¿Cuáles son las mayores dudas de los traductores jurados?

¿Cuáles son las mayores dudas de los traductores jurados?

Autora: María Eugenia Gordo Navarro (tutora del curso online de Traducción Jurada para la profesionalización y práctica)

En el ámbito de la traducción, la traducción jurada representa un terreno algo árido y desconocido, no solo para los propios traductores sino para los clientes desorientados que tienen que tramitar su primer encargo.

Lejos de ser una disciplina árida, abre un amplio abanico de posibilidades de trabajo y conocimientos de todo tipo a los profesionales del sector.

Sin embargo, bien por falta de información bien por la aplicación de una normativa que a veces puede resultar confusa o por la carencia de un colegio profesional, en ocasiones tanto clientes como traductores tienen dudas sobre las directrices que deben seguir para presentar correctamente las traducciones.

Muchas de las consultas pueden resolverse dirigiéndose directamente a la Oficina de Interpretación de Lenguas dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España, el «órgano supremo» al que cualquier Traductor-Intérprete Jurado debe dirigirse, junto con las distintas asociaciones socioprofesionales, para resolver las dudas que se le planteen en el ejercicio de su profesión.

Otras, pueden solucionarse con formación continua y refrescando los conocimientos clave para tu profesionalización.

Y, por último, en este artículo vamos a resolver algunas de las mayores dudas en traducción jurada.

 

¿Puedes hacer traducciones juradas hacia otras lenguas sin acreditación oficial?

Una de las dudas que con cierta frecuencia suele asaltar a los profesionales es la posibilidad de poder realizar traducciones juradas en aquellas lenguas para las cuales no cuentan con una acreditación oficial como Traductores-Intérpretes Jurados.

Se trata de un procedimiento de sobra conocido (y algo controvertido ha de decirse) en este sector, pues muchos traductores que carecen de un nombramiento oficial por parte del Ministerio de Asuntos Exteriores, pero que poseen un dominio de una o varias lenguas de trabajo, suelen recurrir a terceros traductores que sí están en posesión de un título oficial de Traductor-Intérprete Jurado para que estos últimos realicen la revisión de sus traducciones y su posterior jura y certificación.

El objetivo no es otro que poder abarcar y aceptar una mayor cantidad de trabajo al tener un abanico más amplio de servicios, siempre y cuando reciban el apoyo de otro profesional con el que colaboren y que sí tenga un nombramiento oficial.

Otra posibilidad existente es que dos traductores tengan un nombramiento oficial en distintas lenguas y decidan colaborar y beneficiarse mutuamente para ofrecer traducciones e interpretaciones juradas oficiales en ambas lenguas, revisando y certificando cada uno no solo sus propios trabajos sino también los trabajos del otro.

 

¿Y qué me dices de jurar tus propias traducciones?

Ahora bien, la controversia viene cuando un traductor se plantea si puede jurar o no sus propias traducciones juradas una vez finalizadas.

Pongamos, por ejemplo, que un Traductor-Intérprete Jurado de inglés desea postularse a un puesto de trabajo en Reino Unido y para ello la empresa le solicita distintos documentos (certificado de antecedentes penales, título universitario, pasaporte, etc.) que deberá presentar debidamente traducidos en inglés y certificados por un traductor jurado. Pues bien, aquí surge la cuestión sobre cómo debería actuar.

¿Debería traducir y jurar él mismo sus documentos?, ¿debería una tercera persona realizar todo el procedimiento a pesar de que él mismo pueda realizarlo, con el correspondiente pago de unos honorarios? o ¿debería traducir él mismo los documentos y solicitar a un colega de profesión que los jure?

De estas tres opciones probablemente la tercera se revele como la más acertada, pues el traductor puede aplicar sus propios conocimientos para la traducción de sus documentos y a la vez ahorrar los costes de traducción si es un colega el que los jura y certifica (pudiendo o no aplicar una tarifa de revisión, jura y certificación dependiendo del «grado de cercanía» que exista entre ambos).

Es cierto que también puede desvincularse totalmente del proceso y solicitar a una tercera persona que lleve a cabo la traducción sin que exista ningún tipo de implicación por su parte y con el consiguiente abono de unos honorarios.

Por otro lado, no existe una normativa clara que prohíba explícitamente la posibilidad de que un Traductor-Intérprete Jurado selle y certifique sus propias traducciones; sin embargo, a pesar de ello, los profesionales suelen optar por delegar la jura y certificación de sus traducciones juradas en terceras personas para que así no pueda cuestionarse la veracidad y fidelidad de sus trabajos.

 

¿Hasta dónde llegan las competencias del Traductor-Intérprete Jurado?

Otra de las dudas más frecuentes que gira en torno a esta profesión es el propio nombramiento de los Traductores-Intérpretes Jurados y cuáles son exactamente sus competencias.

Tanto los propios estudiantes de Traducción e Interpretación durante sus carreras como los clientes suelen plantearse ciertas cuestiones en relación con el ámbito de actuación que confiere el título de Traductor-Intérprete Jurado.

Por ejemplo, ¿puede un TIJ estar acreditado para más de una combinación lingüística y, de ser así, solo puede realizar traducciones directas o también inversas? ¿Y qué pasa con las interpretaciones? Estas son algunas de las consultas más habituales que cada día pueden escuchar los profesionales en ejercicio.

Lo cierto es que, una vez reciben su nombramiento, los Traductores-Intérpretes Jurados están facultados para llevar a cabo tanto interpretaciones como traducciones directas (véase, inglés > español) como inversas (español > inglés) en todas las combinaciones lingüísticas en las que demuestren suficientes conocimientos, pues el título les confiere esa posibilidad.

Otro asunto bien distinto es si ellos, según su propio criterio profesional, desean realizar también interpretaciones o traducciones inversas. En muchos casos, no cuentan con suficientes conocimientos lingüísticos, no les merece la pena el gasto de tiempo y revisión de su traducción frente a los beneficios económicos recibidos o directamente no quieren sellar y firmar documentos redactados en una lengua distinta a su lengua materna.

Por otro lado, en la actualidad existe un proyecto de modificación del Reglamento de Traductores-Intérpretes Jurados mediante el cual se pretende que los nuevos profesionales que reciban su nombramiento una vez superado el examen reciban el título bien de Traductor Jurado bien de Intérprete Jurado, según corresponda, pero ya no recibirían un único nombramiento para ambas facetas, tal como se venía haciendo hasta ahora.

Eso sí, los profesionales ya en activo no se verían afectados por esta modificación en caso de que se aprobase, pues solo se aplicaría a los nuevos nombramientos.

 

¿Una traducción jurada tiene validez si tu cliente reside en otra provincia o comunidad?

Por último, para finalizar con algunas de las incontables dudas que pueden plantearse a todo profesional de la traducción jurada, una de las más frecuentes es si sus traducciones juradas tendrán validez si el cliente reside en otra provincia/comunidad autónoma.

Pongamos, por ejemplo, que en nuestra provincia no hay Traductores-Intérpretes Jurados de portugués, por lo que debemos solicitar a un profesional de otra provincia que realice la traducción jurada de nuestro documento.

Al sellar, firmar y certificar la traducción, dicho profesional pondrá, por ejemplo, que la traducción ha sido realizada en Toledo, mientras que nosotros, como clientes, residimos en Almería.

Entonces, ¿tendrá validez a pesar de que el traductor no reside en la misma provincia que nosotros?

La respuesta sería siempre sí, pues todos los Traductores-Intérpretes Jurados tienen plena libertad para ejercer en todo el territorio español con independencia de provincias o comunidades autónomas.

 

Y a vosotros, ¿os han surgido u os han planteado alguna de estas dudas como estudiantes o en vuestra vida profesional? ¿Cómo habéis actuado al respecto?

 

Cosnautas: un recurso imprescindible para traductores médicos

Cosnautas: un recurso imprescindible para traductores médicos

Autora: Valentina Marta Rodríguez (tutora del curso online de traducción médica en Trágora Formación)

No hay sobre la faz de la tierra traductor médico que no utilice Cosnautas como recurso a la hora de traducir. ¿Por qué? Te lo contamos en esta entrada de Valentina Marta Rodríguez, tutora del curso online de Especialista en Traducción Médica EN>ES.

 

Cosnautas y la traducción médica

La medicina, una de las ramas más antiguas del conocimiento, es una ciencia muy amplia que abarca una gran diversidad de áreas y disciplinas, variedad que se ve reflejada en el proceso de traducción de textos de este ámbito. La traducción médica se trata, pues, de una modalidad traslativa muy compleja que requiere una formación y dedicación minuciosas.

Además de la heterogeneidad temática (recordemos que la medicina es una subcategoría de la ciencia y la tecnología, donde divergen innumerables áreas y especialidades médicas), la terminología médica supone un auténtico escollo que dificulta sobremanera la labor del traductor. Uno de estos recursos, caracterizados por su excelencia y calidad, es, sin lugar a dudas, Cosnautas.

Al tratarse la medicina de un campo del saber extremadamente vasto y multidisciplinar, su complejidad terminológica constituye una de sus principales características inherentes, así como un obstáculo real para el profesional de la traducción. No hemos de olvidar, tampoco, que la incesante evolución científica implica una constante creación de términos nuevos que, asimismo, conforma un auténtico entramado para el traductor.

 

Cosnautas, la solución en línea para traductores médicos

Dentro de estas cuestiones de naturaleza terminológica a las que el traductor debe hacer frente podemos destacar: la sinonimia, la homonimia y la polisemia, la eponimia, los anglicismos, los falsos amigos y el uso abusivo de siglas y acrónimos.

Para satisfacer estas exigencias y compensar sus carencias en relación con el conocimiento experto, el traductor debe disponer de recursos lingüísticos actualizados y repertorios lexicográficos rigurosos.

Cosnautas, un proyecto cuyo objetivo principal reside en promover una comunicación científica de rigor, es una de las mejores soluciones en línea para la traducción médica.

Se trata de una plataforma especialmente concebida para editar recursos digitales dirigidos a redactores y traductores médicos. Permite, asimismo, realizar consultas inteligentes a través del uso de buscadores e hipervínculos y archivar las consultas realizadas y marcar las favoritas que facilitan su acceso. Su catálogo de servicios es muy variado y realmente útil para el ejercicio profesional de la traducción médica.

 

¿Qué servicios incluye Cosnautas?

Diccionario inglés-español de investigación clínica

Este diccionario (también denominado «DIC») es una obra derivada del Glosario EN-ES de ensayos clínicos de su autora, Verónica Saladrigas, doctora en Ciencias Biológicas y traductora profesional. La utilidad de este repertorio reside en la importancia que la investigación clínica ejerce en el mercado profesional de la traducción médica y en la diversidad de géneros textuales (protocolos, manuales, formularios, consentimientos informados, etc.) surgidos de este ámbito que generan un volumen ingente diario de traducción.

 

Medizin

Medizin, o Gran diccionario médico alemán-español, es uno de los mejores diccionarios médicos en esta combinación lingüística elaborado por Fernando A. Navarro. Contiene alrededor de 217 000 entradas donde se recogen tecnicismos, voces coloquiales y populares, nomenclaturas, formas complejas, arcaísmos y más de 21 000 siglas y abreviaturas, además de incluir un buscador que permite explorar el diccionario por comienzo o final de palabra.

 

Diccionario inglés-español de alergología e inmunología clínica

Este diccionario de Juan Manuel Igea Aznar, médico alergólogo y revisor y traductor médico, se concibe como un manual de consulta práctico y actual para el médico en ejercicio (ya sean especialistas en alergología e inmunología como médicos generales o de cualquier otra especialidad) y estudiantes de medicina y biología, así como para traductores o redactores médicos en busca de dudas y explicaciones terminológicas razonadas sobre una base médica y lingüística. Pese a ser una obra realizada por un único autor, constituye un compendio de diversas fuentes bibliográficas y de una amplia variedad de profesionales médicos y lingüísticos.

 

Libro rojo

El Diccionario de dudas y dificultades de traducción del inglés médico (popularmente conocido entre el gremio de traductores médico como Libro rojo) es el repertorio lexicográfico por excelencia que todo traductor debe disponer si desea que sus traducciones se caractericen por su precisión terminológica.

Está considera como un «hito» en la historia de la traducción médica profesional, ya que ofrece soluciones para miles de términos de traducción difícil a través de un enfoque didáctico y, muy especialmente, crítico, con más de 55 000 artículos y más de 57 000 remisiones.

Cuenta con un buscador avanzado que permite buscar por término en español, por término en inglés y en todo el diccionario y, además, incluye conversores de temperaturas, longitudes, pesos y resultados de análisis clínicos.

Lo que hace especial a este diccionario es que muchas entradas también recogen comentarios críticos sobre el uso habitual entre médicos, normas ortográficas básicas, recomendaciones oficiales de las nomenclaturas normalizadas y de los principales organismos internacionales y cuestiones relacionadas con la precisión y la claridad del lenguaje científico.

 

Repertorio de siglas, acrónimos, abreviaturas y símbolos utilizados en los textos médicos en español

A día de hoy, es el repertorio de abreviaciones médicas más completo, con más de 101 000 acepciones e imprescindible para dilucidar el significado de elementos braquigráficos desconocidos. Contiene más de 13 500 abreviaciones con más de un significado diferente y alrededor de 17 500 remisiones sinonímicas. Incorpora, además, equivalencias inglesas junto con su explicación, lo que hace un total de 18 500 siglas inglesas con desarrollo y rastreables directamente a partir de la ventana de búsqueda avanzada.

 

Árbol de Cos

Se trata de una vasta base de datos formada por enlaces a recursos en línea de gran utilidad para el traductor y redactor médico. Además de ofrecer la información imprescindible de cada recurso (nombre, URL, autoría/responsabilidad, formato, idiomas, condiciones de acceso, etc.) aporta una breve descripción del mismo y, a veces, calificaciones.

 

¿Cómo puedo aprovechar las ventajas de Cosnautas?

Cosnautas brinda varias opciones de suscripción a precios razonables en función de las necesidades del usuario. Estas suscripciones se resumen en: Cosnautas Platino, que da acceso a todos los productos del catálogo sin ningún tipo de restricción; Cosnautas Oro, que permite consultar todos los productos (a excepción de Medizin); Cosnautas básico, una cuenta gratuita que incluye versiones restringidas (sin búsqueda avanzada) del Árbol de Cos y al diccionario de Siglas médicas y que, asimismo, puede completarse con suscripciones al Libro rojo, al diccionario de Alergología e inmunología y a Medizin.

Además, existe la posibilidad de solicitar suscripciones especiales en caso de que el usuario represente a una empresa o institución y desee adquirir un abono para varios usuarios.

Como ves, los recursos ofrecidos por Cosnautas son realmente útiles, ya que además de asegurar la calidad terminológica de tus traducciones, facilitan la productividad de tu trabajo.

Si estás pensando en adentrarte en el mundo de la traducción médica o si ya formas parte de él pero desconocías la existencia de Cosnautas, te recomendamos que pruebes sus servicios, ya que, de esta manera, tendrás el éxito asegurado con tus clientes.

 

 

Plataformas VOD: la experiencia de traducir para Netflix y HBO

Plataformas VOD: la experiencia de traducir para Netflix y HBO

Cada vez más traductores encuentran un hueco en la traducción audiovisual traduciendo series, documentales y películas para Netflix, HBO, Amazon Prime o Movistar +.

Como es bien sabido, la manera de consumir productos audiovisuales ha cambiado completamente gracias a estas plataformas VOD. En la actualidad, podemos acceder a todo el contenido que queramos, cuando queramos y prácticamente desde el dispositivo que queramos. La globalización ha hecho, además, que podamos disfrutar de prácticamente todos esos contenidos en los idiomas que deseemos. Esto, por supuesto, ha jugado a favor del crecimiento del sector. Solo tienes que buscar en redes sociales por la etiqueta #quiéntraduce para saber quién ha traducido el guion o quién ha realizado los subtítulos de tu serie favorita.

Hoy está en nuestro blog Alba Mas, profesora de nuestro curso online de traducción para plataformas VOD, para hablarnos sobre su experiencia traduciendo contenido para estas plataformas. Algunas de las series que ha traducido para Netflix son White Gold, The OA, Bitten, etc. y es la responsable también de la traducción de la serie Secret City de HBO, entre otras, claro.

