¿Te has fijado en que los peores ejemplos de malas traducciones casi siempre se encuentran en textos turísticos?

Una extraña tapa en el menú, un cartel un poco desafortunado, un folleto demasiado peculiar, etc. Vaya casualidad.

Lo curioso es que, a veces, se da por sentado que la traducción de textos turísticos es mucho más fácil de lo que parece. Aunque pensar así es un gran error.

Todo tiene un motivo. El turismo es el motor económico de muchos países y no parece que este sector vaya a dejar de crecer.

Hasta que choca con su mayor barrera: el lenguaje.

Seguramente todos estemos planeando ya nuestras próximas vacaciones porque viajar es algo a lo que cualquiera se aficiona. Todos hemos sido turistas alguna vez y por eso sabemos lo importante que es sentirte como en casa hasta cuando viajas al extranjero.

Y eso solo ocurre cuando un país recibe al turista en su propia lengua.

La traducción es la salida perfecta que tiene el turismo para cruzar fronteras y aumentar su mercado. Precisamente por eso, la traducción es vital para el turismo de cualquier país.

Así que, si estás pensando en especializarte en traducción turística, coge papel y boli. Los vas a necesitar para recordar todo lo que vamos a contarte hoy.

¿Empezamos? Venga, veamos los motivos por los que la traducción turística es tan importante.

 

¿Por qué es tan importante la traducción turística?

El turismo es uno de los sectores que mejor y más rápidamente se ha adaptado a la digitalización. Ese ha sido el fuel que lo ha convertido en una de las industrias más desarrolladas en los últimos años.

Sin embargo, esta industria no podría funcionar sola. Hay tres motivos por los que la traducción es tan necesaria para el turismo.

#1. En internet no hay barreras.

Los clientes no caen del cielo y los turistas tampoco. Mucho menos si residen en un país extranjero y hablan una lengua completamente distinta a la tuya.

Las cosas no funcionan como antes y el turista de hoy se mueve como pez en el agua cuando se habla de organizar viajes por internet.

Si puedes comparar y elegir entre los diferentes hoteles y apartamentos turísticos de Shanghái desde una punta de la costa andaluza con tu móvil, ¿para qué vas a perder más tiempo en ir a una agencia de viajes local? El mercado del turismo refuerza así su presencial digital ofreciendo a los turistas aplicaciones y sitios web especialmente indicados para organizar viajes y disfrutarlos durante su estancia en el lugar de destino.

Gracias a internet, el alcance de este sector se ha multiplicado radicalmente, más aún cuando ofrecen estas herramientas en diferentes idiomas. ¡Los turistas se multiplican como cu… polillas!

Aunque, no siempre se consigue el objetivo que se desea. Es muy común encontrarte con una web de un hotel traducida al español con un traductor automático y leer en los comentarios algo así como:

Internet no tiene fronteras, pero todavía tenemos que salvar las barreras lingüísticas para otorgarle al potencial cliente la confianza que se merece.

#2. Hay que darle al turista lo que busca.

Pensarás: «¿y qué busca el turista aparte de viajar barato y bien?». Pues mucho más, amigo mío.

Las estadísticas dicen que gran parte de las reservas de viajes se realizan online. Sin embargo, los números también muestran que un porcentaje muy alto no confía en páginas web mal traducidas, incluso que estarían dispuestos a pagar más si esa web estuviera traducida a su lengua materna.

Es cierto, el objetivo de cualquier turista es viajar bien, pero para eso tenemos que hablar el mismo idioma y prestar atención a las diferencias culturales, que pueden arruinar cualquier campaña de promoción turística.

#3. Difunde la cultura.

Seamos realistas. No vas a conocer la cultura francesa por ver una foto del Arco del Triunfo en Instagram, ¿no?

Sin embargo, la traducción turística es una manera de abrir las puertas de una cultura de par en par con el fin de hacerla más accesible. Por ese motivo, es una disciplina que requiere de profesionales experimentados y conocedores de ambas culturas e idiomas (la de origen y la de destino).

Es necesario que se utilicen las estrategias de traducción y adaptación adecuadas para difundir esa cultura en otra lengua de manera que el turista la sienta cerca y le incite a desear conocerla.

