Una de las preguntas más habituales que surgen en nuestros cursos de herramientas TAO versa sobre si es posible traducir archivos PDF usando alguna de ellas y, en su caso, sobre cuál es el mejor modo de llevar a cabo esa traducción.

La respuesta corta a la pregunta del título sería «Sí», mientras que la respuesta larga sería «Sí, pero con muchos peros». Casi siempre que recibimos un archivo PDF de origen para traducir debemos acordarnos de esa respuesta larga y pararnos a pensar en la mejor forma de lidiar con ese archivo.

Los PDF son unos archivos peculiares dentro del gran abanico de archivos de origen con los que nos encontramos en nuestra vida profesional. Como ya sabes, los PDF no son archivos primarios, sino que siempre se obtienen a partir de otros formatos y mediante una gran variedad de programas empleados para propósitos muy dispares. Asimismo, son archivos que se usan para verse en pantalla (para así poner fin a las diferencias de visualización de un mismo archivo con diferentes programas) o para ser impresos. Dicho de otra forma, no son archivos hechos para ser modificados, como ocurre con la mayoría de los archivos traducibles más comunes, por lo que las TAO normalmente se las ven y se las desean para procesarlos.

Por estas razones, hay que curarse en salud y hacer algunas pruebas antes de confirmar que podemos encargarnos de la traducción. Además, conviene saber intuir con qué programa se ha creado el PDF, pues de ello dependen en gran medida de las herramientas TAO al importarlos en un proyecto de traducción.

Por ejemplo, no es lo mismo un PDF creado a partir de un archivo de Word en el que solo hay texto que otro obtenido desde un archivo de un programa de maquetación como InDesign, donde el texto en columnas, las tablas, imágenes y otros métodos de formato avanzado están a la orden del día. Y para quienes sean traductores-intérpretes jurados, los archivos PDF escaneados, con sellos y textos manuscritos y casi imposibles de procesar para una TAO incluso si usamos un buen programa de OCR, están a la orden del día.

Así pues, memoQ y SDL Trados Studio, dos de las TAO más conocidas, técnicamente son compatibles con archivos PDF, pero en este caso del dicho al hecho hay muy trecho. Como una imagen vale más que mil palabras, vamos a ver cómo se las arreglan Studio y memoQ con el mismo archivo PDF.

 

Traducir un PDF con memoQ


Vista de un PDF importado en memoQ

En la captura superior podemos observar que memoQ, pese a haber importado correctamente un PDF creado a partir de Word, no es capaz de detectar el flujo de texto, por lo cambia de segmento al final de cada línea (como si hubiera un salto de párrafo). Ello dificulta el aprovechamiento de las concordancias de la memoria y la traducción del texto si hay que modificar el orden de los elementos, ya que estos segmentos no se pueden unir por estar en párrafos diferentes.

 

Traducir un PDF con SDL Trados Studio


Vista de un PDF importado en SDL Trados Studio

Ahora vemos que Studio ha sabido procesar mejor el flujo de texto, por lo que los segmentos coinciden con lo que podríamos esperar. Sin embargo, si bien en este caso Studio lo ha hecho mejor, en otras situaciones ocurre exactamente al revés, y, si el PDF que recibimos no tiene buena calidad, tendremos que olvidarnos de las TAO (salvo que estemos dispuestos a pagar a un maquetador que recree el archivo).

En pocas palabras, memoQ y Studio en teoría deberían ser capaces de importar un PDF sin problemas, mas el resultado dependerá de las características del PDF de origen, y a menudo nos encontraremos problemas de segmentación, de etiquetas «basura» o de legibilidad que impedirán que traduzcamos el archivo con la rapidez y comodidad que se esperan de una TAO.

Por lo tanto, nuestra recomendación es intentar no meterse en camisas de once varas siempre que se pueda evitar y pedir al cliente el archivo de origen con el que se creó el PDF (DOCX, IDML, PPTX, etc.) para poder centrarnos en nuestro trabajo, que es la traducción.

Si no tenemos más remedio que traducir el PDF, debe quedar bien claro que el cliente o nosotros mismos tendremos que encargarnos de la maquetación, pues el archivo de destino que nos devuelva memoQ o Studio distará mucho de ser adecuado desde el punto de vista del formato.

Seguramente te hayas topado con esta situación alguna que otra vez, pero quizás tienes otras soluciones que quieras compartir hoy.¿Has probado alguna otra herramienta? ¿Y cómo te ha ido traduciendo archivos PDF con tus TAO?

¡Cuéntanos en los comentarios!

¡Nos encantan las personas con esta iniciativa!

¿A qué correo electrónico te lo enviamos?

Responsable: Trágora S.C.A. 

Finalidad: Gestionar tu suscripción a nuestras listas. 

Legitimación: Tu consentimiento. 

Destinatarios: Servidores de Mailchimp. 

Tus derechos: Acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

¡Solo queda un paso más!

Revisa tu correo electrónico para confirmar tu dirección.

 

¡Te esperamos!

IMPORTANTE: Revisa todas las carpetas de tu correo (spam, promociones, no deseado...) 

¡Nos encantan las personas con esta iniciativa!

¿A qué correo electrónico te lo enviamos?

Responsable: Trágora S.C.A. 

Finalidad: Gestionar tu suscripción a nuestras listas. 

Legitimación: Tu consentimiento. 

Destinatarios: Servidores de Mailchimp. 

Tus derechos: Acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

¡Solo queda un paso más!

Revisa tu correo electrónico para confirmar tu dirección.

 

 

 

¡Te esperamos!

IMPORTANTE: Revisa todas las carpetas de tu correo

(spam, promociones, no deseado...)