También ha traducido una gran cantidad de series, películas, documentales y programas para cadenas de televisión como DMAX, DKISS, Divinity, Energy, MTV, Be Mad, Ten, A&E, Odisea, Historia, Fox, Discovery Channel, Crimen&Investigación, Sundance TV, etc.

Te dejamos con la entrevista, esperamos que la disfrutes tanto como nosotros.

 

¿Cuál ha sido la serie que más retos traductológicos te ha presentado?

Sin duda, la serie que ha supuesto un mayor reto para mí hasta la fecha ha sido Una serie de catastróficas desdichas, de Lemony Snicket. Esta serie, original de Netflix, tiene 3 temporadas que adaptan los 13 libros de los hermanos Baudelaire, los protagonistas. En este caso, cada libro se adapta en dos episodios, a excepción del último, que se adapta en solo un episodio.

Para empezar, se me presentaba un doble reto: ajustarme al máximo a las traducciones previas de los primeros 8 libros, que se han publicado de manera oficial en España, y después volar libre en los últimos 9 episodios, donde se adaptaron los 5 libros no publicados de manera oficial en España.

Sin destripar mucho la trama, diré que todo gira alrededor de las siglas V.F.D (Volunteer Fire Department), que en los libros en español se mantuvieron igual con la traducción Voluntarios Frente Deflagraciones. A partir de ahí, me topé a lo largo de las tres temporadas con un sinfín de elementos con estas siglas y que, por supuesto, no me quedó más remedio que adaptar. Así, el Verdant Flammable Device (un objeto que al encenderse emite una luz de color verde) pasó a llamarse Verdoso y Fulgurante Dispositivo y la Vernacularly Fastened Door (una puerta que solo se abre acertando preguntas) se convirtió en la versión en español en un Vano con Fachada Dialéctica. El séptimo libro, por ejemplo, tiene lugar en la Villa de la Fabulosa Desbandada, un lugar en el que adoran los cuervos. En inglés se llamaba Village of Fowl Devotees.

Y, precisamente, los dos episodios que adaptan el séptimo libro fueron de los más complicados de la serie. Estos dos episodios giran en torno a un poema que esconde una clave en la primera letra de cada frase. Y, claro, había que traducir el poema incluyendo esa clave en español haciendo que todo tuviese sentido al final y sin cambiar mucho el significado original. Pero no solo eso, ya que también había que asegurarse de que todo entrase en boca perfectamente. Por suerte, he podido trabajar durante toda la serie codo con codo con la ajustadora, María Ferrer, y entre las dos encontramos una solución que encajó perfectamente.

 

¿Con qué serie te lo pasas mejor traduciendo?

Cada vez que me preguntan esto, respondo lo mismo y sin dudarlo: Las Kardashian. Llevo casi cinco años traduciendo esta serie prácticamente sin descanso, porque en España se empezaron a traducir con unos 6 o 7 años de retraso con respecto a la emisión original. Acabo de terminar la temporada 15 y, desde hace tres o cuatro temporadas, por fin vamos a la par con las emisiones de Estados Unidos. De hecho, lo habitual es que se emita allí un episodio y que a los dos días lo tenga yo para comenzar. Tengo que reconocer que es con la que más me río de lejos. Ya he contado alguna vez que para esta serie tengo una libertad total. Desde el principio me dejaron experimentar con las personalidades de todo el clan Kardashian y me animaron a exagerar un poco todo el contenido: lenguaje malsonante, expresiones más modernas y otras más clásicas (aparecen tanto bebés recién nacidos como adolescentes, jóvenes, gente de mediana edad e incluso ancianos), etc.

Además, aunque las cámaras sigan el día a día de esta familia y la mayoría de las escenas sean ámbitos bastante normales (ir de compras, comer, estar sentados en el salón, bañándose en la piscina…) la verdad es que las hermanas Kardashian tienen conversaciones de lo más surrealistas.

Este es uno de esos casos:

KHLOE:

How do you spell, like, «Damn!» Is it, like, D-A-Y… «Daymn!»

MALIKA:

Oh. D-A-Y… U-M.

KHLOE:

A-Y. Dayum! U-M.

Ese era el texto original. En la imagen, Khloe y Malika discutían afanadamente sentadas en la mesa de la cocina sobre la duda existencial de cómo deletreaban ellas la palabra damn. Traducir esto al español no tiene ningún sentido y es complicado entrar una palabra en nuestro idioma que, además de la situación cómica de que no sepan deletrear algo tan fácil, aporte el significado de la palabra original o uno similar. Pues bien, esto fue lo que Khloe y Malika acabaron diciendo en español:

KHLOE: ¿Qué palabra te gusta más? ¿Potorro o chochetilla?

MALIKA: Chochetilla queda más fino.

KHLOE: Yo soy más de potorro.

Unas cuantas temporadas después, esta escena me sigue encantando. Otro ejemplo que pongo siempre para demostrar que estas chicas son un caso es el siguiente:

KHLOE:

I’m having a really hard time communicating today. How do you say «maneurisms»?

KIM: «Maneurisms»?

KOURTNEY: Mannerisms.

KHLOE: How do you say it?

BOTH: «Maneurisms»?

KHLOE: I said «maneurisms.»

KOURTNEY: You know what word Mom says that drives me insane? «Poy‐trit.»

KIM: Yeah, she does.

KOURTNEY: But is that true, is that how you say it?

KHLOE: What?

KIM: Portrait.

KOURTNEY: I say «portrait.»

KHLOE: Portrait. Say it again?

KOURTNEY: Mom says «poy‐trit.»

KHLOE: That’s not normal.

KOURTNEY: Yeah.

Y así quedó la versión en español:

KHLOE: Me cuesta mucho pronunciar algunas palabras. ¿Cómo se dice “mainerismo”?

KIM: ¿Manierismo?

KOURTNEY: “Mainerismo”.

KHLOE: ¿Cómo se dice?

KIM: ¡Manierismo!

KOURTNEY: ¡Manierismo!

KHLOE: Yo digo “mainerismo”.

KOURTNEY: ¿Sabéis una cagada de mamá que me vuelve loca? “Almóndiga”.

KIM: Es verdad que lo dice.

KOURTNEY: No se dirá así de verdad, ¿no?

KHLOE: ¿Qué?

KIM: Ni de coña.

KOURTNEY: Yo digo albóndiga.

KHLOE: Albóndiga. Se dice así.

KOURTNEY: Pues mamá dice “almóndiga”.

KHLOE: Se le va la pinza.

KOURTNEY: Ya.

En este caso, coincidía que la palabra «manierismo» puede llevar a confusión en su pronunciación en español, pero no pasa lo mismo con «retrato». O, al menos, es mucho más graciosa la pronunciación incorrecta de «albóndiga», que sí está más que extendida.

 

¿Ha habido alguna serie con la que pensabas que te ibas a volver loca?

Pues sí, todavía sigo acordándome mucho de cuando tuve que traducir The OA, otro original de Netflix. En este caso, la trama es muy enrevesada y complicada de entender. Es una serie que pretende ser bastante mística, pero la verdad es que acaba siendo más bien rara de narices.

Y, por si eso fuera poco, la odisea que tuve que vivir con los materiales de esta serie fue de película de terror. En primer lugar, Netflix pensaba que esta serie iba a ser su serie estrella, o algo similar, cosa que después no ha ocurrido. Así que decidieron mantener en el más absoluto de los secretos la trama. De hecho, al buscar información sobre ella cuando me llegó el proyecto, no encontré ni una triste sinopsis que poder leer. Decían que el secretismo tenía su razón de ser y que pensaban desvelarlo de manera simultánea en todo el mundo, así que tuve que empezar a trabajar sin saber nada más.

Pero esto no fue lo peor. El problema llegó cuando Netflix decidió que tendría que ir haciendo la traducción de los episodios de manera desordenada. Así que tuve que empezar por el penúltimo, seguir con los del medio, pasar al primero y luego acabar con el último. Y, por supuesto, todo materiales preliminares con las escenas llenas de cromas verdes, micrófonos a la vista y cables por todas partes. En fin, que tuve que sentarme a ver el resultado una vez subieron a la plataforma la serie doblada para enterarme bien del todo de qué iba el asunto.

 

¿Te has enganchado alguna vez a una serie que hayas traducido y que no tenga nada que ver con tus gustos? ¿Qué retos supuso?

La verdad es que sí. Hace unos meses terminé de traducir la tercera temporada de Etiquetados, una serie de HBO cuya trama gira en torno a unos asesinatos y a las redes sociales. Es una serie de corte adolescente y no es para nada el tipo de serie que pueda engancharme, pero 3 o 4 episodios después me sorprendió ver lo enganchadísima que estaba a la trama.

Tampoco es una serie sencilla y que tuve que enfrentarme a algo que para mí era una novedad: tener que traducir muchos mensajes en redes sociales, hashtags, mensajes privados y mensajes de móvil entre los protagonistas. Todo esto aparece en pantalla, en primeros planos, y muchas veces con el apoyo visual de alguna foto o vídeo que ellos mismos cuelgan en las redes. Obviamente, muchos de esos mensajes estaban llenos de abreviaturas y lenguaje coloquial, o más bien millennial, que previamente había que descifrar para después adaptarlo.

 

Hasta aquí la entrevista, ¡muchas gracias, Alba!

Si tú también traduces contenidos para plataformas VOD te animamos a compartir con nosotros tu experiencia en los comentarios de este blog. ¿Cuál ha sido tu mayor reto de traducción?

 

 

Las características de un buen subtitulador profesional

Las características de un buen subtitulador profesional

Si te estás planteando dedicarte a la subtitulación de manera profesional, seguramente quieras saber qué es lo que necesitas para empezar. Además de contar con una formación sólida y especializada en subtitulación, es importante conocer las características de un buen subtitulador.

Hace unos años era prácticamente impensable reproducir un vídeo desde tu teléfono y ahora hay gente que se dedica a ver películas en su smartwatch. La industria audiovisual está tomando el mercado con todas sus ganas: redes sociales, vídeos corporativos, cursos, plataformas de vídeo bajo demanda, etc.

Gracias a esta nueva tendencia, el mercado de la traducción audiovisual está creciendo a pasos agigantados y precisamente por eso el papel del subtitulador es cada día más necesario y demandado.

No obstante, no todos tienen lo que hay que tener para convertirse en un buen subtitulador, entendiendo como tal a aquel con cuyos subtítulos disfrutas de la película, serie o documental sin interferencias.

¿Lo tienes tú?

Quédate hasta el final, porque hoy vas a descubrir cuáles son las cualidades que necesitas para ser un buen subtitulador.

 

¿Por qué es tan importante el papel del subtitulador?

Normalmente, en los créditos de cualquier producto audiovisual aparecen los nombres de actores, productores, directores, editores, realizadores, guionistas, etc. Todo lo que se te ocurra.

Sin embargo, en el caso de los traductores, esta mención no suele ser tan común. Un pequeño truco de todos sabido: tenemos la suerte de que por Twitter a veces nos dan los créditos que buscamos a través de las etiquetas #quiéntraduce y #quiénsubtitula (gracias a la iniciativa de ATRAE)

Esta tendencia está empezando a cambiar, ya que en plataformas como Netflix, HBO y Amazon, por ejemplo, el nombre del subtitulador/traductor siempre aparece cuando empiezan a salir los créditos a modo de subtítulo y durante 1,5-2 segundos. Gracias a este «pequeño detalle» nuestra profesión está ganando más visibilidad que nunca.

Ahora mismo cualquier producto audiovisual tiene más protagonismo en nuestra sociedad del que ha tenido hasta el momento.

Ya no solo se trata de los productos audiovisuales a los que estamos acostumbrados (como películas, series, documentales, anuncios, etc.). Por ejemplo, el video marketing es una tendencia que está cogiendo mucha fuerza y está conquistando muchos terrenos (vídeos corporativos, anuncios, redes sociales, etc.). Aunque lo normal es contar con locutor profesional, la tendencia a subtitularlos es cada vez mayor por abaratar costes.

Ante esas circunstancias, el papel del subtitulador es casi obligatorio.

Pero hablemos con propiedad. Hay razones más que evidentes por las que la traducción audiovisual para subtitulado es tan importante:

#1. Sin un producto subtitulado, llegar al mismo nivel de audiencia sería un objetivo casi inalcanzable.

#2. En segundo lugar, hace que ese producto sea accesible a otro tipo de público.

#3. En tercer lugar, es la mejor manera de mantener el tono original sin tener que recurrir al doblaje o a una nueva grabación para el idioma de destino.

En resumidas cuentas, sería imposible obtener los mismos resultados sin un producto subtitulado. Parece un motivo más que suficiente para reforzar el valor del perfil del subtitulador.

Sin embargo, no podemos olvidar que necesitas dominar algunas habilidades para poder vivir de esto.

 

¿Qué necesitas para ser un buen subtitulador?

#1. Lo primero es lo primero. Tienes que conocer tanto el idioma como su cultura mejor que a ti mismo. Tienes que intentar hacerte con el más mínimo detalle terminológico, lingüístico, idiomático, semántico, etc. Es decir, todo lo que pueda condicionar la comprensión del vídeo original y el subtitulado. Si un espectador no entiende el subtítulo que está leyendo en un momento determinado, perderá el hilo de la historia y eso es algo que no debemos permitirnos.

#2. Lo segundo que vas a necesitar es una pizca de creatividad. No es sencillo traducir bromas, juegos de palabras o referencias culturales. Lo bueno es que la creatividad no es un don innato, sino que se entrena igual que otras destrezas. Quizá te pueda interesar nuestro curso de fraseología para mejorar tus competencias en esta área. No lo olvides. 😉

#3. Lo tercero sería la capacidad de sintetizar. Cuando subtitulas, cuentas con un máximo de caracteres y no puede usar más de dos líneas. Por eso mismo, un buen subtitulador debe saber reformular y condensar el mensaje sin omitir nada esencial.

#4. Una excelente ortografía. Es importante, por no decir casi lo más, que tus subtítulos se envíen sin ninguna errata. Ninguna.

#5. Lo último y no menos importante será comprender la película o el vídeo como si fuera obra tuya. Tendrás que ser capaz de discernir el propósito de cada palabra, cada frase y cada diálogo, ya que ese mismo propósito tiene que verse reflejado en sus subtítulos. Sin eso, el mensaje se pierde.

¿Qué te parece? Estos cinco simples factores pueden afectar radicalmente a la calidad de tu trabajo como subtitulador, así que será mejor que les dediquemos el tiempo y esmero que sea necesario.

 

Tienes deberes.

No basta con cumplir las cinco características anteriores y conformarse hasta que lleguen los primeros clientes. Digamos que ese sería el punto de partida, pero hay otras muchas maneras de seguir profesionalizándote. Algunas ideas:

  • Fórmate: hay habilidades técnicas que necesitas dominar y (no, no nos cansamos de decirlo) para ello necesitas especializarte y continuar formándote para crecer como profesional.
  • Muévete: Asiste a eventos y congresos, conoce a gente nueva que se dedique a esto y te puedan guiar un poco, averigua dónde está el trabajo. Tienes una multitud de caminos para dar tus primeros pasos, pero el movimiento se hace andando.
  • Asóciate: si tienes claro que quieres dedicarte a esto, asóciate a ATRAE, la Asociación de Traducción y Adaptación Audiovisual de España. Si quieres conocer un poco más cómo funciona la asociación y todas sus ventajas, en esta sesión de #Asociatrad te lo contamos todo.
  • Muéstrate: no deberías avergonzarte de decir quién eres y qué es lo que has hecho hasta ahora. Deja que la gente se entere de a qué te dedicas y lo mucho que trabajas (por ejemplo, a través de redes sociales).
  • Prueba: siempre que puedas, prueba nuevos programas y herramientas. La enorme mayoría cuenta con una versión de prueba gratuita (o por un módico precio). Eso mismo puede ayudarte a encontrar herramientas más útiles y que te hagan el trabajo un poquito más fácil.
  • Pregunta: dice un antiguo proverbio que el que hace una pregunta es un ignorante durante cinco minutos, pero el que no la hace seguirá siendo un ignorante para siempre. Siempre será mejor preguntar a tu cliente las dudas que te asalten ANTES de entregarle el proyecto a que te las resuelvan en forma de correcciones DESPUÉS.
  • Organízate: esto te va a hacer falta en cualquier aspecto de tu trabajo, pero es algo que no deberías olvidar. Tienes que cuidar el orden. Presta atención a tu agenda, a las fechas de entregas, a la organización de tu encargos, a que entregas el proyecto adecuado. En definitiva, que no se te escape ni el más mínimo detalle.
  • Demuestra: estamos un poco obsesionados con la «titulitis» y los años de experiencia. A estas alturas es un poco complicado salir de la universidad y enfrentarte al requisito de tener experiencia para casi todo, pero el mundo no se acaba ahí. ¿Cuál es la alternativa? Practica. Elige tu serie favorita y practica. Compara luego con la versión del traductor que se ha encargado de los subtítulos. Al fin y al cabo, lo importante es que ese primer cliente diga «vaya, sí que están perfectos».