Pero no todo van a ser quebraderos de cabeza. Si tantos traductores se especializan en turismo es por algo:

  • Es una disciplina muy atractiva por el tipo de textos que se traducen.
  • Aprendes muchísimas cosas de otros países, culturas, costumbres.
  • Explotas tu faceta creativa y la pones en práctica en lugares insospechados.
  • Vas aumentando la lista de lugares que visitar en tus próximas vacaciones. 🙂

Ahora bien, si quieres dedicarte a la traducción turística, necesitarás los conocimientos y las herramientas necesarias. Así que vamos a empezar por lo básico: ¿quiénes serán tus clientes y en qué sectores trabajarás si eres traductor turístico?

 

Sectores y clientes en traducción turística: ¿dónde esta el trabajo?

Seguro que puedes hacerte una idea general del tipo de cliente con el que tendrás que trabajar si te especializas en traducción turística. Probablemente los conoces de primera mano porque alguna vez tú también has sido su cliente. Ya lo decíamos antes: todos hemos sido turistas alguna vez. 🙂

En líneas generales, estos son los sectores y el tipo de cliente que encontrarás en traducción turística:

Estancias: hoteles, hostales, apartamentos, etc.

Es el pilar más básico del turismo. Vayas donde vayas, vas a necesitar una cama en la que dormir y descansar.

Transportes: vuelos, cruceros, autobuses turísticos, etc.

Si no eres «masoca», seguramente querrás utilizar la audioguía en tu idioma si visitas una ciudad en autobús turístico.

Gastronomía: restaurantes, bares, bodegas, etc.

Te lo adelantamos: te lo vas a pasar bien en este sector. Solo tienes que hacer un poco de memoria: ¿cuándo fue la última vez que fuiste a un bar y acabaste a carcajadas con las traducciones del menú? Pues aquí te toca ponerte la capa de «supertraductor» y evitar que esas cosas sigan ocurriendo (aunque nos den momentos muy divertidos).

Servicios: eventos, guías, rutas, actividades, etc.

Aquí también entra en juego la interpretación, como ya te imaginarás. Los eventos, viajes y actividades grupales son bastantes populares. Pero para que funcionen necesitan algo más que un guía que sabe inglés «porque estuvo un par de meses en Bristol».

Destinos y puntos turísticos: museos, monumentos, oficinas de turismo, etc.

Antes mencionábamos que no se puede conocer el Arco del Triunfo por fotos, es verdad, pero las guías y folletos de viaje ayudan bastante. Por ejemplo, piensa en un punto de información turística. En cuanto entres en la zona de recepción, te toparás con guías y panfletos en más idiomas de los que puedas recordar.

Dar la bienvenida a tus potenciales clientes en su idioma es muy importante, pero no lo es todo. ¿Pasamos al siguiente punto?

 

¿Qué tipo de textos encontrarás en traducción turística?

Te toca dar un paso más: conocer a la perfección los textos más comunes que tendrás que traducir en este sector.

Es evidente que hay muchísimos tipos y pueden ser muy diferentes entre ellos. No es lo mismo traducir una página web que un itinerario turístico. Aún así, verás que guardan similitudes muy relevantes.

Para entenderlo mejor, vamos paso por paso:

Blogs y foros

A las empresas turísticas les encantan los blogs porque son terriblemente prácticos para llegar a sus clientes ideales. Lo que no puedes conseguir de forma directa con una oferta flash para dos noches de hotel en Finlandia, lo puedes conseguir con un blog sobre viajes por los países nórdicos.

Los foros son otra fuente de información muy rica para los turistas. Qué mejor que consejos de otros viajeros para aprovechar al máximo tu estancia en un lugar.

Ojo con este tipo de textos porque es un requisito imprescindible saber redactar para internet.

Revistas, catálogos y guías

Puedes encontrarlos en formato físico o digital. Lo cierto es que estas publicaciones siguen a pie de calle y tienen mucha popularidad. ¿Qué es lo que te encuentras en un avión, en las librerías o en las oficinas de turismo? No todo va a estar en Google. 😉

Folletos

Los folletos son la carta blanca del turismo. Te los encontrarás en cualquier parte: en hoteles, restaurantes, aeropuertos… ¡hasta en la sopa!

