Como traductores, todos llegamos a un momento crucial en el que tenemos que sentarnos y pararnos a reflexionar: «¿qué especialidad de traducción es la que más demanda tiene? ¿Debería especializarme en más de un área para tener más oportunidades?».

Puede ocurrir al salir de la universidad o puede ocurrir en cualquier momento de tu carrera profesional. Es algo que llega, quieras o no, como llega el primer acné (LOL).

Si algo es seguro, es que habrás oído hablar a tus profesores o a tus compañeros sobre la importancia de especializarse. Incluso habrás notado que existen dos opiniones diferentes: tú te especializas o la especialización llega a ti. Tienen mucha razón.

Puede pasar de todo, pero lo que está claro es que especializarte en un campo concreto de la traducción puede darte más oportunidades de las que imaginas.

Quizás piensas que especializarse implica cerrarse a muchos potenciales clientes y que es mejor decir que traduces «de todo». ¿Para qué vas a centrarte en el 10 % del mercado cuando puedes intentar abarcar el 100 %? Bien, eso es un error muy común. Ahora verás el motivo.

Imagínate que has decidido no centrarte en ninguna rama de momento. Está bien. Justo hoy te llega un posible proyecto para una traducción publicitaria, pero seguramente el cliente ya le habrá escrito a otros traductores. Si entre todas esas personas hay alguien que está especializado en traducción de marketing, publicidad y transcreación, ¿a quién crees que va a contratar?

Imagina ahora que quieres trabajar para una empresa de traducción que suele enviar diferentes tipos de encargos de diferentes tipos de textos al mismo traductor. ¿Crees que una agencia profesional confía en un traductor que dice que traduce textos de 10 especialidades diferentes (y dispares) con la misma calidad? Ciertamente no, aunque sea verdad que puedes traducirlas.

En definitiva, hay que conseguir a los clientes centrándonos en sus necesidades y ofreciendo lo que están buscando realmente.

 

Pero, ¿cuántas especialidades debe tener un traductor?

La respuesta real es que cuantas más mejor, PERO siempre y cuando la calidad ofrecida sea del 100 % y hayas recibido formación específica (o tengas experiencia de sobra para avalarla).

De todas formas, hay que ser realistas y saber diferenciar qué es lógico y qué sobrepasa los límites de la realidad.

Un traductor, de media, suele ofrecer 2-3 especialidades diferentes, pero complementa sus servicios con otras 2 o 3 más. Lo ideal es que, si son muchas, estén relacionadas y si son pocas, sean muy específicas. Por ejemplo: traducción médica y traducción audiovisual. O traducción de sitios web, traducción de software y traducción de videojuegos (están relacionadas, ya que pueden considerarse dentro del área de la localización).

Obviamente, sabrás traducir otros tipos de documentos de distintas áreas, pero nos estamos refiriendo a cómo vender tus servicios y cómo enfocar tus especialidades.

Por ejemplo, si una agencia ve tu perfil y estás especializado en 3 áreas diferentes en las que ellos también lo están, posiblemente tu próximo encargo sea de una de esas especialidades. Como resultado de tu buen trabajo, la agencia contará contigo en más ocasiones, momento ideal para indicarle que además de esas 3 especialidades, tienes dos más en la manga para las que pueden contar contigo. Como ya han probado que eres bueno en tu trabajo, confiarán más en tus habilidades con el resto.

 

¿Por qué es tan importante especializarse?

Aunque podría llevarnos un buen rato enumerar todos los motivos, quédate con estos dos:

  • Calidad. No es complicado entender que cuanto más sabes de un tema y más experiencia tienes, mejores serán los resultados de tu trabajo. No solo eso, sino que también con cada proyecto nuevo adquirirás más reconocimiento sobre tu especialidad. Al final, acabarás profesionalizándote en una rama concreta en menos tiempo del que te supondría si fueras un traductor generalista.
  • Competencia. Dar el salto al mundo profesional ya es difícil, no tenemos que complicarlo más de la cuenta. No hay mejor forma de diferenciarse en un mercado tan activo como el de la traducción que especializándose.