Llegados a este punto, solo queda que te hagas esta pregunta: ¿crees que la subtitulación es lo tuyo?

Si has respondido que sí, ya tienes a mano algunos consejos para seguir labrando tu carrera y llevarla por el buen camino. Hora de ponerse en marcha. 😉

 

 

Retos en la localización de videojuegos: los traductores hablan

Retos en la localización de videojuegos: los traductores hablan

Muchos traductores amantes de los videojuegos ven en la localización un camino apasionante. ¿Un futuro en el que tu trabajo va ligado a los videojuegos? ¿Quién se lo pensaría dos veces?

Tal vez, en principio, creas que se trata de un camino de rosas sin complicaciones (porque tú y los videojuegos sois uno), pero un día llegará una buena dosis de retos traductológicos que te devolverán a la Tierra por ese agujero negro intergaláctico que es la comedura de tarro traductoril para conseguir traducir algunas partes de ese maravilloso juego.

Ya, lo sabemos, aún así te encanta.

Poder dedicarte a algo que está íntimamente relacionado con tu pasión es un sueño, nadie lo duda. Aunque, como todo, tiene sus complicaciones y sus desafíos.

Podríamos habernos conformado con una simple lista de los retos más comunes en localización de videojuegos, pero hemos decidido ceder el turno de palabra. No hay nadie mejor para ilustrarte sobre las dificultades en localización de videojuegos que quienes llevan años dentro de esta industria.

Así que, hoy hemos invitado a algunos traductores (y admirados compañeros) para que nos cuenten sus aventuras con la localización de videojuegos.

Cada uno de ellos lleva una larga lista de títulos y proyectos a sus espaldas. Sin embargo, ¿cuál será el mayor reto al que han tenido que hacer frente?

 

Diego Parra

«Para mí, una de las tareas más complejas de la localización de videojuegos es, sin duda, la transcreación de nombres propios de personajes y topónimos y la adaptación de nombres de movimientos, armas, etc.

Recuerdo que hace unos años me tocó traducir un juego de bailes de salón, un tema que no domino en absoluto y donde hay miles de pasos cuyos nombres a veces se adaptan y a veces no. La documentación pasó por verme montones de videotutoriales de coreógrafos en YouTube.

También trabajé en un juego de granjas en el que los personajes tenían nombres graciosos de famosos que casi nunca funcionaban en español y que había que adaptar tirando de creatividad. Así, a bote pronto, me acuerdo del actor Cerdin Bacon y del pintor Pavo Picasso. Aunque me parece una de las partes más difíciles de la localización de videojuegos, es también con la que más disfruto».

 

Juan Pablo Sans

«Creo que la tarea más difícil que me ha tocado alguna vez como traductor de juegos es meterme en el papel de los personajes que traduzco, pues eso quiere decir que tengo que pensar, actuar y, en nuestro caso, hablar como ellos.

En FIFA, por ejemplo, todo el tiempo tengo que decir: ¿cómo pensaría Mario Alberto Kempes?, ¿qué diría Fernando Palomo en estos momentos? Igualmente, también es muy difícil buscar un “español latino”, ya que los juegos son muy informales y requieren de un registro informal que, sin embargo, en repetidas veces tiene a ser regionalista, por lo que siempre me enfrento a la pregunta de si debo ser neutral o intentar adoptar un lenguaje neutral».

 

Felipe Mercader

«Una de las virtudes que tiene que tener un buen localizador de videojuegos (o cualquier traductor) es saber documentarse: ¡una parte fundamental del trabajo a la que a veces no se le presta la atención que merece!

En 2018 traduje y revisé, junto a un compañero, un juego de estrategia ambientado en la Guerra Fría en el que se mezclaban acontecimientos históricos reales con otros ficticios. El juego era en parte histórico, por lo que el rigor de los acontecimientos verídicos que se mencionan en el juego siempre debe comprobarse y respetarse, y por supuesto también la terminología que va asociada a estos hechos.

En este caso, en el texto de una misión aparecía el término “Cuban DI” que fue traducido en un primer momento como “DI cubana” (Dirección de Inteligencia cubana, su nombre oficial). Pero investigando más a fondo sobre los hechos históricos nos dimos cuenta de que en la época en la que se ambienta el juego, desde 1981 hasta 1984, este organismo de espionaje se llamaba DGI tanto en inglés como en español (fue unos años más tarde, en 1989 concretamente, cuando pasó a llamarse DI y se eliminó la palabra “General” del nombre oficial) por lo que lo adaptamos con su correspondiente “DGI cubana” y avisamos al cliente por si también quería modificar el original, algo que nos agradeció. En este juego encontramos otros tres anacronismos similares en la terminología en inglés que pudimos resolver.

Y ya de paso podemos añadir otro consejo: siempre hay que mirar con lupa el texto en inglés, no siempre es fiable 100 % ¡y los que redactan el texto de origen también se equivocan!».

 

Josué Monchán

«Véndate los ojos. Cuando lo hayas hecho, te encargaré la Dirección de Arte de mi videojuego. Te enviaré portafolios de candidatos y tú elegirás qué artistas 2D y 3D deben unirse a nuestro proyecto. En ningún momento te quitarás la venda de los ojos. Confiamos ciegamente en ti. Absurdo, ¿verdad?

Entre las atribuciones que, como escritor, tengo en la desarrolladora de videojuegos Pendulo Studios, se cuenta la de gestionar las localizaciones. Tras 13 años, tengo la sensación de seguir dando palos de ciego. Porque, ¿qué sé yo de ruso o de coreano? ¿Cómo juzgo el trabajo de un traductor holandés? Puedo pedir referencias, googlear nombres y críticas… y, aun así, no conseguiré quitarme la venda de los ojos. Y eso que, desde hace 7 años, también soy traductor. Pero sí hay algo que puedo hacer: proveer a los traductores de cuanta información necesiten para hacer bien su trabajo.

Necesitan (necesitamos) todo tipo de recursos: sinopsis, solucionarios, imágenes, audios, builds, un documento de textos bien contextualizado y, sobre todo, una buena comunicación entre traductores y localizadores. Afirmo, como traductor y como desarrollador, que el 50% de culpa de las malas traducciones de videojuegos las tienen (tenemos) los desarrolladores. Del otro 50%, encargaos (encarguémonos) los traductores».

 

Francisco Molina

«Hace unos años, en un proyecto, apareció un personaje con un marcado acento alemán. Mientras traducía los diálogos de este personaje, elaboré una guía de estilo muy detallada sobre su forma de hablar para que, en caso de que otro traductor tuviese que traducir otros textos del mismo personaje, quedase todo coherente.

Terminé el trabajo, lo entregué y al cabo de unos días la agencia me envió un correo: “Nos ha llegado una foto del personaje en el que trabajaste”. El personaje en cuestión resultó no ser alemán, sino chino. Con su sombrero redondo, su vestimenta tradicional, bigotes largos que le llegaban hasta casi el suelo y un enorme wok a la espalda. El traductor que había hecho la traducción del japonés al inglés no había tenido en cuenta el aspecto del personaje a la hora de traducir y creyó que un acento alemán sería más gracioso que uno chino.

Tuve que reescribir todos los diálogos del personaje para cambiarle el acento en tiempo récord para reflejar este cambio. ¡Menos mal que nos dimos cuenta a tiempo!».

 

Juan Ramón Acedo

«Algo que ocurre mucho más a menudo de lo que nos gustaría es tener que afrontar una traducción con material de referencia escaso o inexistente.

A veces, lo único que tienes delante es una serie de diálogos ordenados según criterios aparentemente indescifrables: al azar, por orden alfabético, todas las líneas de cada personaje seguidas… Como a menudo trabajamos con productos en fase de desarrollo, también puede ocurrir que recibas los diálogos por partes: una semana los de un personaje, después los de otro en una actualización y así sucesivamente.

En esos casos, no queda más remedio que hacer una especie de reconstrucción mental y esforzarte mucho a la hora de unir las piezas para que todo tenga sentido. La experiencia como jugador ayuda mucho, porque te permite llenar ciertos huecos y tener una imagen más completa de lo que está ocurriendo en la pantalla».

 

Silvia Fornós

«Creo que una de las tareas más arduas en la localización de videojuegos es tener que traducir sin poder ver el texto dentro de su contexto. Es decir, las empresas suelen enviar archivos en .xls que, si tenemos suerte, usaremos con una herramienta TAO junto a MT (Memorias de Traducción). No obstante, esta forma de trabajo podría definirse en parte como “traducción a ciegas” debido a la falta de información que supone traducir sin saber dónde aparecerá el texto en la pantalla ni cuál es el espacio designado para el mismo.

Por eso, uno de los objetivos del localizador es anticipar cualquier posible error en la fase de implementación del texto al videojuego y, para ello, aprenderá a buscar minuciosamente cualquier tipo de información que pueda servirle de ayuda. Por ejemplo, las ID que acompañan los segmentos (o strings) que debemos traducir, a menudo indican si se trata de texto de interfaz (UI), misión (Quest), logros (Achievements) u otra información.

Como consejo general, recomendaría que la traducción no excediera la longitud del texto original siempre que fuera posible. En cualquier caso, hay que recordar que no podemos saberlo siempre todo, así que preguntar si tenéis alguna duda también es una apuesta segura».

 

Belén Agullo

«Cuando pienso en localización de videojuegos, inmediatamente una palabra me viene a la mente: equipo.

Desde mi experiencia, que se ha centrado especialmente en videojuegos triple A (de los que tampoco puedo hablar, je, je) de una media de medio millón de palabras por juego es muy difícil hablar de anécdotas individuales, sino más bien de experiencias de equipo.

Recuerdo que en un proyecto de 2017 en el que había un lenguaje bastante informal y de la calle, entre todo el equipo se decidió que se iban a traducir las expresiones coloquiales y palabrotas de la forma más natural. Así, se dejaron atrás los “malditos bastardos”, “maldita seas” o “qué diablos”. Y se sustituyeron por expresiones más castizas como “cabrones”, “hijos de puta” o “qué coños”. Debemos sonar naturales, ¿no? Bueno, pues cuando el cliente recibió los primeros lotes traducidos, les pareció que el castellano sonaba demasiado fuerte y que debíamos bajar un poquito el tono. Así que, al final, los “malditos bastardos” volvieron a la carga. Moraleja: el cliente siempre manda».

 

Curri Barceló

«Una de las dificultades a las que tengo que enfrentarme es un clásico de la localización: la necesidad de usar marcas de género o de número.

La mayoría de los nombres comunes en inglés no tienen género. Así pues, la palabra inglesa para ventana, por ejemplo, no es ni masculina ni femenina. Si, además, a esta ventana le añadimos un adjetivo, este tendrá que concordar en género y número, tanto si hablamos de una sola ventana como si hablamos de más de una. En inglés esto no ocurre, con lo que su lengua se simplifica muchísimo y se vuelve muy sencilla a la hora de programar, lo que, a su vez, dificulta mucho la traducción del juego a otros idiomas.

En el caso que tengo en mente, teníamos la dificultad añadida de que el videojuego creaba personajes de género aleatorio al principio del juego. Cuatro en total, que podían ser todos hombres, todas mujeres, más hombres que mujeres o más mujeres que hombres. En este caso, intentar usar adjetivos neutros o cambiar las frases para evitar marcas de género era una auténtica locura, puesto que, además de que el recuento de palabras era considerable (unas 50 000), teníamos que lidiar con el hecho de que los roles de los personajes salían constantemente en los textos (el/la soldado, el/la pirata informático/a, el/la infiltrado/a y un personaje que era como el/la ayudante de los otros tres).

Además, casi siempre había adjetivos, posesivos y artículos junto a las variables para los personajes, con lo cual, era prácticamente imposible evitarlos. Hablamos con el desarrollador y les expusimos el problema y decidieron crearnos toda una serie de variables de género (es decir, variables en las que se traduce esa palabra en masculino o femenino para que el software escoja la adecuada según se necesite) en las que podíamos, si queríamos, traducir frases enteras en masculino o en femenino si así lo necesitáramos.

Para mí fue uno de los proyectos más satisfactorios (una vez que nos dieron la solución, claro) en los que he trabajado y ojalá más desarrolladores se subiesen al caballo de este tipo de variables o de crear variables para adaptar las necesidades de los traductores en pos de que la traducción final sea de la mejor calidad».

 

Judit Tur

«Participé en la traducción de un juego infantil para dispositivos móviles protagonizado por la célebre cerdita que no sabe silbar. Me mandaron para traducir una lista bastante larga de comida que pertenecía a un minijuego en el que había que colocar ingredientes sobre una pizza; la gracia estaba en que siempre había uno discordante o que no “tocaba”.

Al llegar a un segmento que en inglés era jam, mi mente agotada lo tradujo como “jamón” (entre el queso y los champiñones no desentonaba) y pasé al siguiente segmento como si nada. Al cabo de unos días, me avisaron de que se había locutado la palabra “JAMÓN” mientras desfilaba en pantalla un bote de mermelada. Por suerte, se pudo volver a grabar, pero el cliente perdió tiempo y dinero por mi despiste.

Estas cosas pasan y yo sigo teniendo trabajo, pero recordad: si no queréis pasar vergüenza, revisad antes de entregar y pedid siempre contexto».

 

Alba Calvo

«Lo bonito (y, a veces, exasperante) de la localización de videojuegos es que puedes tener que enfrentarte a cualquier tipo de texto como, por ejemplo, poesía o textos rimados en general. Esto le añade un nivel extra de dificultad a la labor de localización, ya que se aúnan las complejidades propias de la traducción de videojuegos (limitación de caracteres, adaptación cultural…) y las complejidades propias de la traducción de poesía (tipos de estrofas, número de versos, número de sílabas…).

De por sí, es una de las tareas más titánicas que nos podemos encontrar a la hora de localizar un videojuego, pero si encima surgen imprevistos o complicaciones adicionales, la cosa puede hacerse muy cuesta arriba.

Las fechas de entrega poco razonables o el hecho de que nos envíen las cadenas de texto desordenadas son algunos de los factores que pueden hacer que quieras tirarte de los pelos. Sin embargo, como se suele decir, no hay mal que cien años dure y, a pesar de las calamidades, la paciencia y el esfuerzo a menudo se ven recompensados cuando ves ese proyecto, que para ti es ya como un hijo, luciendo orgulloso en las estanterías de las tiendas».

 

Ramón Méndez

«Al trabajar en la industria del videojuego, cada día es una nueva aventura.

Los proyectos son muy diferentes entre sí y cada uno tiene sus propias particularidades y exigencias, de tal modo que los profesionales de la localización tenemos que estar preparados para absolutamente todo.

A veces, las exigencias de un simulador de conducción muy técnico me obligaron a ir a un taller a que me explicasen cómo funciona un amortiguador y qué partes lo componen. En los juegos de humor, suelo mirar por la ventana a meditar el mejor modo de adaptar un chiste imposible al español. Si es un juego de una franquicia, a veces te toca ponerte a jugar a contrarreloj a las entregas anteriores o a ver las películas, series o cómics en las que se base el producto. Por no hablar de las restricciones de caracteres. Alguna vez me tiene pasado de tener que quitar una letra para que quepa el texto. Es una mísera letra, pero no hay forma de encontrar el modo de cambiar la frase sin perder la naturalidad. Cuarenta minutos después, te das cuenta de un doble espacio que se te había perdido en medio de la frase…

No obstante, todos estos desafíos del día a día hacen que esta profesión sea fascinante y que no dejemos de aprender cosas nuevas en cada proyecto».

 

Es una gran tanda de experiencias con mucho valor si sabes sacarles partido, ¿no crees?

Nunca debe faltarte una buena formación en localización de videojuegos si quieres dedicarte a esto, aunque tampoco está de más aprender de la experiencia de otros profesionales (¡gracias a todos!)