Es evidente que vas a tener que adaptarte a ciertas dificultades. Por ejemplo, limitarte al tamaño reducido de un folleto y saber adoptar un estilo publicitario puede resultar todo un reto.

Mapas y planos

Si un español va a conocer Praga por primera vez y se guía por un mapa con indicaciones en checo, muy lejos no va a llegar. Al menos no por el buen camino.

Aunque te parezca que algo tan visual como un plano o un mapa no necesita traducción, no es así. Si no, piensa en los planos de un parque de atracciones, por ejemplo. La traducción es bienvenida en cualquier sitio.

Carteles y señales

Por fin llegamos a la guinda del pastel.

Los carteles son extremadamente necesarios para cualquier turista. Están en los aeropuertos, los hoteles, las carreteras y calles… Imagínate si no pudieras entender ninguno de ellos o si, peor aún, te indicaran información errónea.

Nos han quedado tantos grandes ejemplos de cómo NO hacer una buena (o al menos decente) traducción de carteles y olé.

Redes sociales

Esto es una verdad innegable. Vivimos en la época de las redes sociales y el turismo también está aprovechando el tirón.

Es muy común ver perfiles multilingües de empresas turísticas por redes sociales y el trabajo de traducir y adaptar las publicaciones de forma adecuada no corresponde únicamente al perfil del community manager.

Sitios web

Ahora, Internet es el mejor amigo del turista. Por eso, las páginas web tienen un papel muy protagonista en la traducción turística.

Lo primero que harás para preparar un viaje será investigar sobre el destino, tu alojamiento, actividades por la zona, etc. Y para todo eso, tendrás que consultar muuuchas páginas web. Sería imposible lograr tu objetivo si no estuvieran en tu lengua materna.

Correos electrónicos

Todos miramos nuestro correo electrónico, todos los días.

Por eso mismo, el correo electrónico juega un papel tan importante para el marketing digital y, evidentemente, para cualquier servicio de atención al cliente en el sector turístico.

Aquí la traducción turística también cuenta con la ventaja de que, al ser una comunicación directa con el cliente, lo ideal sería dirigirnos a él en su idioma cuando enviamos un boletín electrónico, ofertas de viajes, promociones, etc.

Reservas, facturas, billetes, etc.

En un esfuerzo por mejorar la experiencia del cliente, se hace mucho hincapié en la traducción de todos estos documentos administrativos. Es lógico, pues están repletos de detalles y condiciones que necesitaremos conocer al hacer uso de ellos. Igual ocurre con los textos legales orientados al sector turístico, como los contratos de arrendamiento turístico.

Documentales

Cada vez más, estamos acostumbrados a ver documentales orientados a fomentar el turismo de una zona. Las productoras invierten en la traducción, doblaje y subtitulación de estas obras audiovisuales para darles difusión en otros países con el fin de atraer turistas.

Ahora que ya sabes cuáles son los tipos de textos a los que vas a tener que enfrentarte, ¿qué te parece si echamos un vistazo a su factor común: el lenguaje turístico?

 

¿Cómo funciona el lenguaje del turismo?

Es evidente que para poder traducir cualquier texto turístico es obligatorio entender cuáles son las características de su lenguaje.

Como todo género, el turismo y sus textos cuentan con características comunes. Es decir, no es lo mismo un menú de restaurante que una publicación de Facebook, pero ambos tienen los mismos fines (informar y persuadir) y comparten muchas similitudes entre ellos.

Las características del lenguaje turístico son muy similares a las del lenguaje publicitario.

En líneas generales, son textos sugerentes que buscan captar la atención de los lectores y provocar en ellos algún efecto o acción. A menudo se combina el uso de texto escrito y elementos visuales con el mismo nivel de protagonismo.

Si echas un ojo al léxico de cualquier texto turístico, verás que está plagado de términos sobre arte, gastronomía, geografía, etc. Además, abundan los adjetivos calificativos y de valoración subjetiva, los superlativos y los deícticos (espaciales, personales y temporales). Otro detalle significativo es la cantidad de préstamos y calcos que puedes encontrar.

Sin embargo, el factor más importante del lenguaje turístico son los términos culturales o realia. Se entienden como aquellas palabras o expresiones que se refieren a conceptos típicos exclusivamente de una cultura determinada.