Todo suena muy bonito visto así, pero quizás consideras que es demasiado pronto para especializarte. ¿Y si ni siquiera te has graduado?

 

¿Tienes que especializarte justo al terminar la universidad?

Lo más probable es que te estés planteando tu especialización porque acabas de salir de la universidad (o estés a punto) y no sabes si seguir estudiando para conseguir un CV que te diferencie del resto.

Seguramente todos los estudiantes tienen (y han tenido) las mismas preocupaciones y expectativas que tú llegados a este punto.

¿Realmente tienes que especializarte al terminar la universidad si acabas de conseguir un título que te avala como traductor? Ampliar tus estudios, recién salido del horno, es el mejor momento que tienes para aprovechar y avanzar en tu carrera profesional.

Lo más probable es que, durante esa época, tengas menos cargas económicas, familiares y profesionales tienes. Luego puede resultarte más complicado encontrar un hueco para formarte y quizá lo dejes pasar como otras muchas cosas en la vida…

Aunque nunca es tarde, siempre hay que estar dispuesto a dedicar tiempo a formarse para mejorar el perfil profesional con el que proyectamos nuestra imagen y vendemos nuestros servicios.

Para especializarte tienes diferentes opciones:

Si no lo haces así, será el tiempo el que pondrá todo en su sitio y te lleve por unos derroteros u otros. Quizá consigues un buen cliente que te ofrece un tipo de traducciones en las que eres bueno y ese tipo de traducciones se convierten en tu especialidad dentro de un tiempo. ¡Qué mejor formación que esa! Aunque no suele ser tan común.

 

¿Cómo elegir tu especialización?

Antes de matricularte en un máster o en un curso, deberías plantearte esta pregunta para elegir una especialidad: «¿con qué tipo de textos no me cansaría si estuviera traduciendo cinco o seis horas diarias?». Esa debería ser tu primera especialidad. Aunque, acto seguido te preguntas: «pero, ¿tendrá salidas? ¿Merecerá la pena?».

Y es que no todas las especializaciones ofrecen las mismas oportunidades. Sin embargo, todo depende de la suerte que tengas en tu carrera y del tipo de clientes con los que te encuentres.

Las especialidades con más demanda siempre serán las más habituales (traducción médica, traducción jurídica, localización, traducción audiovisual, etc.), aunque siempre surgen nuevas especialidades que se engloban en mercados emergentes y que puedes aprovechar (transcreación, posedición, etc.). Incluso, si has estudiado traducción, pero lo que realmente te gusta es gestionar proyectos, tienes que saber que cada vez se solicita más este perfil porque las empresas tienden a subcontratar a traductores y contratar gestores de proyectos en plantilla.

Al fin y al cabo, lo importante es que disfrutes con lo que haces (y con lo que vas a lidiar durante los próximos 30-40 años de tu vida), así que elige con cabeza y con corazón. ¿Has trabajado antes en algo que te haya parecido interesante? Quizás ya tienes cierta experiencia con un tipo concreto de textos y ese bagaje (por poco que sea) te ilumine para futuros proyectos.

En resumen, hay dos aspectos principales en los que puedes basarte para elegir tu especialización: vocación y demanda.

  • Vocación. ¿No te ha pasado nunca que estabas haciendo algo que te encanta y se te pasaban las horas volando? Pues imagínate si pudieras trabajar sin tener que estar contando las horas en tu reloj.
  • Demanda. Investiga, pregunta a profesores, traductores autónomos, gestores de proyectos de empresas de traducción y averigua qué es lo que se lleva ahora.

Lo ideal es que encuentres la manera de conectar estos dos puntos y buscar el lazo de unión: si puedes conseguir eso, tendrás tu especialización mucho más clara.

 

¿En qué tipos de traducción puedes especializarte?

¿Qué te parece si entramos ya en materia?