Si has decidido labrarte un futuro en localización de videojuegos, aquí tienes un buen punto de partida. Has descubierto los factores que resultan más complicados a gente con amplia experiencia y eso puede sacarte de más de un apuro en tus primeros proyectos. Es mucho más fácil evitar complicaciones y problemas cuando ya sabes dónde se esconden.

Ahora solo te queda poner en práctica lo aprendido. ¡Ánimo!

Pero antes de terminar… ¿Qué es lo que te parece más complicado en localización de videojuegos? ¿A qué retos te has enfrentado? ¡Cuéntanos! Esperamos tu respuesta en los comentarios.

 

 

Gestión de dudas durante un proyecto de traducción

Gestión de dudas durante un proyecto de traducción

Hagamos cuentas. ¿Cuántas horas habrás perdido esperando a que te dieran la respuesta adecuada para terminar un proyecto de traducción?

Mandas una buena tanda de comentarios y dudas que necesitas resolver cuanto antes y no recibes ni la mitad de soluciones que esperabas. Sabes perfectamente que eso solo puede significar una cosa: más carga de trabajo.

No es que tengas que enviar menos dudas al cliente para que esto no ocurra. Llevan toda la vida insistiéndote en la importancia de propiciar ese tipo de comunicación con tus clientes. Aunque quizás no se trata de hacer muchas preguntas, sino de hacer las preguntas adecuadas.

Si te das cuenta, todo aprendizaje empieza con una buena pregunta, incluso muchos de los mayores descubrimientos de la historia se desencadenaron así.

No tienes que ser Albert Einstein para empezar a sacarle partido a esto en tu trabajo. Tanto si eres gestor de proyectos de traducción como si eres parte de un equipo de traducción, probablemente quieras hacer un poco más feliz a tus compañeros y a tus clientes para trabajar mejor.

Y para echarte una mano, hoy hablaremos sobre cómo enfrentarte a las preguntas durante un proyecto de traducción. ¿Qué te parece si nos ponemos en marcha?

 

¿Por qué es tan importante hacer las preguntas adecuadas?

La gestión de proyectos de traducción es un campo muy complejo que requiere mucha preparación. A veces se habla de productividad, de herramientas, de técnicas, etc. Sin embargo, algo tan básico como las preguntas de los traductores que suelen surgir durante un proyecto suele llamar poco la atención.

Algunas estadísticas muestran que los gestores de proyectos dedican al menos un 90% de su tiempo a la comunicación, bien sea con los miembros del equipo de cada proyecto o con sus clientes. Es inevitable que surjan dudas e interrogantes durante todo ese proceso, pero entonces suelen ocurrir dos cosas.

  • La primera es que no se hagan las preguntas necesarias.
  • La segunda es que no se hagan las preguntas adecuadas.

La primera proviene de la idea de que preguntar nos hace parecer inexpertos, sin pensar en la imagen que transmitimos cuando damos algo por sentado con el riesgo de equivocarnos. De esto depende la calidad de tu trabajo y eso es algo que no deberíamos estar dispuestos a arriesgar.

Aquí entra en juego el segundo escenario y es que tampoco podemos hacer todas las preguntas que se nos ocurran. Imagina lo que sería trabajar con alguien que necesita consultarte cada término de un texto. Irritante, ¿verdad?

La principal manera de combatir esto es aprender a hacer las preguntas adecuadas. ¿Quieres ver algunos consejos?

 

¿Cómo hacer las preguntas adecuadas en un proyecto de traducción?

Todo el proceso de gestión de proyectos de traducción es un trabajo en cadena (traductores, revisores, maquetadores, clientes, etc.). Para que esa cadena funcione correctamente, todas las piezas del engranaje tienen que encajar a la perfección.

Eso significa que las dudas que surjan durante el proceso de traducción pueden ahorrarle tiempo a los revisores o a tu gestor de proyectos. También ocurre al contrario.

Por eso mismo, hacer las preguntas adecuadas no es responsabilidad únicamente del traductor o del revisor. Más bien, es cuestión de conocer tus responsabilidades y limitaciones para que esa maquinaria siga funcionando como un reloj suizo.

Si eres traductor o revisor:

  • Revisa todo el material del proyecto de principio a fin. Es muy probable que encuentres toda la información que necesitas entre los documentos del proyecto o las indicaciones del cliente y tu PM (Project Manager).
  • Intenta agrupar tus preguntas siempre que sea posible. Si ves que es algo que se repite o sigue una norma específica, intenta formular tu pregunta de manera que englobe esos factores y resuelva tus dudas. Existe lo que llamamos Query Sheet que es un documento en Excel con todas tus preguntas agrupadas y bien organizadas. Este documento lo puede enviar la misma empresa (suele estar disponible para todos los traductores) o puedes crearlo tú.
  • Redacta tus preguntas en un idioma que todos los participantes del proyecto entiendan (suele ser el inglés), porque puede que el gestor lo comparta con el resto de traductores. Esto parece básico, pero a veces lo pasamos por alto.
  • Adapta el nivel lingüístico de tus mensajes. Evita los tecnicismos y lenguaje especializado. Intenta simplificar tus preguntas lo máximo posible de manera que aún así se entienda todo lo que necesitas saber.
  • Sé explícito. Evita las preguntas abiertas o que den lugar a respuestas abstractas. Si puedes reducir el número de respuestas a una, que así sea.
  • Ten en cuenta el contexto. Piensa que quien reciba tus preguntas no tiene por qué saber a qué te refieres. Aporta un poco de contexto para que otros entiendan tu consulta sin tener que repasar todos los documentos del proyecto.

 

Si eres un gestor de proyectos:

  • Revisa las preguntas de tu equipo antes de enviárselas al cliente. Es posible que recibas preguntas repetidas porque varias personas hayan tenido las mismas dudas.
  • Intenta responder a las preguntas que puedas y reduce el número de preguntas al cliente.
  • Marca un ritmo y dosifica las preguntas. Dale un poco de tiempo a tu equipo para revisar todos los materiales y localizar sus mayores dudas para poder enviárselas al cliente sin necesidad de escribirle cada día.
  • Asegúrate de que todas las dudas quedan resueltas para asegurar que el proyecto siga adelante sin problemas.
  • Comprueba todas las preguntas y comentarios antes de enviarlos. A veces, algunas consultas pueden ser demasiado directas y pueden resultar un poco bruscas para tus clientes. Intenta que todas las preguntas tengan un tono profesional y educado y no temas editar los mensajes de tu equipo para lograrlo.

¿Te das cuenta de que es más sencillo de lo que parece? Solo necesitas que prestar atención a los detalles.

Recuerda que no hacen falta 10 años de experiencia para ser profesional y eso es lo que más se valora en el trabajo en equipo. Ya seas traductor, revisor, gestor de proyectos o tengas cualquier otro rol dentro del proceso de traducción, prueba a poner en práctica estos consejos y empezarás a ahorrarte horas de trabajo y correos electrónicos interminables.

¿Tienes alguna otra recomendación que te haya resultado útil? ¡Déjala en los comentarios!

 

 

11 historias para convencerte de estudiar traducción… O no.

11 historias para convencerte de estudiar traducción… O no.

Somos conscientes de que a veces se palpa mucha desmotivación entre alumnos y graduados en Traducción e Interpretación. Es una verdadera lástima, en nuestra opinión, ya que no creemos que vivir de la traducción sea tan complicado como lo pintan algunos, así que hoy pretendemos cambiar esa percepción.

Aunque como gustos, colores. De hecho, el prisma desde el que se afrontan las cosas puede hacer cambiar totalmente la visión de lo que estamos mirando.

Hemos pensado que lo mejor es que sean los propios traductores que ya viven de ello los que nos pongan las cartas sobre la mesa. ¿Quieres saber qué opinan los que ya están viviendo de la traducción? Eso está hecho.

Hemos reunido a grandes profesionales en activo que ya han pasado por donde tú estás ahora y que están convencidos de que si eliges estudiar esta carrera habrás acertado en toda regla (o no).

Lee con atención, incluso entre líneas y disfruta de estas historias que se han escrito exclusivamente para ti, que quieres leerlas y sacar conclusiones muy importantes.

 

11 historias para convencerte de estudiar traducción… O no.

¿Quieres ver lo que opinan tus futuros compañeros de profesión respecto a estudiar la carrera de traducción e interpretación?

 

Scheherezade Surià (@Scheherezade_SL)

«Sí, si volviera a estudiar, si empezara de cero, me dedicaría a lo mismo.

Supongo que todos tenemos algo idealizada la profesión por motivos obvios, pero es un oficio bellísimo. Aprendes cosas cada día, no dejas de reciclarte y tienes muchas ramas entre las que elegir. Un día puedes estar subtitulando una serie y al otro, traduces un folleto para un museo o un catálogo de moda.

Y sí, creo que tiene futuro, aunque deberemos adaptarnos. Me explico. La traducción automática ha venido para quedarse y no podemos cerrar los ojos; es una realidad. Hay algunos campos en los que no va a afectar tanto, como la traducción literaria, la traducción audiovisual y, en definitiva, especialidades que requieran mucha más creatividad. Nos tocará aprender a preparar textos para estos sistemas y luego realizar una buena posedición.

Entiendo que no es una opinión muy popular, pero pienso que parte del futuro está ahí, queramos o no.»

Eugenia Arrés (@earres)

«Me cuesta verme haciendo algo que no sea traducir y, a la vez, esta profesión me permite compaginar el trabajo como traductora con la formación, la docencia y las actividades extracurriculares, lo que para mí es esencial. Poder organizarnos el tiempo y el espacio como queramos es un lujo al alcance de pocos. Sin embargo, todo lleva su tiempo (y muchos fines de semana y noches traduciendo hasta que tienes una cartera fija de clientes y respiras tranquilo). Está claro que los comienzos no son fáciles y que nos sentimos muy perdidos porque se nos abren muchísimas puertas y no sabemos si tomaremos la decisión adecuada. Lo bueno es que precisamente eso es una ventaja: nuestra profesión nos permite reciclarnos fácilmente y nos mantiene al día con las nuevas tecnologías y los avances en todos los campos. Esto también hace que nuestro trabaje cambie continuamente y estoy segura de que la profesión será muy distinta dentro de 10 años, pero igualmente esencial: comunicar y permitir la comunicación siempre será necesario y es una labor preciosa por la que aún nos queda mucho por luchar. Para poder adaptarnos bien, deberemos ser flexibles, seguir aprendiendo a diario y continuar trabajando mucho y bien (pero esto es lo que llevamos haciendo toda nuestra vida laboral). La traducción tiene futuro y en nuestras manos está que ese futuro sea brillante y con mejores (aunque distintas) condiciones.»

Javier Mallo (@javmallo)

«… Y de repente en 1992 recién comenzada una carrera, me cambio a otra con solo dos días para decidirlo. Una decisión fenomenal. Nunca he echado la vista atrás. También os digo que ya en aquel momento el mercado estaba saturado, se luchaba por las tarifas a degüello y las facultades empezaron a salir como champiñones.

Más de 25 años después seguimos dando guerra. Muchas cosas han cambiado en este tiempo, pero seguro que muchas más cambiarán. Algunas para mejor; otras para peor. De lo que no me queda duda es de que la profesión se irá transformando y adaptando para proporcionar nuevos y viejos servicios, incluso tareas que aún no imaginamos en nuestro puesto de batalla o puente entre lenguas.»

 

Rocío Serrano (@azoteortograf)

«Con independencia de cuestiones como si conviene más ser autónomo o trabajar en plantilla, qué máster hacer o cómo llevamos las épocas en que los estepicursores ruedan por nuestra bandeja de entrada, en esta profesión hay una constante desde tiempos inmemoriales: los agoreros. Ya desde la irrupción de las herramientas TAO, allá por los 90, no faltaron voces apocalípticas que predecían el fin de la profesión. Ahora, con la llegada de la traducción automática y los dispositivos que ofrecen algo similar a la interpretación simultánea, de nuevo nos enfrentamos a discursos cargados de pesimismo. Y si bien es cierto que la traducción se ve irremediablemente abocada al cambio, también lo es que cuando escogimos esta profesión lo hicimos a sabiendas de que la curiosidad, la sed de aprendizaje y la capacidad de adaptación nos tendrían que acompañar mientras la ejerciéramos. Por ello, debemos confiar en nuestra propia versatilidad y tener la mente abierta, así como ser conscientes de que, como parte de esta revolución, están surgiendo a su vez muchísimas otras disciplinas (como la lingüística computacional o la posedición) donde encajamos a la perfección. Desde luego, a mí no me cabe la menor duda de que a la traducción y la interpretación les queda para rato.»

 

Juan Yborra (@jjyborra)

«En mi caso, me dedico a la traducción audiovisual y no puedo estar más contento. Es cierto que los inicios son siempre duros, pero es una especialidad en la que no falta el trabajo una vez que consigues meter la cabeza, dado que cada vez se consume ( y por lo tanto, se traduce) más material audiovisual. También es verdad que las tarifas siempre se pueden mejorar y no son las más altas, pero aun así da para vivir con holgura y, lo que es igualmente importante (al menos en mi caso), puedo dedicarme a aquello que más me gusta.»

 

Juan Pablo Sans (@juanpabloSP_)

«Cuando leo a los jóvenes traductores quejarse de la profesión que eligieron en grupos de Facebook como Traductores e Intérpretes o los oigo quejarse en las aulas universitarias, me doy cuenta de que la gente quiere las cosas fáciles.

Y digo fáciles porque todos quieren llegar ganando 3.000 euros al mes, con un trabajo permanente y todos los beneficios habidos y por haber. Digo fáciles porque muchos creen tener derechos adquiridos por el simple hecho de haber estudiado, sin entender que este mundo es de quien va más allá, de quien no se conforma con lo que tiene, de quien cree que es posible cuando todos le dicen que no lo es. En fin, este mundo es de los avispados.

En mi caso particular, gracias a esta maravillosa profesión que ejerzo desde hace casi diez años pude salir de mi país Venezuela sin tener por ello que ir a hacer cualquier cosa en Inglaterra, como es el caso de la gran mayoría de los inmigrantes.

No solo eso: gracias a esta profesión, he podido sostenerme en un país en que una habitación te cuesta 600 libras esterlinas y ahora gozo de un buen nivel de vida que me ha llevado a la Euro 2016 y a Rusia 2018. Igualmente, gracias a mi profesión, pude ayudar a mis dos hermanos a salir de mi país de origen y ayudo a mis papás a sostenerse allá, además de que estoy empezando a formar mi propio negocio.

¿Que fue fácil? No. De hecho, seguramente mis condiciones no fueron las más óptimas, pero con constancia, dedicación, amor, talento y hasta fortuna, he logrado afianzarme como traductor de juegos de video.

De ahí mi consejo para los jóvenes: si ustedes son europeos y estudian en Europa, tienen la mitad de la partida ganada; ustedes pueden viajar libremente a casi todas partes del mundo, tienen medios de transporte seguros y confiables, una moneda estable y libertad para trabajar donde quieran.

Ya con ello puedo asegurarles que han iniciado mejor que 99 % de las personas DEL MUNDO en cualquier profesión y ámbito de la vida, personas que tienen que lidiar con problemas de falta de comida, agua, luz, medicinas, falta de Internet o sentirse amenazados por malandros en cada esquina.»

 

Alejandra Durán Paiz (@aleduran23)

«Frases como «La traducción no tiene futuro. Las máquinas los reemplazarán.» o «De eso no se vive. Cualquier lo puede hacer.», ¿te suenan? Esas frases se han dicho durante años, pero ¿sabes qué?, la traducción sigue vigente… Y SEGUIRÁ ASÍ. Desde donde yo lo veo, los traductores seguiremos siendo necesarios en tanto se sigan creando libros, videos, notas periodísticas, formularios, software, videojuegos, aplicaciones móviles, películas, manuales de usuario y un largo etcétera de productos que se tienen que traducir.

Y no te miento. Esta profesión, como todas las que conlleven trabajar por cuenta propia, está llena de retos, pero es MUY AGRADECIDA y te deja cuantiosos aprendizajes. Siempre entras a una traducción sabiendo algunas cosas y sales de ella sabiendo muchísimas más. Es mágico, sí. De eso me enamoré.

Finalmente te digo, si no has descubierto tu especialización, deja que ella te encuentre a ti. Eso te permite experimentar y estar abierto al abanico de posibilidades que ofrece esta apasionante profesión. Y disfruta el camino.»

