

Responsable: Trágora S.C.A. 

Finalidad: Gestionar tu suscripción a nuestras listas. 

Legitimación: Tu consentimiento. 

Destinatarios: Servidores de Mailchimp. 

Tus derechos: Acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

¡Solo queda un paso más!

Revisa tu correo electrónico para confirmar tu dirección.

 

¡Te esperamos!

IMPORTANTE: Revisa todas las carpetas de tu correo (spam, promociones, no deseado...) 

¡Nos encantan las personas con esta iniciativa!

¿A qué correo electrónico te lo enviamos?

Responsable: Trágora S.C.A. 

Finalidad: Gestionar tu suscripción a nuestras listas. 

Legitimación: Tu consentimiento. 

Destinatarios: Servidores de Mailchimp. 

Tus derechos: Acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

¡Solo queda un paso más!

Revisa tu correo electrónico para confirmar tu dirección.

 

 

 

¡Te esperamos!

IMPORTANTE: Revisa todas las carpetas de tu correo

(spam, promociones, no deseado...)