Veamos los tipos de traducción y campos de especialización dentro de cada uno de ellos según nuestra experiencia. Hemos incluido también algunas salidas profesionales relacionadas que pueden resultarte interesantes:

 

SECTOR DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA

  • Traducción médica
    • Tipos de textos: consentimientos informados, informes médicos, guías de práctica clínica, artículos de opinión, información para pacientes, folletos, libros y atlas médicos, etc. Así como textos específicos de cada área (medicina, ciencias de la salud, enfermería, nutrición, etc.).
  • Traducción farmacéutica
    • Tipos de textos: análisis, informes, envases y etiquetas, fichas técnicas, registro de medicamentos, ensayos clínicos, manuales de productos químicos, estudios farmacológicos, expedientes de registro, prospectos, etc. Así como textos específicos de cada área (química, bioquímica, etc.).
  • Traducción científica
    • Tipos de textos: artículos científicos o académicos, papers, abstracts, manuscritos, ponencias, conferencias, cursos, tesis, etc. Así como textos específicos de cada área (astronomía, bioquímica, robótica, ingeniería, antropología, política, etc.).
  • Traducción técnica
    • Tipos de textos: manuales de instrucciones, de usuario, de mantenimiento, de instalación, de equipamiento, de maquinaría, de software, guías de usuario, fichas técnicas, pliegos de especificaciones, patentes, etc. Así como textos específicos de cada área (automoción, aeronáutica, telecomunicaciones, electrónica, energías renovables, etc.).

 

SECTOR JURÍDICO-COMERCIAL

  • Traducción jurídica
    • Tipos de textos: contratos y acuerdos, artículos jurídicos, demandas, sentencias, autos judiciales, recursos, poderes notariales, testamentos,
  • Traducción administrativa
    • Tipos de textos: correspondencia, formularios, declaraciones (del IVA, del IRPF, etc.), certificaciones fiscales y tributarias, presupuestos, pedidos, facturas,
  • Traducción económica
    • Tipos de textos: informes de cuentas, auditorías, certificados bancarios, declaraciones fiscales, pólizas de seguros, documentación bursátil, etc.
  • Traducción financiera
    • Tipos de textos: informes (de cuentas, de inversión, etc.), balances, estudios de mercado, documentación bancaria, artículos, planes de negocio, etc.
  • Traducción institucional y para organismos internacionales
    • Tipos de textos: compedio de textos jurídico-administrativos que se producen en las instituciones públicas y privadas así como en organismos internacionales, como la Unión Europea o la ONU.
  • Traducción jurada
    • Tipos de textos: certificados (penales, de nacimiento, de empadronamieto, de notas, de defunción etc.), títulos académicos, contratos, actas (notariales, de constitución, etc.), nóminas, testamentos, etc.

 

SECTOR TURISMO

  • Traducción turística
    • Tipos de textos: guías de viaje, itinerarios, folletos, audioguías, planos, aplicaciones de móvil, etc.
  • Traducción gastronómica
    • Tipos de textos: páginas web, menús, recetas, manuales de cocina, documentales, etc. Así como textos específicos de cada área (enoturismo,

 

SECTOR MARKETING Y PUBLICIDAD

  • Traducción de marketing empresarial
    • Tipos de textos: estudios y análisis de mercado, informes, estadísticas, documentación relacionado con el departamento comercial, etc.
  • Traducción publicitaria y transcreación
    • Tipos de textos: anuncios publicitarios para campañas offline y online, banners, contenido web, contenido de artículos para blog, folletos, catálogos y fichas de producto, etc.
  • Copywriting (redacción de contenidos)
    • Tipos de documentos: redacción de páginas de inicio, páginas de venta, anuncios para Google Ads y Facebook Ads, correos electrónicos, guiones para vídeos, etc.
  • Traducción SEO
    • Tipos de documentos: listados de palabras clave, listados de URL, artículos de blog, contenido web, etc.

 

SECTOR EDITORIAL

  • Traducción editorial (ficción)
    • Tipos de textos: novelas de diferentes géneros, cómics, poesía, teatro, etc.
  • Traducción editorial (no ficción)
    • Tipos de textos: ensayos, libros, guías, manuales, artículos para revistas, textos periodísticos, etc.