 

Teresa Aguilar (@Teresa_trad)

«¿Crees que tomaste una buena decisión dedicándote a la traducción/interpretación?

Absolutamente, sí. Me encanta mi trabajo porque cada texto es un reto y una oportunidad para seguir aprendiendo, así que creo que los que nos dedicamos a esto somos muy afortunados en este aspecto.

¿Tiene futuro nuestra profesión?

Hummmm, si por tener futuro nos referimos a que seguirá existiendo, pues sí. Si nos referimos a si se podrá vivir (dignamente) de la traducción, no lo tengo tan claro.

La traducción automática es una realidad que no podemos obviar, y cada vez se producen textos traducidos con más precisión y calidad (¡horror!), aunque creo que muy difícilmente podrá suplir a los traductores humanos en traducción literaria, traducción médica y otros textos muy especializados. Nos guste o no, la TA ha venido para quedarse, pero, aun con sus ventajas, está haciendo daño al sector más débil de la profesión, que para mí somos los autónomos.

Yo entiendo que «vivir dignamente» (como decía más arriba) de un trabajo significa tener unos ingresos que permitan pagar un alquiler o una hipoteca, poder pagar las facturas (luz, agua, teléfono, comunidad, etc.), trabajar de lunes a viernes (y si se trabaja más que sea voluntariamente y no por necesidad), poder ahorrar un poquito para tener un colchón en caso de emergencia, ser económicamente independiente y poder irse de vez en cuando de vacaciones.

¿Esto es posible para un traductor autónomo hoy? Pues no digo que no, pero me parece que no para la mayoría. Me explico: por lo que veo en los comentarios de Twitter y por lo que hablo con compañeros de profesión, no son ni mucho menos mayoría los que se dedican a traducir exclusivamente. Muchos compaginan la traducción con interpretación, corrección, clases de idiomas en academias o empresas, cursos, clases en la universidad… e imagino que en otras actividades que no tendrán relación alguna con la traducción en sí.

Encontrar clientes directos no es fácil, y la mayoría te necesita para un trabajo puntual (la traducción de su web o una traducción para algo muy concreto), así que no se puede contar con un ingreso fijo mensual de este tipo de clientes. Y nada, que estamos en manos de las agencias, agencias que no suben sus tarifas a pesar de que a todos nos suben la cuota de autónomo y demás gastos anualmente y que, además, son una importante fuente de ansiedad porque te obligan de alguna forma a estar pendiente de forma continua del correo (gracias, teléfonos inteligentes, por avisar cuando entra uno) porque a veces los proyectos son un «tonto el último».

Sé que hay compañeros que lo están pasando realmente mal porque, sin motivo aparente, han dejado de recibir el volumen de trabajo de hace unos años, y esto es muy triste y preocupante. Además, todos hemos visto en Twitter mensajes del tipo «justo cuando me iba de vacaciones, me llega un proyecto». Es decir, me iba de vacaciones, pero me llevo el ordenador porque no me puedo permitir perder este encargo. No sé si me explico, pero comentarios así dan pistas.»

 

Rosa Llopis (@rosallopis_)

«Cuando empecé a estudiar el grado de Traducción, yo ya tenía una diplomatura en Turismo, tenía un trabajo estable y, posiblemente, un futuro asegurado. Digamos que rompí con todo y decidí empezar de cero para dedicarme a la traducción sin ningún tipo de garantía, simplemente movida por la motivación de hacer algo que realmente me gustara.

Durante los cuatros años del grado (y los primeros años de mi carrera profesional, lo reconozco), fueron muchísimas las veces en las que dudé de aquella decisión, en las que me pregunté si había hecho bien, qué sería de mi vida… y cuando alguien me decía que de esto no se podía vivir, o que jamás trabajaríamos en esto, o que para poder vivir de la traducción era mejor venir de otras carreras (por eso de tener una especialización), me angustiaba muchísimo.

Reconozco que no ha sido fácil, que hay que llamar a muchas puertas e insistir, que parece que nunca vas a despegar ni mucho menos alcanzar cierta estabilidad, que ser autónoma es una lata porque conlleva tareas tediosas como la contabilidad y que hay veces que el dinero sale tan pronto como entra. Sí. Pero de pronto, un día te das cuenta de que estás rechazando encargos porque estás ocupada para varios días; otro estás interpretando para la televisión; otro, empantanada haciendo un máster exprés sobre Excel para mejorar la gestión de tu trabajo porque con una simple tablita ya no te basta; y otro recibes un correo de un cliente informándote de que te ha recomendado a un conocido que está buscando un traductor.

En definitiva, un día te das cuenta de que no te habías equivocado, que, con tesón y paciencia, puedes vivir de la traducción y la interpretación, y que dedicarte a aquello que te gusta ha sido la mejor decisión de tu vida.

Mi consejo: no os dejéis llevar por el pesimismo, aprended de aquellos que sí lo han logrado. Quizás no lleguéis tan lejos como deseáis o acabáis en una especialización que ahora mismo ni imagináis posible, pero si de verdad le echáis ganas, motivación y paciencia, lo lograréis. Si muchos vivimos de esto, ¿por qué no vosotros? ¡Ánimo!»

 

Alessandra Vita (@AVInterpreter)

«Por supuesto que tiene futuro el mundo de la traducción y de la interpretación. Trabajo hay de sobra, e incluso muy bien remunerado, pero nadie te lo pondrá en bandeja de plata.

La vocación en este sector es lo único que no falta, pero la pasión de por sí no paga los recibos. Absolutamente todo —para bien y para mal— depende de ti si eres autónomo. Esto incluye, por supuesto, la decisión y el gran esfuerzo de buscar clientes directos y decir que no a las agencias que te piden todo para ayer a tarifas irrisorias.

Desde un punto de vista económico, como en cualquier profesión, hay de todo: desde traductores e intérpretes que apenas llegan a fin de mes —la única realidad que te cuentan en los periódicos y en la carrera— hasta los que viven estupendamente del oficio. Ahora bien, llegar a este último punto no es una carrera de 100 metros, sino un maratón que requiere mucha perseverancia y determinación.

¿Hay algo mejor que dedicarnos justo a lo que nos apasiona? Sí, que encima nos paguen muy bien por ello.»

 

Javier Pérez Alarcón (@javipalarcon)

«Creo que decidir dedicarme a la traducción audiovisual es una de las mejores decisiones que he tomado en la vida… y eso por no decir que es la mejor. Sí, claro que hay mucho agorero diciendo por ahí que no hay trabajo garantizado, pero ¿en qué profesión hay un 100% de inserción laboral?

Lo cierto es que vivimos en el mejor momento posible para meterse a traductor audiovisual: con el auge de las plataformas de VOD y la abundancia de canales de la TDT, hay una infinidad de obras que hay que traducir: documentales, docurealities, series, películas…

Siempre habrá necesidad de traducir cosas, y el audiovisual es un sector que cobra cada vez más fuerza (si cabe).

Ah, y si alguien os dice que es que no necesita traductores porque las cosas en versión original, recordadle que los subtítulos también son una traducción. LISTILLO.»

 

¿Conclusión?

Seguramente, antes de llegar hasta aquí ya te imaginabas que tendrías motivos suficientes para tirarte a la piscina, pero te faltaba ese empujón final.

Podríamos apostar cualquier cosa a que, si estás pensando en elegir esta carrera (o si te lo pensaste mucho en su día), es porque se te cae la baba con los idiomas, la cultura y todo lo relacionado con ambos mundos. Sin embargo, con un poco de tiempo verás que esta profesión esconde mucho, mucho más de lo que ves. Es una profesión que se va desnudando poco a poco y es eso lo que la hace tan cautivadora.

Te queda mucho por descubrir. Es más, no todo acaba en la universidad. Tienes la posibilidad de especializarte en lo que más te guste y seguir formándote hasta convertirte en el profesional que te gustaría ser.

Por si te parecía poco, cada vez hay una mayor necesidad de estrechar lazos entre culturas. La profesión del traductor y el intérprete sigue creciendo y no va a parar ahora, a pesar de que te quieran contar lo contrario (lo que sí es cierto es que es posible que la forma de trabajar tenga que adaptarse). Como todo, la traducción tiene sus más y sus menos, pero quienes viven de ella y la conocen desde dentro no dejan de luchar por mejorar sus condiciones cada día.

De hecho, aquí has dado con 11 futuros compañeros de profesión que te han hablado con total sinceridad desde su punto de vista para demostrártelo.

En definitiva, si querías razones, aquí las tienes. 🙂

Ahora te toca a ti. ¿Has decidido estudiar Traducción e Interpretación o te lo estás pensando? ¿Y si te animas a compartir tu experiencia y tu opinión con nosotros? ¡Te esperamos en los comentarios!

 

 

¿Es posible traducir textos médicos sin ser especialista en medicina?

¿Es posible traducir textos médicos sin ser especialista en medicina?

Autora: Valentina Marta Rodríguez (tutora del curso online de Especialista en Traducción Médica EN>ES de Trágora Formación)

La traducción médica es una actividad que desempeña un papel capital en el desarrollo tanto de la comunicación como del conocimiento científico.

Se trata de un ámbito de especialización que se integra dentro de la traducción científico-técnica pero que posee rasgos muy particulares que hacen que la distingan significativamente de otras traducciones de este campo del saber. Por lo tanto, es un ámbito de estudio que se encuentra definido y acotado por razones históricas y que representa una importante y amplia porción del mercado laboral.

De hecho, los estudios de mercado realizados en relación con este sector señalan que la traducción médica representa una sección muy extensa del mercado profesional de la traducción.

Sin embargo, aunque constituye una rama de especialización que ofrece numerosas posibilidades de trabajo así como una salida profesional con futuro, exige, asimismo, una formación y preparación rigurosas.

 

¿En qué se diferencia la traducción médica de otras especializaciones?

La traducción médica se diferencia, grosso modo, de otros tipos de traducción especializada por los siguientes motivos:

  • la complejidad y variedad de su situación comunicativa, que implica la participación de varios agentes (médicos, pacientes, público general, etc.);
  • la amplitud de su ámbito, dado el gran número de especialidades médicas existentes;
  • la variedad de géneros médicos susceptibles de traducción y su consiguiente dominio de sus características textuales y sus convenciones particulares;
  • la terminología, distinta de la del resto de las traducciones especializadas por su vasto volumen de términos y su complejidad traslativa.

 

¿Qué necesitas para especializarte en traducción médica?

Aunque el panorama está en pleno proceso de cambio, existen pocos trabajos de investigación dedicados única y exclusivamente a la traducción médica.

Sin embargo, sí encontramos numerosas aportaciones en las que se cuestionan quién es el profesional más idóneo para traducir textos del ámbito biosanitario y su consiguiente debate sobre la formación ideal para un traductor médico, donde se distinguen el «traductor médico» y el «médico traductor».

Este debate pretende establecer qué perfil se ajusta más adecuadamente a esta actividad profesional, si el formado en medicina o en ciencias afines con conocimientos lingüísticos o bien el formado en traducción o en filología con conocimientos médicos o científicos.

 

¿Traductor médico o médico traductor?

El traductor médico es un profesional del ámbito lingüístico especializado en la medicina y capaz de ofrecer una alta capacidad de transmitir adecuadamente la información entre una lengua y otra a pesar de sus limitados conocimientos en la materia.

El médico traductor es, en cambio, un profesional de la medicina con dominios lingüísticos.

Pese a esta oposición entre profesional de la medicina con conocimientos lingüísticos y traductor con conocimientos en medicina, lo que sí es cierto es que ambas cualidades deben estar presentes en los dos casos.

En definitiva, la clave de la cuestión no reside en que el traductor médico sea graduado en medicina o en traducción e interpretación, sino en que posea las habilidades y pericias de la traducción médica necesarias para ser un mediador eficiente.

En la actualidad, existen diversas vías para acceder al mercado de la traducción médica que pueden resumirse en: estudiar ambas titulaciones (traducción e interpretación y medicina), estudiar el grado en traducción y completar la formación científica mediante cursos especializados o formarse en la especialidad y ampliar la formación en traducción mediante cursos específicos.

Independientemente de cuál sea la vía de acceso al mercado de la traducción médica, la persona que se dedique profesionalmente a la traducción de textos de esta área del saber deberá contar con una serie de pericias imprescindibles si desea realizar un trabajo de calidad.

Los principales investigadores de este ámbito señalan que todo traductor médico debe poseer las siguientes cualidades: conocimiento experto de la lengua origen, conocimiento nativo de la lengua meta, conocimiento del tema objeto de la traducción y formación médica adecuada y actualizada.

Esto implica que el conocimiento corriente de una lengua es absolutamente insuficiente para comprender un texto médico en su totalidad, por lo que es capital dominar las peculiaridades terminológicas de este tipo de discurso.

No obstante, aunque las ciencias médicas comprenden una variedad de disciplinas que se basan en elementos del saber y del saber-hacer que se caracterizan por tener una terminología propia, resulta erróneo pensar que la complejidad de la traducción médica reside únicamente en su terminología, ya que también presenta peculiaridades, sintácticas, estilísticas e, incluso, extralingüísticas.

 

Entonces, ¿es posible traducir textos médicos sin ser especialista en medicina?

La respuesta es un rotundo sí.

Aunque el traductor ha de saber que, para ello, debe contar con un nivel de conocimiento que le permita comprender los textos médicos en su materialidad. Es decir, debe ser capaz de seguir, por ejemplo, la descripción de una intervención quirúrgica intestinal sin, por ello, ser quien de practicarla. En resumen, sus conocimientos científicos son imprescindibles en tanto cuanto le sirvan para llevar a cabo un trasvase lingüístico óptimo y de calidad.

Eso sí, es fundamental poseer un espíritu curioso y un pensamiento lógico y analítico para comprender el razonamiento científico, así como rodearse de los mejores recursos para enfrentarse a textos médicos.

Con los conocimientos lingüísticos, extralingüísticos, terminológicos, temáticos y, como no, documentales, todo traductor puede convertirse en un excelente traductor médico sin ser un profesional de la medicina.

La formación traductológica y lingüística no excluye necesariamente el estudio del ámbito médico; al igual que traducir textos médicos no solo implica poseer un conocimiento especializado, sino también contar con las aptitudes lingüísticas y traslativas que se hallan en un excelente traductor.

La clave reside en la especialización: el profesional debe tomar conciencia de las competencias necesarias para esta labor y dominarlas a la perfección para colmar con éxito su profesión.

Avivar la polémica «traductor médico – médico traductor» resulta poco útil e innecesario. Independientemente del perfil del traductor, lo importante es que este sepa suplir sus carencias (ya sean temáticas o lingüísticas) a través de la formación constante.

El grado de conocimiento, una formación sólida y la experiencia en el ámbito constituyen la clave del éxito profesional

 

 

La traducción de textos turísticos como especialización

La traducción de textos turísticos como especialización

¿Te has fijado en que los peores ejemplos de malas traducciones casi siempre se encuentran en textos turísticos?

Una extraña tapa en el menú, un cartel un poco desafortunado, un folleto demasiado peculiar, etc. Vaya casualidad.

Lo curioso es que, a veces, se da por sentado que la traducción de textos turísticos es mucho más fácil de lo que parece. Aunque pensar así es un gran error.

Todo tiene un motivo. El turismo es el motor económico de muchos países y no parece que este sector vaya a dejar de crecer.

Hasta que choca con su mayor barrera: el lenguaje.

Seguramente todos estemos planeando ya nuestras próximas vacaciones porque viajar es algo a lo que cualquiera se aficiona. Todos hemos sido turistas alguna vez y por eso sabemos lo importante que es sentirte como en casa hasta cuando viajas al extranjero.

Y eso solo ocurre cuando un país recibe al turista en su propia lengua.

La traducción es la salida perfecta que tiene el turismo para cruzar fronteras y aumentar su mercado. Precisamente por eso, la traducción es vital para el turismo de cualquier país.

Así que, si estás pensando en especializarte en traducción turística, coge papel y boli. Los vas a necesitar para recordar todo lo que vamos a contarte hoy.

¿Empezamos? Venga, veamos los motivos por los que la traducción turística es tan importante.

¿Por qué es tan importante la traducción turística?

El turismo es uno de los sectores que mejor y más rápidamente se ha adaptado a la digitalización. Ese ha sido el fuel que lo ha convertido en una de las industrias más desarrolladas en los últimos años.

Sin embargo, esta industria no podría funcionar sola. Hay tres motivos por los que la traducción es tan necesaria para el turismo.