Son muy comunes en textos sobre gastronomía, costumbres, arte o folclore. Algunos términos dejan de considerarse realia con el tiempo (por ejemplo, paella o tapas), aunque hasta que eso ocurre pueden provocarte más de un dolor de cabeza.

Estos términos suelen ser (casi) intraducibles y tienes que recurrir a ciertas estrategias para dar con la solución perfecta. Dentro de muy poquito te hablaremos más de ello, paciencia. 🙂

Ya te haces a la idea de cómo funciona el lenguaje del turismo, pero eso no te va a librar de los problemas más comunes de la traducción turística.

 

¿Cuáles son las mayores dificultades en traducción turística?

La traducción turística puede ser divertida, aunque también una pequeña aventura. Sabes que vas a toparte con problemas y complicaciones. Sin embargo, es tan importante resolver esos problemas como saber localizarlos.

Por suerte, las mayores dificultades en la traducción de textos turísticos se repiten muy a menudo. Vamos a repasarlas.

Falta de información en el proyecto

Digamos que esto te podría pasar con cualquier encargo y cualquier cliente, pero aquí tendrás que andarte con ojo.

Un texto turístico tiene un objetivo promocional que nunca debe pasarse por alto y, para que este cumpla sus objetivos, necesitamos conocer su función, su público objetivo, etc. Es decir, datos que el cliente o quien nos encargue la traducción debería compartir con nosotros. Sin esta información, nos falta uno de los pilares que sostendrán nuestra traducción.

Elementos visuales y no verbales

Todos los elementos visuales (como imágenes, fotografías, colores, etc.) tienen la misma importancia que el texto en sí. Van ligados a la función principal del texto y a la cultura meta.

De hecho, hay ejemplos de campañas turísticas que no funcionaron precisamente bien por los elementos visuales que las acompañaban.

Campaña de www.spain.info

Esto puede complicarse todavía más si no te facilitan todo el material gráfico que acompañará al texto y tienes que trabajar a ciegas.

Referencias culturales o realia

¿Cómo explicarle a un noruego lo que es un chiringuito?

Debes ser capaz de darle forma a un concepto que solo existe en la cultura de origen. Por ejemplo, puedes indicar que un chiringuito es una especie de bar en la misma playa muy típico en nuestra cultura.

Tendrás que estudiar el problema y decidir la estrategia que utilizarás para traducir cada término.

Nombres propios y topónimos

El problema de los nombres propios (personajes históricos, monumentos, etc.) y los topónimos (nombres de lugares), es que en ocasiones es necesario traducirlos y en otras no. Estas reglas no siempre están claras y tendrás que prestar atención a la normativa de cada lengua.

Neologismos

El turismo es un sector que se va renovando continuamente. Por eso mismo es inevitable que surjan palabras nuevas o inventadas, etc. Puede ser muy complicado adaptar una palabra completamente nueva de un idioma a otro distinto.

Aspectos históricos y culturales

Cada texto se mueve dentro de un marco cultural que contempla factores históricos, políticos, festivos, incluso gastronómicos.

Aquí entran en juego tus habilidades documentales y tendrás que cubrir todos estos aspectos para que tu traducción cumpla la función del TO sin perder nada en el proceso.

El toque «marketer»

Por último, quizás este sea otra de las dificultades que más preocupan a los traductores nóveles. No es sencillo ponerse en este papel, pero es imprescindible mantener la función persuasiva de estos textos (sin tener que sonar como un vendedor de seguros).

Una vez hayas localizado estos problemas, ¿qué es lo que puedes hacer para enfrentarte a ellos y buscar una solución efectiva?

 

Técnicas de traducción de elementos culturales en turismo

Nos centraremos en la traducción de referencias culturales o realia, ya que son el mayor reto de la traducción turística y nos gustaría ahorrarte algún que otro quebradero de cabeza.

Hay tres factores principales que deberías tener en cuenta al traducir estos términos:

#1. El tipo de texto

No todos los textos tienen las mismas necesidades, por lo que quizás para el mismo término en dos textos distintos (por ejemplo, en un anuncio y en una guía de viaje) tendrías que tomar soluciones diferentes.