 

SECTOR LOCALIZACIÓN

  • Traducción de páginas web
    • Tipos de textos: contenido de páginas web en diferentes formatos y de diferentes sectores (en realidad, cualquier sector).
  • Traducción de software y aplicaciones
    • Tipos de textos: interfaces de usuario, manuales de instrucciones, archivos de ayuda, contenido de programas en diferentes formatos, etc.
  • Traducción de videojuegos
    • Tipos de textos: in-game text, diálogos de personajes, cadenas textuales, contenido web, gráficos, manuales del juego, etc.
  • Posedición
    • Tipos de textos: textos traducidos por motores de traducción automática de diferentes sectores (en realidad, cualquier sector, aunque predomina la traducción técnica).
  • Testeo lingüístico de videojuegos
    • Tipos de textos: los mismos que para la traducción de videojuegos.

 

SECTOR AUDIOVISUAL

 

SECTOR ACCESIBILIDAD

  • Audiodescripción
    • Tipos de textos: películas, series de televisión, documentales, videos corporativos y publicitarios, cursos de formación, teatro,
  • Subtitulado accesible
    • Tipos de textos: los mismos que para la audiodescripción.
  • Rehablado (subtitulado en directo)
    • Programas en directo: eventos, noticias, ruedas de prensa, galas, teatro, etc.
  • Interpretación en LSE
    • Para lo mismo que el rehablado y para otro tipo de contenidos audiovisuales (cine, televisión, vídeos, etc.).

 

SECTOR LENGUA ESPAÑOLA

  • Corrección ortotipográfica
    • Tipos de textos: ensayos, artículos, obras literarias y cualquier contenido que requiera de este servicio.
  • Corrección de estilo
    • Tipos de textos: los mismos que para la corrección ortotipográfica.
  • Profesor de ELE
    • Ejercer como profesor de español tanto a nivel nacional como internacional.

 

SECTOR INTERPRETACIÓN

  • Interpretación consecutiva o de enlace
    • Cualquier tipo de evento que requiera esta modalidad: reuniones, visitas guiadas, conferencias, cursos de formación, juzgados, hospitales, etc.
  • Interpretación simultánea
    • Cualquier tipo de evento que requiera esta modalidad, generalmente congresos y conferencias donde disponen de cabinas de interpretación.
  • Interpretación telefónica o a distancia por videoconferencia
    • Cualquier tipo de evento que requiera esta modalidad, generalmente se aplica a los servicios públicos y empresariales.

 

Es una lista un poquito larga, pero es para que tengas en mente todas las opciones posibles. Visto esto, vamos a sacar algunas conclusiones.

La especialización es una decisión que solamente puedes tomar tú. Pero, como decíamos antes, puedes probar y probar hasta que averigües cuál es tu propósito.

Ahora te toca a ti, que ya nos hemos enrollado bastante. 😉

¿Tú también estás pensando en especializarte? ¿Cuál de estas ramas te llama más la atención?

Si ya has pasado por esta fase, ¿cómo decidiste cuál sería tu especialización? ¿Tienes algún consejo para tus compañeros?

No te lo guardes, ¡cuéntanoslo en los comentarios!

¡Nos encantan las personas con esta iniciativa!

¿A qué correo electrónico te lo enviamos?

Responsable: Trágora S.C.A. 

Finalidad: Gestionar tu suscripción a nuestras listas. 

Legitimación: Tu consentimiento. 

Destinatarios: Servidores de Mailchimp. 

Tus derechos: Acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

¡Solo queda un paso más!

Revisa tu correo electrónico para confirmar tu dirección.

 

¡Te esperamos!

IMPORTANTE: Revisa todas las carpetas de tu correo (spam, promociones, no deseado...) 

¡Nos encantan las personas con esta iniciativa!

¿A qué correo electrónico te lo enviamos?

Responsable: Trágora S.C.A. 

Finalidad: Gestionar tu suscripción a nuestras listas. 

Legitimación: Tu consentimiento. 

Destinatarios: Servidores de Mailchimp. 

Tus derechos: Acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

¡Solo queda un paso más!

Revisa tu correo electrónico para confirmar tu dirección.

 

 

 

¡Te esperamos!

IMPORTANTE: Revisa todas las carpetas de tu correo

(spam, promociones, no deseado...)