 

#1. En internet no hay barreras.

Los clientes no caen del cielo y los turistas tampoco. Mucho menos si residen en un país extranjero y hablan una lengua completamente distinta a la tuya.

Las cosas no funcionan como antes y el turista de hoy se mueve como pez en el agua cuando se habla de organizar viajes por internet.

Si puedes comparar y elegir entre los diferentes hoteles y apartamentos turísticos de Shanghái desde una punta de la costa andaluza con tu móvil, ¿para qué vas a perder más tiempo en ir a una agencia de viajes local? El mercado del turismo refuerza así su presencial digital ofreciendo a los turistas aplicaciones y sitios web especialmente indicados para organizar viajes y disfrutarlos durante su estancia en el lugar de destino.

Gracias a internet, el alcance de este sector se ha multiplicado radicalmente, más aún cuando ofrecen estas herramientas en diferentes idiomas. ¡Los turistas se multiplican como cu… polillas!

Aunque, no siempre se consigue el objetivo que se desea. Es muy común encontrarte con una web de un hotel traducida al español con un traductor automático y leer en los comentarios algo así como:

Internet no tiene fronteras, pero todavía tenemos que salvar las barreras lingüísticas para otorgarle al potencial cliente la confianza que se merece.

 

#2. Hay que darle al turista lo que busca.

Pensarás: «¿y qué busca el turista aparte de viajar barato y bien?». Pues mucho más, amigo mío.

Las estadísticas dicen que gran parte de las reservas de viajes se realizan online. Sin embargo, los números también muestran que un porcentaje muy alto no confía en páginas web mal traducidas, incluso que estarían dispuestos a pagar más si esa web estuviera traducida a su lengua materna.

Es cierto, el objetivo de cualquier turista es viajar bien, pero para eso tenemos que hablar el mismo idioma y prestar atención a las diferencias culturales, que pueden arruinar cualquier campaña de promoción turística.

 

#3. Difunde la cultura.

Seamos realistas. No vas a conocer la cultura francesa por ver una foto del Arco del Triunfo en Instagram, ¿no?

Sin embargo, la traducción turística es una manera de abrir las puertas de una cultura de par en par con el fin de hacerla más accesible. Por ese motivo, es una disciplina que requiere de profesionales experimentados y conocedores de ambas culturas e idiomas (la de origen y la de destino).

Es necesario que se utilicen las estrategias de traducción y adaptación adecuadas para difundir esa cultura en otra lengua de manera que el turista la sienta cerca y le incite a desear conocerla.

Pero no todo van a ser quebraderos de cabeza. Si tantos traductores se especializan en turismo es por algo:

  • Es una disciplina muy atractiva por el tipo de textos que se traducen.
  • Aprendes muchísimas cosas de otros países, culturas, costumbres, etc.
  • Explotas tu faceta creativa y la pones en práctica en lugares insospechados.
  • Vas aumentando la lista de lugares que visitar en tus próximas vacaciones. 🙂

Ahora bien, si quieres dedicarte a la traducción turística, necesitarás los conocimientos y las herramientas necesarias. Así que vamos a empezar por lo básico: ¿quiénes serán tus clientes y en qué sectores trabajarás si eres traductor turístico?

Sectores y clientes en traducción turística: ¿dónde esta el trabajo?

Seguro que puedes hacerte una idea general del tipo de cliente con el que tendrás que trabajar si te especializas en traducción turística. Probablemente los conoces de primera mano porque alguna vez tú también has sido su cliente. Ya lo decíamos antes: todos hemos sido turistas en algún momento. 🙂

En líneas generales, estos son los sectores y el tipo de cliente que encontrarás en traducción turística:

 

Estancias: hoteles, hostales, apartamentos, etc.

Es el pilar más básico del turismo. Vayas donde vayas, vas a necesitar una cama en la que dormir y descansar.

 

Transportes: vuelos, cruceros, autobuses turísticos, etc.

Si no eres «masoca», seguramente querrás utilizar la audioguía en tu idioma si visitas una ciudad en autobús turístico.

 

Gastronomía: restaurantes, bares, bodegas, etc.

Te lo adelantamos: te lo vas a pasar bien en este sector. Solo tienes que hacer un poco de memoria: ¿cuándo fue la última vez que fuiste a un bar y acabaste a carcajadas con las traducciones del menú? Pues aquí te toca ponerte la capa de «supertraductor» y evitar que esas cosas sigan ocurriendo (aunque nos den momentos muy divertidos).

Además, esta es una especialidad muuuy sugerente.

 

Servicios: eventos, guías, rutas, actividades, etc.

Aquí también entra en juego la interpretación, como ya te imaginarás. Los eventos, viajes y actividades grupales son bastantes populares. Pero para que funcionen necesitan algo más que un guía que sabe inglés «porque estuvo un par de meses en Bristol».

 

Destinos y puntos turísticos: museos, monumentos, oficinas de turismo, etc.

Antes mencionábamos que no se puede conocer el Arco del Triunfo por fotos, es verdad, pero las guías y folletos de viaje ayudan bastante. Por ejemplo, piensa en un punto de información turística. En cuanto entres en la zona de recepción, te toparás con guías y panfletos en más idiomas de los que puedas recordar.

Dar la bienvenida a tus potenciales clientes en su idioma es muy importante, pero no lo es todo. ¿Pasamos al siguiente punto?

 

¿Qué tipo de textos encontrarás en traducción turística?

Te toca dar un paso más: conocer a la perfección los textos más comunes que tendrás que traducir en este sector.

Es evidente que hay muchísimos tipos y pueden ser muy diferentes entre ellos. No es lo mismo traducir una página web que un itinerario turístico. Aún así, verás que guardan similitudes muy relevantes.

Para entenderlo mejor, vamos paso por paso:

 

Blogs y foros

A las empresas turísticas les encantan los blogs porque son terriblemente prácticos para llegar a sus clientes ideales. Lo que no puedes conseguir de forma directa con una oferta flash para dos noches de hotel en Finlandia, lo puedes conseguir con un blog sobre viajes por los países nórdicos.

Los foros son otra fuente de información muy rica para los turistas. Qué mejor que consejos de otros viajeros para aprovechar al máximo tu estancia en un lugar.

Ojo con este tipo de textos porque es un requisito imprescindible saber redactar para internet.

 

Revistas, catálogos y guías

Puedes encontrarlos en formato físico o digital. Lo cierto es que estas publicaciones siguen a pie de calle y tienen mucha popularidad. ¿Qué es lo que te encuentras en un avión, en las librerías o en las oficinas de turismo? No todo va a estar en Google. 😉

 

Folletos

Los folletos son la carta blanca del turismo. Te los encontrarás en cualquier parte: en hoteles, restaurantes, aeropuertos… ¡hasta en la sopa!

Es evidente que vas a tener que adaptarte a ciertas dificultades. Por ejemplo, limitarte al tamaño reducido de un folleto y saber adoptar un estilo publicitario puede resultar todo un reto.

 

Mapas y planos

Si un español va a conocer Praga por primera vez y se guía por un mapa con indicaciones en checo, muy lejos no va a llegar. Al menos no por el buen camino.

Aunque te parezca que algo tan visual como un plano o un mapa no necesita traducción, no es así. Si no, piensa en los planos de un parque de atracciones, por ejemplo. La traducción es bienvenida en cualquier sitio.

 

Carteles y señales

Por fin llegamos a la guinda del pastel.

Los carteles son extremadamente necesarios para cualquier turista. Están en los aeropuertos, los hoteles, las carreteras y calles… Imagínate si no pudieras entender ninguno de ellos o si, peor aún, te indicaran información errónea.

Nos han quedado tantos grandes ejemplos de cómo NO hacer una buena (o al menos decente) traducción de carteles y olé.

 

Redes sociales

Esto es una verdad innegable. Vivimos en la época de las redes sociales y el turismo también está aprovechando el tirón.

Es muy común ver perfiles multilingües de empresas turísticas por redes sociales y el trabajo de traducir y adaptar las publicaciones de forma adecuada no corresponde únicamente al perfil del community manager.

 

Sitios web

Ahora, Internet es el mejor amigo del turista. Por eso, las páginas web tienen un papel muy protagonista en la traducción turística.

Lo primero que harás para preparar un viaje será investigar sobre el destino, tu alojamiento, actividades por la zona, etc. Y para todo eso, tendrás que consultar muuuchas páginas web. Sería imposible lograr tu objetivo si no estuvieran en tu lengua materna.

 

Correos electrónicos

Todos miramos nuestro correo electrónico, todos los días.

Por eso mismo, el correo electrónico juega un papel tan importante para el marketing digital y, evidentemente, para cualquier servicio de atención al cliente en el sector turístico.

Aquí la traducción turística también cuenta con la ventaja de que, al ser una comunicación directa con el cliente, lo ideal sería dirigirnos a él en su idioma cuando enviamos un boletín electrónico, ofertas de viajes, promociones, etc.

 

Reservas, facturas, billetes, etc.

En un esfuerzo por mejorar la experiencia del cliente, se hace mucho hincapié en la traducción de todos estos documentos administrativos. Es lógico, pues están repletos de detalles y condiciones que necesitaremos conocer al hacer uso de ellos. Igual ocurre con los textos legales orientados al sector turístico, como los contratos de arrendamiento turístico.

 

Documentales

Cada vez más, estamos acostumbrados a ver documentales orientados a fomentar el turismo de una zona. Las productoras invierten en la traducción para doblaje y la subtitulación de estas obras audiovisuales para darles difusión en otros países con el fin de atraer turistas.

Ahora que ya sabes cuáles son los tipos de textos a los que vas a tener que enfrentarte, ¿qué te parece si echamos un vistazo a su factor común: el lenguaje turístico?

 

¿Cómo funciona el lenguaje del turismo?

Es evidente que para poder traducir cualquier texto turístico es obligatorio entender cuáles son las características de su lenguaje.

Como todo género, el turismo y sus textos cuentan con características comunes. Es decir, no es lo mismo traducir un menú de restaurante que una publicación de Facebook, pero ambos tienen los mismos fines (informar y persuadir) y comparten muchas similitudes entre ellos.

Las características del lenguaje turístico son muy similares a las del lenguaje publicitario.

En líneas generales, son textos sugerentes que buscan captar la atención de los lectores y provocar en ellos algún efecto o acción. A menudo se combina el uso de texto escrito y elementos visuales con el mismo nivel de protagonismo.

Si echas un ojo al léxico de cualquier texto turístico, verás que está plagado de términos sobre arte, gastronomía, geografía, etc. Además, abundan los adjetivos calificativos y de valoración subjetiva, los superlativos y los deícticos (espaciales, personales y temporales). Otro detalle significativo es la cantidad de préstamos y calcos que puedes encontrar.

Sin embargo, el factor más importante del lenguaje turístico son los términos culturales o realia. Se entienden como aquellas palabras o expresiones que se refieren a conceptos típicos exclusivamente de una cultura determinada.

Son muy comunes en textos sobre gastronomía, costumbres, arte o folclore. Algunos términos dejan de considerarse realia con el tiempo (por ejemplo, paella o tapas), aunque hasta que eso ocurre pueden provocarte más de un dolor de cabeza.

Y si no, piensa en la serie Spain… on the road again! y en la traducción de todos sus aspectos culturales.

Estos términos suelen ser (casi) intraducibles y tienes que recurrir a ciertas estrategias para dar con la solución perfecta. Dentro de muy poquito te hablaremos más de ello, paciencia. 🙂

Ya te haces a la idea de cómo funciona el lenguaje del turismo, pero eso no te va a librar de los problemas más comunes de la traducción turística.

¿Cuáles son las mayores dificultades en traducción turística?

La traducción turística puede ser divertida, aunque también una pequeña aventura. Sabes que vas a toparte con problemas y complicaciones. Sin embargo, es tan importante resolver esos problemas como saber localizarlos.

Por suerte, las mayores dificultades en la traducción de textos turísticos se repiten muy a menudo. Vamos a repasarlas.

 

Falta de información en el proyecto

Digamos que esto te podría pasar con cualquier encargo y cualquier cliente, pero aquí tendrás que andarte con ojo.

Un texto turístico tiene un objetivo promocional que nunca debe pasarse por alto y, para que este cumpla sus objetivos, necesitamos conocer su función, su público objetivo, etc. Es decir, datos que el cliente o quien nos encargue la traducción debería compartir con nosotros. Sin esta información, nos falta uno de los pilares que sostendrán nuestra traducción.

 

Elementos visuales y no verbales

Todos los elementos visuales (como imágenes, fotografías, colores, etc.) tienen la misma importancia que el texto en sí. Van ligados a la función principal del texto y a la cultura meta.

De hecho, hay ejemplos de campañas turísticas que no funcionaron precisamente bien por los elementos visuales que las acompañaban.

Campaña de www.spain.info

Esto puede complicarse todavía más si no te facilitan todo el material gráfico que acompañará al texto y tienes que trabajar a ciegas.

 

Referencias culturales o realia

¿Cómo explicarle a un noruego lo que es un chiringuito?

Debes ser capaz de darle forma a un concepto que solo existe en la cultura de origen. Por ejemplo, puedes indicar que un chiringuito es una especie de bar en la misma playa muy típico en nuestra cultura.

Tendrás que estudiar el problema y decidir la estrategia que utilizarás para traducir cada término.

 

Nombres propios y topónimos

El problema de los nombres propios (personajes históricos, monumentos, etc.) y los topónimos (nombres de lugares), es que en ocasiones es necesario traducirlos y en otras no. Estas reglas no siempre están claras y tendrás que prestar atención a la normativa de cada lengua.

 

Neologismos

El turismo es un sector que se va renovando continuamente. Por eso mismo es inevitable que surjan palabras nuevas o inventadas, etc. Puede ser muy complicado adaptar una palabra completamente nueva de un idioma a otro distinto.

 

Aspectos históricos y culturales

Cada texto se mueve dentro de un marco cultural que contempla factores históricos, políticos, festivos, incluso gastronómicos.

Aquí entran en juego tus habilidades documentales y tendrás que cubrir todos estos aspectos para que tu traducción cumpla la función del TO sin perder nada en el proceso.

 

El toque «marketer»

Por último, quizás este sea otra de las dificultades que más preocupan a los traductores nóveles. No es sencillo ponerse en este papel, pero es imprescindible mantener la función persuasiva de estos textos (sin tener que sonar como un vendedor de seguros).

Una vez hayas localizado estos problemas, ¿qué es lo que puedes hacer para enfrentarte a ellos y buscar una solución efectiva?

 

Técnicas de traducción de elementos culturales en turismo

Nos centraremos en la traducción de referencias culturales o realia, ya que son el mayor reto de la traducción turística y nos gustaría ahorrarte algún que otro quebradero de cabeza.

Hay tres factores principales que deberías tener en cuenta al traducir estos términos:

 

#1. El tipo de texto

No todos los textos tienen las mismas necesidades, por lo que quizás para el mismo término en dos textos distintos (por ejemplo, en un anuncio y en una guía de viaje) tendrías que tomar soluciones diferentes.

 

#2. Su objetivo

A modo de resumen, podemos enfocar el texto de dos maneras según su objetivo. La primera consistiría en naturalizarlo, es decir, adaptar los elementos culturales del texto a la cultura meta. La segunda consistiría en exotizarlo y, por consiguiente, en mantener los elementos culturales de la cultura original en el texto meta.

Tendremos que analizar el objetivo del texto para tomar un camino u otro y decidir posteriormente las estrategias de traducción adecuadas.

 

#3. El público al que va dirigido

Sencillamente, no es lo mismo dirigirse a un público joven que a uno más adulto, incluso si el mensaje va dirigido a un tipo de público muy concreto como los padres (por ejemplo, publicidad de un parque de atracciones) o si va dirigido a un turista que está ya en el lugar de destino o aún decidiendo su próximo viaje.

 

Típicos errores en traducción turística (que dan mucho que hablar)

¿Qué ocurre cuando alguien no le da importancia a la traducción turística?

Verás, esto es algo que avisamos al principio. Hay quien piensa que traducir textos turísticos es pan comido y nada más lejos de la realidad.

De hecho, puede ocurrir algo incluso peor.

Hay un error tan «popular» que todos conocemos y tememos por igual. Quizás ya esperabas encontrártelo por aquí… Y no te equivocabas.

Cuando alguien piensa que una máquina puede hacer igual de bien el trabajo de un traductor (¡y «gratis»!) ocurre lo que todos imaginamos.