#2. Su objetivo

A modo de resumen, podemos enfocar el texto de dos maneras según su objetivo. La primera consistiría en naturalizarlo, es decir, adaptar los elementos culturales del texto a la cultura meta. La segunda consistiría en exotizarlo y, por consiguiente, en mantener los elementos culturales de la cultura original en el texto meta.

Tendremos que analizar el objetivo del texto para tomar un camino u otro y decidir posteriormente las estrategias de traducción adecuadas.

#3. El público al que va dirigido

Sencillamente, no es lo mismo dirigirse a un público joven que a uno más adulto, incluso si el mensaje va dirigido a un tipo de público muy concreto como los padres (por ejemplo, publicidad de un parque de atracciones) o si va dirigido a un turista que está ya en el lugar de destino o aún decidiendo su próximo viaje.

 

Típicos errores en traducción turística (que dan mucho que hablar)

¿Qué ocurre cuando alguien no le da importancia a la traducción turística?

Verás, esto es algo que avisamos al principio. Hay quien piensa que traducir textos turísticos es pan comido y nada más lejos de la realidad.

De hecho, puede ocurrir algo incluso peor.

Hay un error tan «popular» que todos conocemos y tememos por igual. Quizás ya esperabas encontrártelo por aquí… Y no te equivocabas.

Cuando alguien piensa que una máquina puede hacer igual de bien el trabajo de un traductor (¡y «gratis»!) ocurre lo que todos imaginamos.

Llega la peor pesadilla de la traducción turística: Google Translate, la traducción automática y sus fantásticas y fatídicas consecuencias.

#1. Quien no conoce Hígado Piscina, no conoce Reino Unido.

#2. La tortilla poco hecha, con cebolla y sin padres, por favor.

#3. Hay colas y colas, choose wisely.

#4. Algunas traducciones aceptan muchas libertades.

#5. Otras prefieren las «prohibidades».

#6. Ninguana natación, nuevo deporte olímpico.

#7. «Haz lo que te de la gana»

#8. Tienen que ser de buena cosecha.

#9. Dale alegría a tu cuerpo, Macarena Walls.

#10. Entre Centro Botín y Booty Center, ¿con cuál te quedas?

¿Y ahora qué?

Has aguantado muy bien hasta el final del artículo. Incluso nos hemos echado unas buenas risas para terminar.

Irónicamente, es posible que te quedes con ganas de más porque es un tema que atrapa. Como comprenderás, a pesar de que lo hemos intentado, todo lo que te gustaría saber sobre traducción turística no cabe en único post.

¿Nuestro consejo?

Si de verdad te gustaría especializarte en este sector, te animamos a que sigas aprendiendo y te formes con las mismas ganas con la que nos has leído hoy.

Ya lo comentábamos en nuestra anterior entrada: la especialización es algo que solo tú puedes elegir y tienes que ser consciente de su importancia. Así que si has visto un rayito de luz en la traducción turística y quieres darte una oportunidad en este sector, échale un ojo a nuestro curso online Especialista en Traducción Turística y ponte manos a la obra cuanto antes.

Mientras tanto, esperamos que este artículo te sirva de aperitivo. 😉

¡Nos encantan las personas con esta iniciativa!

¿A qué correo electrónico te lo enviamos?

Responsable: Trágora S.C.A. 

Finalidad: Gestionar tu suscripción a nuestras listas. 

Legitimación: Tu consentimiento. 

Destinatarios: Servidores de Mailchimp. 

Tus derechos: Acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

¡Solo queda un paso más!

Revisa tu correo electrónico para confirmar tu dirección.

 

¡Te esperamos!

IMPORTANTE: Revisa todas las carpetas de tu correo (spam, promociones, no deseado...) 

¡Nos encantan las personas con esta iniciativa!

¿A qué correo electrónico te lo enviamos?

Responsable: Trágora S.C.A. 

Finalidad: Gestionar tu suscripción a nuestras listas. 

Legitimación: Tu consentimiento. 

Destinatarios: Servidores de Mailchimp. 

Tus derechos: Acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

¡Solo queda un paso más!

Revisa tu correo electrónico para confirmar tu dirección.

 

 

 

¡Te esperamos!

IMPORTANTE: Revisa todas las carpetas de tu correo

(spam, promociones, no deseado...)