En esta ocasión, os traemos un #HangoutsTrágora muy especial con una compañera que vuelve a pasarse por aquí para hablarnos sobre algo que ha sido para ella más que una pasión. Algo que prácticamente ha formado desde siempre parte de su ADN y poco a poco lo ha sabido convertir en un nicho de mercado con poca competencia.

Y ahora es cuando cabría preguntarse: ¿aún quedan espacios laborales sin saturar?

Claro, y cada día irán apareciendo nuevos nichos, si sabemos estar atentos a las modas del siempre gregario ser humano y nos sabemos enganchar a ellas.

Es justamente lo que en estrategia de mercados se conoce como la teoría de los dos océanos, descrita por W. Chan Kim y Renée Mauborgne en su libro Océano Azul, Océano Rojo. En esta obra, se detallan por qué en los mercados hipersaturados no se logra innovar ni en estrategia ni en servicio (Océano rojo), mientras que en los mercados llenos de oportunidades alguien ha conseguido ofrecer algo diferente o encontrar una forma alternativa de presentar su estrategia (Océano azul).

Pues esto ha sabido hacer Rosa Llopis, quien hace tiempo nos habló de los encargos masivos de interpretación, cuando trabajaba en una academia en la que expertos de todo el mundo se formaban en alta cocina.

Hoy, en cambio, vuelve a nuestros #HangoutsTrágora para contarnos todo sobre traducción de menús en el mercado de la traducción gastronómica.

 

¿Y quién es esta Rosa Llopis de la que tan bien habláis?

Rosa es graduada en Traducción y Comunicación Intercultural y Máster de Interpretación por la Universidad Europea de Valencia.

En cierto modo ha dado la razón al refrán «de tal palo, tal astilla» porque, llevando en las venas la tradición repostera de su familia, ha terminado especializándose en traducción gastronómica (entre otros sectores).

Se define a sí misma como traductora gastrónoma o, en otras palabras, traductora especializada en gastronomía. Ha trabajado como intérprete para Le Cordon Bleu y en clases privadas de cocina y charlas sobre gastronomía. En su día a día también traduce menús, publicidad, páginas web y otras publicaciones relacionadas con la gastronomía; también traduce para doblaje programas y concursos de cocina como Iron Chef.

Además, como gastrónoma, ofrece asesoría lingüística a hoteles y restaurantes, revisa publicaciones gastronómicas y ha escrito algún que otro artículo relacionado con la gastronomía. Por si fuera poco, en su tiempo libre disfruta cocinando y visitando mercados.

Por eso, ahora es capaz de ofrecer un servicio de gran calidad y una atención profesión muy especial a sus clientes. Rosa nos ha contado durante la entrevista que su estrategia pasa por ofrecer al cliente un pack completo que deja boquiabiertos a muchos.

Así es como se dan cuenta del valor añadido que supone dejar la estrategia publicitaria del establecimiento en manos de una especialista en comunicación intercultural.

Además, será la tutora del nuevo curso online de traducción gastronómica que en breve comenzaremos a impartir en Trágora Formación y, por ese motivo, hoy se ha pasado por los #HangoutsTrágora para descubrirnos por qué es tan importante formarnos en este sector y cuál es su potencial.

 

¿Qué es lo ideal para dedicarse a la traducción gastronómica?

Lo primero que nos recomienda es abrir la mente y dejar de pensar únicamente en la traducción de menús y recetas, pues la ensalada que componen los diferentes orígenes de los encargos que podemos recibir para traducir dentro del sector gastronómico es mucho mayor.

Pensemos, por ejemplo, en el turismo gastronómico.

¿Cuántas veces nos interesamos por qué se come en el lugar al que vamos a pasar nuestras vacaciones?

No olvidemos también el potencial que tienen los exitosos programas de cocina o de elaboración de tartas casi ornamentales, la proliferación de sitios web y revistas especializadas en gastronomía, los libros de cocina, la publicidad que se sirve de eslóganes gastronómicos para publicitar destinos turísticos…

En resumidas cuentas, la cocina afecta a muchos más textos de los que podríamos imaginar.

Una vez tenemos eso claro, tendremos que demostrar que somos profesionales con recursos y preparados no solo para realizar la mejor traducción, sino también para ofrecer el valor añadido que supone cuidar de la imagen de nuestro cliente y del público objetivo de la publicación.

Y es que la complejidad de estos textos no se resume a los alimentos de los que se componen los platos, que bastante complejos son.

También nos pueden complicar la tarea los ingredientes que no existan en la cultura del público para el que la receta va dirigida o las evocaciones positivas que pueden ser negativas según los ojos y el paladar de quién lo reciba.

Y para muestra, un botón: la tortilla de Sacromonte, un plato típicamente granadino que tiene un bonito nombre que evoca al barrio frente a los jardines de la Alhambra salpimentado de cuevas que antaño, y algunas actualmente, acomodan las casas de los que antes fueron los expulsados de la antigua ciudad del Darro.

Sin embargo, esta maravillosa nomenclatura esconde tras de sí una tortilla compuesta de huevos, sesos y criadillas.

¿Sacromonte omelette sería una correcta traducción para este plato? ¿O deberíamos añadir una descripción para no asustar a los visitantes foráneos y evitar el diálogo con camareros que podrían no entender el idioma?

Y siguiendo con más elementos que podrían ocasionar problemas: ¿deberíamos echar un ojo a las imágenes o los colores que acompañan la carta de un restaurante por si chocan con alguna cultura? ¿Es mejor mantener términos extranjeros o adaptarlo absolutamente todo a la lengua meta? ¿Es habitual que los traductores traduzcan en inversa en traducción gastronómica? ¿Podríamos sugerir una traducción del menú infantil que hasta los niños pudieran leer?

Pues de todo esto y muchísimo más nos habló Rosa Llopis en esta enriquecedora entrevista que nos concedió y que os ofrecemos recién sacadita del horno para que la podáis disfrutar.

¡Que aproveche!

 

 

¿Quieres que te avisemos del próximo #HangoutsTrágora?

Responsable: Trágora S.C.A. Finalidad: Gestionar tu suscripción a nuestras listas. 

Legitimación: Tu consentimiento. Destinatarios: Servidores de Mailchimp. 

Tus derechos: Acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Recibe contenido exclusivo antes que nadie.

Solo queda un paso. 

Revisa tu correo electrónico para confirmar tu dirección. ¡Te esperamos!

 

 

IMPORTANTE: Revisa todas las carpetas de tu correo (spam, promociones, no deseado...).

¡Nos encantan las personas con esta iniciativa!

¿A qué correo electrónico te lo enviamos?

Responsable: Trágora S.C.A. 

Finalidad: Gestionar tu suscripción a nuestras listas. 

Legitimación: Tu consentimiento. 

Destinatarios: Servidores de Mailchimp. 

Tus derechos: Acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

¡Nos encantan las personas con esta iniciativa!

¿A qué correo electrónico te lo enviamos?

Responsable: Trágora S.C.A. 

Finalidad: Gestionar tu suscripción a nuestras listas. 

Legitimación: Tu consentimiento. 

Destinatarios: Servidores de Mailchimp. 

Tus derechos: Acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

¡Solo queda un paso más!

Revisa tu correo electrónico para confirmar tu dirección.

 

 

 

 

¡Te esperamos!

IMPORTANTE: Revisa todas las carpetas de tu correo

(spam, promociones, no deseado...)