Llega la peor pesadilla de la traducción turística: Google Translate, la traducción automática y sus fantásticas y fatídicas consecuencias.

#1. Quien no conoce Hígado Piscina, no conoce Reino Unido.

#2. La tortilla poco hecha, con cebolla y sin padres, por favor.

#3. Hay colas y colas, choose wisely.

#4. Algunas traducciones aceptan muchas libertades.

#5. Otras prefieren las «prohibidades».

#6. Ninguana natación, nuevo deporte olímpico.

#7. «Haz lo que te de la gana»

#8. Tienen que ser de buena cosecha.

#9. Dale alegría a tu cuerpo, Macarena Walls.

#10. Entre Centro Botín y Booty Center, ¿con cuál te quedas?

¿Y ahora qué?

Has aguantado muy bien hasta el final del artículo. Incluso nos hemos echado unas buenas risas para terminar.

Irónicamente, es posible que te quedes con ganas de más porque es un tema que atrapa. Como comprenderás, a pesar de que lo hemos intentado, todo lo que te gustaría saber sobre traducción turística no cabe en único artículo.

 

¿Nuestro consejo?

Si de verdad te gustaría especializarte en este sector, te animamos a que sigas aprendiendo y te formes con las mismas ganas con la que nos has leído hoy.

Ya lo comentábamos en nuestra anterior entrada: la especialización es algo que solo tú puedes elegir y tienes que ser consciente de su importancia. Así que si has visto un rayito de luz en la traducción turística y quieres darte una oportunidad en este sector, échale un ojo a nuestro curso online de traducción turística y ponte manos a la obra cuanto antes.

Mientras tanto, esperamos que este artículo te sirva de aperitivo. 😉

 

 

Tipos de traducción: ¿cómo elegir tu especialidad?

Tipos de traducción: ¿cómo elegir tu especialidad?

Como traductores, todos llegamos a un momento crucial en el que tenemos que sentarnos y pararnos a reflexionar: «¿qué especialidad de traducción es la que más demanda tiene? ¿Debería especializarme en más de un área para tener más oportunidades?».

Puede ocurrir al salir de la universidad o puede ocurrir en cualquier momento de tu carrera profesional. Es algo que llega, quieras o no, como llega el primer acné (LOL).

Si algo es seguro, es que habrás oído hablar a tus profesores o a tus compañeros sobre la importancia de especializarse. Incluso habrás notado que existen dos opiniones diferentes: tú te especializas o la especialización llega a ti. Tienen mucha razón.

Puede pasar de todo, pero lo que está claro es que especializarte en un campo concreto de la traducción puede darte más oportunidades de las que imaginas.

Quizás piensas que especializarse implica cerrarse a muchos potenciales clientes y que es mejor decir que traduces «de todo». ¿Para qué vas a centrarte en el 10 % del mercado cuando puedes intentar abarcar el 100 %? Bien, eso es un error muy común. Ahora verás el motivo.

Imagínate que has decidido no centrarte en ninguna rama de momento. Está bien. Justo hoy te llega un posible proyecto para una traducción publicitaria, pero seguramente el cliente ya le habrá escrito a otros traductores. Si entre todas esas personas hay alguien que está especializado en traducción de marketing, publicidad y transcreación, ¿a quién crees que va a contratar?

Imagina ahora que quieres trabajar para una empresa de traducción que suele enviar diferentes tipos de encargos de diferentes tipos de textos al mismo traductor. ¿Crees que una agencia profesional confía en un traductor que dice que traduce textos de 10 especialidades diferentes (y dispares) con la misma calidad? Ciertamente no, aunque sea verdad que puedes traducirlas.

En definitiva, hay que conseguir a los clientes centrándonos en sus necesidades y ofreciendo lo que están buscando realmente.

 

Pero, ¿cuántas especialidades debe tener un traductor?

La respuesta real es que cuantas más mejor, PERO siempre y cuando la calidad ofrecida sea del 100 % y hayas recibido formación específica (o tengas experiencia de sobra para avalarla).

De todas formas, hay que ser realistas y saber diferenciar qué es lógico y qué sobrepasa los límites de la realidad.

Un traductor, de media, suele ofrecer 2-3 especialidades diferentes, pero complementa sus servicios con otras 2 o 3 más. Lo ideal es que, si son muchas, estén relacionadas y si son pocas, sean muy específicas. Por ejemplo: traducción médica y traducción audiovisual. O traducción de sitios web, traducción de software y traducción de videojuegos (están relacionadas, ya que pueden considerarse dentro del área de la localización).

Obviamente, sabrás traducir otros tipos de documentos de distintas áreas, pero nos estamos refiriendo a cómo vender tus servicios y cómo enfocar tus especialidades.

Por ejemplo, si una agencia ve tu perfil y estás especializado en 3 áreas diferentes en las que ellos también lo están, posiblemente tu próximo encargo sea de una de esas especialidades. Como resultado de tu buen trabajo, la agencia contará contigo en más ocasiones, momento ideal para indicarle que además de esas 3 especialidades, tienes dos más en la manga para las que pueden contar contigo. Como ya han probado que eres bueno en tu trabajo, confiarán más en tus habilidades con el resto.

 

¿Por qué es tan importante especializarse?

Aunque podría llevarnos un buen rato enumerar todos los motivos, quédate con estos dos:

  • Calidad. No es complicado entender que cuanto más sabes de un tema y más experiencia tienes, mejores serán los resultados de tu trabajo. No solo eso, sino que también con cada proyecto nuevo adquirirás más reconocimiento sobre tu especialidad. Al final, acabarás profesionalizándote en una rama concreta en menos tiempo del que te supondría si fueras un traductor generalista.
  • Competencia. Dar el salto al mundo profesional ya es difícil, no tenemos que complicarlo más de la cuenta. No hay mejor forma de diferenciarse en un mercado tan activo como el de la traducción que especializándose.

Todo suena muy bonito visto así, pero quizás consideras que es demasiado pronto para especializarte. ¿Y si ni siquiera te has graduado?

 

¿Tienes que especializarte justo al terminar la universidad?

Lo más probable es que te estés planteando tu especialización porque acabas de salir de la universidad (o estés a punto) y no sabes si seguir estudiando para conseguir un CV que te diferencie del resto.

Seguramente todos los estudiantes tienen (y han tenido) las mismas preocupaciones y expectativas que tú llegados a este punto.

¿Realmente tienes que especializarte al terminar la universidad si acabas de conseguir un título que te avala como traductor? Ampliar tus estudios, recién salido del horno, es el mejor momento que tienes para aprovechar y avanzar en tu carrera profesional.

Lo más probable es que, durante esa época, tengas menos cargas económicas, familiares y profesionales tienes. Luego puede resultarte más complicado encontrar un hueco para formarte y quizá lo dejes pasar como otras muchas cosas en la vida…

Aunque nunca es tarde, siempre hay que estar dispuesto a dedicar tiempo a formarse para mejorar el perfil profesional con el que proyectamos nuestra imagen y vendemos nuestros servicios.

Para especializarte tienes diferentes opciones:

Si no lo haces así, será el tiempo el que pondrá todo en su sitio y te lleve por unos derroteros u otros. Quizá consigues un buen cliente que te ofrece un tipo de traducciones en las que eres bueno y ese tipo de traducciones se convierten en tu especialidad dentro de un tiempo. ¡Qué mejor formación que esa! Aunque no suele ser tan común.

 

¿Cómo elegir tu especialización?

Antes de matricularte en un máster o en un curso, deberías plantearte esta pregunta para elegir una especialidad: «¿con qué tipo de textos no me cansaría si estuviera traduciendo cinco o seis horas diarias?». Esa debería ser tu primera especialidad. Aunque, acto seguido te preguntas: «pero, ¿tendrá salidas? ¿Merecerá la pena?».

Y es que no todas las especializaciones ofrecen las mismas oportunidades. Sin embargo, todo depende de la suerte que tengas en tu carrera y del tipo de clientes con los que te encuentres.

Las especialidades con más demanda siempre serán las más habituales (traducción médica, traducción jurídica, localización, traducción audiovisual, etc.), aunque siempre surgen nuevas especialidades que se engloban en mercados emergentes y que puedes aprovechar (transcreación, posedición, etc.). Incluso, si has estudiado traducción, pero lo que realmente te gusta es gestionar proyectos, tienes que saber que cada vez se solicita más este perfil porque las empresas tienden a subcontratar a traductores y contratar gestores de proyectos en plantilla.

Al fin y al cabo, lo importante es que disfrutes con lo que haces (y con lo que vas a lidiar durante los próximos 30-40 años de tu vida), así que elige con cabeza y con corazón. ¿Has trabajado antes en algo que te haya parecido interesante? Quizás ya tienes cierta experiencia con un tipo concreto de textos y ese bagaje (por poco que sea) te ilumine para futuros proyectos.

En resumen, hay dos aspectos principales en los que puedes basarte para elegir tu especialización: vocación y demanda.

  • Vocación. ¿No te ha pasado nunca que estabas haciendo algo que te encanta y se te pasaban las horas volando? Pues imagínate si pudieras trabajar sin tener que estar contando las horas en tu reloj.
  • Demanda. Investiga, pregunta a profesores, traductores autónomos, gestores de proyectos de empresas de traducción y averigua qué es lo que se lleva ahora.

Lo ideal es que encuentres la manera de conectar estos dos puntos y buscar el lazo de unión: si puedes conseguir eso, tendrás tu especialización mucho más clara.

 

¿En qué tipos de traducción puedes especializarte?

¿Qué te parece si entramos ya en materia?

Veamos los tipos de traducción y campos de especialización dentro de cada uno de ellos según nuestra experiencia. Hemos incluido también algunas salidas profesionales relacionadas que pueden resultarte interesantes:

 

SECTOR DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA

  • Traducción médica
    • Tipos de textos: consentimientos informados, informes médicos, guías de práctica clínica, artículos de opinión, información para pacientes, folletos, libros y atlas médicos, etc. Así como textos específicos de cada área (medicina, ciencias de la salud, enfermería, nutrición, etc.).
  • Traducción farmacéutica
    • Tipos de textos: análisis, informes, envases y etiquetas, fichas técnicas, registro de medicamentos, ensayos clínicos, manuales de productos químicos, estudios farmacológicos, expedientes de registro, prospectos, etc. Así como textos específicos de cada área (química, bioquímica, etc.).
  • Traducción científica
    • Tipos de textos: artículos científicos o académicos, papers, abstracts, manuscritos, ponencias, conferencias, cursos, tesis, etc. Así como textos específicos de cada área (astronomía, bioquímica, robótica, ingeniería, antropología, política, etc.).
  • Traducción técnica
    • Tipos de textos: manuales de instrucciones, de usuario, de mantenimiento, de instalación, de equipamiento, de maquinaría, de software, guías de usuario, fichas técnicas, pliegos de especificaciones, patentes, etc. Así como textos específicos de cada área (automoción, aeronáutica, telecomunicaciones, electrónica, energías renovables, etc.).

 

SECTOR JURÍDICO-COMERCIAL

  • Traducción jurídica
    • Tipos de textos: contratos y acuerdos, artículos jurídicos, demandas, sentencias, autos judiciales, recursos, poderes notariales, testamentos,
  • Traducción administrativa
    • Tipos de textos: correspondencia, formularios, declaraciones (del IVA, del IRPF, etc.), certificaciones fiscales y tributarias, presupuestos, pedidos, facturas,
  • Traducción económica
    • Tipos de textos: informes de cuentas, auditorías, certificados bancarios, declaraciones fiscales, pólizas de seguros, documentación bursátil, etc.
  • Traducción financiera
    • Tipos de textos: informes (de cuentas, de inversión, etc.), balances, estudios de mercado, documentación bancaria, artículos, planes de negocio, etc.
  • Traducción institucional y para organismos internacionales
    • Tipos de textos: compedio de textos jurídico-administrativos que se producen en las instituciones públicas y privadas así como en organismos internacionales, como la Unión Europea o la ONU.
  • Traducción jurada
    • Tipos de textos: certificados (penales, de nacimiento, de empadronamieto, de notas, de defunción etc.), títulos académicos, contratos, actas (notariales, de constitución, etc.), nóminas, testamentos, etc.

 

SECTOR TURISMO

  • Traducción turística
    • Tipos de textos: guías de viaje, itinerarios, folletos, audioguías, planos, aplicaciones de móvil, etc.
  • Traducción gastronómica
    • Tipos de textos: páginas web, menús, recetas, manuales de cocina, documentales, etc. Así como textos específicos de cada área (enoturismo,

 

SECTOR MARKETING Y PUBLICIDAD

  • Traducción de marketing empresarial
    • Tipos de textos: estudios y análisis de mercado, informes, estadísticas, documentación relacionado con el departamento comercial, etc.
  • Traducción publicitaria y transcreación
    • Tipos de textos: anuncios publicitarios para campañas offline y online, banners, contenido web, contenido de artículos para blog, folletos, catálogos y fichas de producto, etc.
  • Copywriting (redacción de contenidos)
    • Tipos de documentos: redacción de páginas de inicio, páginas de venta, anuncios para Google Ads y Facebook Ads, correos electrónicos, guiones para vídeos, etc.
  • Traducción SEO
    • Tipos de documentos: listados de palabras clave, listados de URL, artículos de blog, contenido web, etc.

 

SECTOR EDITORIAL

  • Traducción editorial (ficción)
    • Tipos de textos: novelas de diferentes géneros, cómics, poesía, teatro, etc.
  • Traducción editorial (no ficción)
    • Tipos de textos: ensayos, libros, guías, manuales, artículos para revistas, textos periodísticos, etc.

 

SECTOR LOCALIZACIÓN

  • Traducción de páginas web
    • Tipos de textos: contenido de páginas web en diferentes formatos y de diferentes sectores (en realidad, cualquier sector).
  • Traducción de software y aplicaciones
    • Tipos de textos: interfaces de usuario, manuales de instrucciones, archivos de ayuda, contenido de programas en diferentes formatos, etc.
  • Traducción de videojuegos
    • Tipos de textos: in-game text, diálogos de personajes, cadenas textuales, contenido web, gráficos, manuales del juego, etc.
  • Posedición
    • Tipos de textos: textos traducidos por motores de traducción automática de diferentes sectores (en realidad, cualquier sector, aunque predomina la traducción técnica).
  • Testeo lingüístico de videojuegos
    • Tipos de textos: los mismos que para la traducción de videojuegos.

 

SECTOR AUDIOVISUAL

 

SECTOR ACCESIBILIDAD

  • Audiodescripción
    • Tipos de textos: películas, series de televisión, documentales, videos corporativos y publicitarios, cursos de formación, teatro,
  • Subtitulado accesible
    • Tipos de textos: los mismos que para la audiodescripción.
  • Rehablado (subtitulado en directo)
    • Programas en directo: eventos, noticias, ruedas de prensa, galas, teatro, etc.
  • Interpretación en LSE
    • Para lo mismo que el rehablado y para otro tipo de contenidos audiovisuales (cine, televisión, vídeos, etc.).

 

SECTOR LENGUA ESPAÑOLA

  • Corrección ortotipográfica
    • Tipos de textos: ensayos, artículos, obras literarias y cualquier contenido que requiera de este servicio.
  • Corrección de estilo
    • Tipos de textos: los mismos que para la corrección ortotipográfica.
  • Profesor de ELE
    • Ejercer como profesor de español tanto a nivel nacional como internacional.

 

SECTOR INTERPRETACIÓN

  • Interpretación consecutiva o de enlace
    • Cualquier tipo de evento que requiera esta modalidad: reuniones, visitas guiadas, conferencias, cursos de formación, juzgados, hospitales, etc.
  • Interpretación simultánea
    • Cualquier tipo de evento que requiera esta modalidad, generalmente congresos y conferencias donde disponen de cabinas de interpretación.
  • Interpretación telefónica o a distancia por videoconferencia
    • Cualquier tipo de evento que requiera esta modalidad, generalmente se aplica a los servicios públicos y empresariales.

 

Es una lista un poquito larga, pero es para que tengas en mente todas las opciones posibles. Visto esto, vamos a sacar algunas conclusiones.

La especialización es una decisión que solamente puedes tomar tú. Pero, como decíamos antes, puedes probar y probar hasta que averigües cuál es tu propósito.

Ahora te toca a ti, que ya nos hemos enrollado bastante. 😉

¿Tú también estás pensando en especializarte? ¿Cuál de estas ramas te llama más la atención?

Si ya has pasado por esta fase, ¿cómo decidiste cuál sería tu especialización? ¿Tienes algún consejo para tus compañeros?

No te lo guardes, ¡cuéntanoslo en los comentarios!

 

 

Megalistado de revistas especializadas en traducción e interpretación

Megalistado de revistas especializadas en traducción e interpretación

¿Quién se libra de querer estar a la última con las noticias del sector? Seguramente ninguno de nosotros.

A día de hoy, si no conoces todo lo que se mueve en la industria de la traducción, te quedas atrás. Miras Twitter y LinkedIn todos los días, repasas las noticas de asociaciones y empresas, no te pierdes ni un artículo sobre traducción, etc. Estupendo, aunque, si realmente quieres estar al tanto de las últimas novedades, una de las mejores fuentes de información siempre serán las revistas especializadas en traducción e interpretación.

Si te dedicas (o quieres dedicarte) a la traducción, las revistas no pueden faltar entre tus mejores recursos. La variedad es tan grande que impresiona. Podemos encontrar desde revistas más generales, que abarcan un poco de todo, a publicaciones mucho más específicas. Algunas se centran en las novedades de los últimos años (y los venideros) y otras llevan décadas publicándose.

¿La mayor ventaja?

Se trata de publicaciones periódicas, por lo que están constantemente renovándose. Es casi imposible que se te escape ninguna novedad dentro del sector. Te ayudarán a conocer al dedillo cómo funciona la industria de la traducción y, aunque algunas de ellas han dejado de publicar asiduamente, son una gran fuente de referencia.

Las listas de revistas especializadas de traducción e interpretación son interminables y se siguen sumando nuevas publicaciones cada día. Por este motivo, te hemos preparado esta MEGALISTADO de revistas de traducción, interpretación (y otros sectores relacionados) a nivel nacional e internacional.

¿Estás preparado para empaparte de ellas?

 

Revistas de traducción e interpretación en español

  1. Anuari del Trilcat (España): traducción y literatura catalana
  2. Clina (España): traducción e interpretación
  3. El Trujamán (España): traducción (se ha dejado de publicar)
  4. Entreculturas (España): traducción y comunicación intercultural
  5. Estudios de Traducción (España): traducción, investigación y literatura
  6. Hermeneus (España): traducción e interpretación
  7. Hieronymus Complutensis (España): traducción (se ha dejado de publicar)
  8. Hikma (España): traducción, lingüística y literatura
  9. Interculturalidad y Traducción (España): traducción y comunicación intercultural (se ha dejado de publicar)
  10. La Linterna del Traductor (España): traducción
  11. MonTI (España): traducción e interpretación
  12. Mutatis Mutandi (Colombia): traducción y traductología
  13. Nueva ReCIT (Argentina): traductología
  14. Onomázein (Chile): traducción, lingüística y filología
  15. Panace@ (España): traducción médica
  16. Puntoycoma (internacional): traducción institucional
  17. Redit (España): enseñanza de traducción e interpretación
  18. Revista de Traductología (España): traductología
  19. Sendebar (España): traducción e interpretación
  20. Skopos (España): traducción e interpretación
  21. Tradumàtica (España): traducción y tecnología
  22. Transfer: Revista Electrónica sobre Traducción e Interculturalidad (España): traducción e interculturalidad
  23. Transletters. International Journal of Translation and Interpreting (España): traducción e interpretación
  24. Vasos Comunicantes (España): traducción literaria
  25. Viceversa (España): traducción

 

Revistas de traducción e interpretación en otros idiomas

  1. Across Languages and Cultures (Hungría): traducción e interpretación
  2. American Journal of Translation Studies (Estados Unidos): traducción
  3. Approaches to Translation Studies (Holanda): traducción
  4. Asia Pacific Translation and Intercultural Studies (internacional): traducción y comunicación multicultural
  5. Atelier de Traduction (Rumanía): traducción y traductología
  6. Babel (Holanda): traducción, interpretación y terminología
  7. Belas Infiéis (Brasil): traducción
  8. Between the Original and the Translator (Między oryginałem a przekładem) (Polonia): traducción, lingüística y filología
  9. Cadernos de Literatura em Tradução (Brasil): traducción literaria
  10. Cadernos de Tradução (Brasil): traducción
  11. Chinese Science & Technology Translators Journal (Zhongguo Keji Fanyi) (China): traducción
  12. Chinese Translators Journal (Zhongguo Fanyi) (China): traducción
  13. Circuit (Canadá): traducción, interpretación y terminología
  14. Compilation and Translation Review (Bianyi luncong) (Taiwán): traducción
  15. CONFLUÊNCIAS: Revista de Tradução Científica e Técnica. (Portugal): traducción científica y técnica (se ha dejado de publicar)
  16. Cultura e Tradução (Brasil): traducción, lingüística y literatura
  17. Current Trends in Translation teaching and E-learning (Finlandia): traducción y enseñanza
  18. Écran Traduit (Francia): traducción y adaptación audiovisual
  19. Équivalences (Bélgica): traducción, interpretación y traductología
  20. Exchanges: Journal of Literary Translation (Estados Unidos): traducción literaria
  21. Forum: Revue Internationale d’Interprétation et de Traduction (Corea del Sur): traducción e interpretación
  22. Il Traduttore Nuovo (Italia): traducción
  23. In Other Words: The Journal for Literary Translators (Reino Unido): traducción literaria
  24. Indian Journal of Comparative Literature & Translation Studies (India): traducción y literatura
  25. International Journal of Comparative Literature and Translation Studies (Australia): traducción y literatura
  26. International Journal of English Language and Translation Studies (Libia): traducción, lingüística y literatura
  27. International Journal of Translation (India): traducción
  28. Interpreting (Holanda): interpretación
  29. inTRAlinea: Online Translation Journal (Italia): traducción e interpretación
  30. Invitation to Translation Studies (Japón): traducción
  31. JoSTrans: journal of specialized translation (Reino Unido): traducción
  32. Journal of Translation Studies (Beon’yeoghag yeon’gu) (Corea del sur): traducción
  33. Journal of Translation Studies (Hong Kong): traducción (se ha dejado de publicar)
  34. Journal of Translation Technology (China): traducción y tecnología
  35. Language Learning & Technology (Estados Unidos): enseñanza y tecnología
  36. Língua: Revista Digital sobre Traduçao (Portugal): traducción
  37. Linguistica Antverpiensia (Bélgica): traducción y lingüística
  38. Machine Translation (Holanda): traducción automática
  39. Meta: Journal des Traducteurs (Canadá): traducción y traductología
  40. Metamorphoses: a Journal of Literary Translation (Estados Unidos): traducción literaria
  41. MT News International: traducción automática
  42. mTm: Minor Translating Major, Major Translating Minor, Minor Translating Minor (Grecia): traducción
  43. New Voices in Translation Studies (internacional): traducción e investigación
  44. Norwich Papers (Reino Unido): traducción literaria
  45. Palimpsestes (Francia): traducción
  46. Papers Lextra: Revista electrònica del Grup d’Estudis Dret i Traducció (España): traducción y derecho (se ha dejado de publicar)
  47. Parallèles: Cahiers de l’Ecole de Traduction et d’Interprétation de l’Université de Genève (Suiza): traducción e interpretación
  48. Perspectives: Studies in Translation Theory and Practice (Reino Unido): traducción y mediación intercultural
  49. Polissema (Portugal): traducción e interpretación
  50. Quaderns: Revista de Traducció (España): traducción e interpretación
  51. Rivista Internazionale di Tecnica della Traduzione (Italia): traducción y terminología
  52. Scientia Traductionis (Brasil): traducción
  53. Senez (España): traducción y pragmática
  54. Studii de Gramatică Contrastivă (Rumanía): gramática contrastiva
  55. T&I Review (Corea del Sur): traducción e interpretación
  56. Target (Holanda): traducción
  57. Tepis (Polonia): traducción jurídica y jurada
  58. The AALITRA Review (Australia): Traducción literaria
  59. The Bible Translator (Reino Unido): traducción bíblica
  60. The Interpreter and Translator Trainer (Reino Unido): traducción e interpretación
  61. The Interpreters’ Newsletter (Italia): interpretación
  62. The Journal of Interpretation (Estados Unidos): interpretación
  63. The Translator Studies in Intercultural Communication (Reino Unido): traducción y comunicación intercultural
  64. TradTerm (Brasil): traducción y terminología
  65. Tradução & Comunicação (Brasil): traducción y comunicación
  66. Tradução em Revista (Brasil): traducción e interpretación
  67. Traduire (Francia): traducción
  68. Tradurre (Italia): traducción
  69. Traduzires (Brasil): traducción
  70. Trans-kom (Alemania): traducción y comunicación técnica
  71. Trans: Revista de Traductología (España): traductología
  72. Translating Today (Reino Unido): traducción (se ha dejado de publicar)
  73. Translatio (Brasil): traducción, literatura y cultura
  74. Translation & Interpreting (Australia): traducción e interpretación
  75. Translation and Literature (Reino Unido): traducción y literatura
  76. Translation Ireland (Irlanda): traducción
  77. Translation Journal (Estados Unidos): traducción
  78. Translation Studies (Rumanía): traducción e investigación
  79. Translation Today (India): traducción
  80. Translation Watch Quarterly (Australia): traducción e interpretación (se ha dejado de publicar)
  81. Translation, Cognition & Behavior (Holanda): traducción e investigación cognitiva-conductual
  82. Translationes: Revue de Traduction et Traductologie (Rumanía): traducción y traductología
  83. Translatologia (Eslovaquia): traducción, interpretación y terminología
  84. Transst: An International Newsletter of Translation Studies (Israel): traducción
  85. TTR Traduction, Terminologie, Rédaction (Canadá): traducción, terminología y redacción
  86. Tusaaji (Canadá): traducción
  87. Two Lines (Estados Unidos): traducción
  88. Vertimo Studijos (Lituania): traducción e interpretación
  89. Visat (España): traducción literaria y literatura

 

Revistas de otros sectores relacionados con la traducción

  1. [sic]: A Journal of Literature, Culture and Literary Translation (Croacia): traducción, literatura y cultura
  2. 1611 – Revista de Historia de Traducción (España): historia de la traducción
  3. Acta Universitatis Carolinae – Philologica (República Checa): lingüística y literatura
  4. Adversus (Argentina): semiótica y lingüística
  5. AILA Review (Holanda): lingüística aplica y filología
  6. Alpha – Revista de Artes, Letras y Filosofía (Chile): filología y humanidades
  7. Anuari de Filologia. Llengües i Literatures Modernes (España): filología y literatura
  8. Applied Language Learning (Estados Unidos): enseñanza
  9. Applied Linguistics (Reino Unido): lingüística aplicada
  10. Babel A.F.I.A.L. (España): filología
  11. Babilónia (Portugal): lenguaje y humanidades
  12. Babylonia (Suiza): enseñanza
  13. Banque des mots (Francia): terminología
  14. Bulletin of Chinese Linguistics (Estados Unidos): lingüística
  15. Cahiers du GEPE (Francia): sociolingüística
  16. Canadian Journal of Applied Linguistics = Revue Canadienne de Linguistique Appliquée (Canadá): lingüística aplicada
  17. Canadian Journal of Linguistics = Revue Canadienne de Linguistique (Canadá): lingüística
  18. Canadian Modern Language Review (Canadá): lenguaje e idiomas
  19. Forma y Función (Colombia): lingüística
  20. Hermes (Dinamarca): comunicación empresarial
  21. Ibérica (España): lenguaje y filología
  22. Íkala: Revista de Lengua y Cultura (Colombia): lenguaje y cultura
  23. International Journal of Literary Linguistics (IJLL) (Alemania): lingüística y literatura
  24. Languages (Suiza): lenguaje
  25. Lengua y Migración (España): lingüística, sociolingüística y migración
  26. Letras (Costa Rica): lenguaje y literatura
  27. Linguamática (Portugal): procesamiento del lenguaje
  28. Linguística (Portugal): lingüística
  29. Localisation focus (Irlanda): localización
  30. MediAzioni (Italia): lenguaje y cultura
  31. Modern Languages Open (Reino Unido): lenguaje
  32. Porta Linguarum (España): lenguaje y didáctica
  33. Puentes: Hacia Nuevas Investigaciones en la Mediación Intercultural (España): mediación intercultural (se ha dejado de publicar)
  34. Revista de Lingüística y Lenguas Aplicadas (España): lingüística aplicada
  35. Revista Española de Lingüística Aplicada (España): lingüística
  36. Revista Internacional de Lenguas Extranjeras (España): lingüística aplicada y lenguaje
  37. Terminàlia (España): terminología
  38. Terminology | International Journal of Theoretical and Applied Issues in Specialized Communication (Holanda): terminología
  39. Terminology Science and Research: Journal of the International Institute for Terminology Research (internacional): terminología
  40. The Linguist: Journal of the Institute of Linguists (Reino Unido): lingüística
  41. Tonos Digital (España): filología
  42. Transcultural (Canadá): lenguaje y cultura
  43. VIAL: Vigo International Journal of Applied Linguistics (España): lingüística aplicada

 

Aunque pareciera que este momento no iba a llegar nunca, ¡aquí termina la lista! Ha sido un poco larga, ¿no? Pero seguro que había algunas que no conocías (desde luego, aquí hay fuentes de sobra).

¿Conocías alguna de las revistas de traducción e interpretación que ves aquí? ¿Las seguías? Después de leer este artículo, ¿con cuál te quedas? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Por cierto, si echas alguna revista en falta, menciónala en un comentario. Así conseguiremos hacer crecer esta lista entre todos.

 

 

Salidas de la carrera de filología inglesa: ¿hay vida ahí fuera?

Salidas de la carrera de filología inglesa: ¿hay vida ahí fuera?

Recibimos decenas de mensajes diarios y algunas de las preguntas que nos hacen muy a menudo son:

«¿Qué puedo hacer ahora que he terminado la carrera de filología
«¿Qué salidas de filología son las más interesantes?»

Ya sea filología inglesa, hispánica o de cualquier otro idioma, es siempre una cuestión que llega en ciertos momentos de la vida del estudiante. Todas las facultades tienen una sección en su página web donde te ofrecen una lista detallada de todas las salidas profesionales de filología inglesa. Aún así, siguen surgiendo las mismas dudas todos los años.

¿Por qué?

El problema es que llevas toda la carrera pensando qué pasaría cuando llegara este momento. En la facultad, por lo general, te inducen a pensar que tus únicos dos caminos serán la enseñanza y la investigación. Pero, ¿y si eso no es para ti? ¿Qué ocurre con los alumnos que quieren hacer algo diferente?

Ahí es donde se siembran las dudas y el miedo a salir al mundo laboral. Entonces, todos nos hacemos la misma pregunta: ¿hay vida después de estudiar filología?

En dos palabras: definitivamente, sí.

Seguramente entraste en la carrera de filología por alguno de estos motivos: te apasionan los idiomas, se te da bien escribir, te encanta el mundo de las letras y la comunicación o querías estudiar traducción y por cualquier motivo no fue posible.

Llevas años especializándote en eso que más te gusta: idiomas, corrección, redacción, comunicación… ¿No te parece un gran punto de partida? ¡Eres todo un profesional de la lengua! Es el momento de ponerse las pilas.

Lo mejor, es que tienes una enooooooorme cantidad de posibilidades:

  • Profesor/a de ELE
  • Profesor/a de secundaria, etc.
  • Traductor/a
  • Redactor/a
  • Corrector/a de ortografía o estilo
  • Editor/a
  • Gestor/a cultural
  • Guía turístico/a
  • Mediador/a intercultural
  • Asesor/a lingüístico/a
  • Community Manager
  • Gestor/a de contenidos
  • Copywriter
  • Etc.

Pero para que te hagas una idea, vamos a entrar en materia y a contarte las salidas más interesantes. Comenzaremos con lo que nos toca más de cerca: la traducción.

 

Salidas de filología: traducción e interpretación

Cuando llega la hora de elegir lo que vas a estudiar, muchos descartan Traducción e Interpretación por ideas (a nuestro parecer) equivocadas (dificultad, requisitos inalcanzables, exigencias…). Nada más lejos de la realidad.

Quizá, tú también te lo planteaste y al final te has dado cuenta de que filología no tenía todo lo que tú estabas buscando y por eso ahora te sientes un poco perdido. ¿Y si tu vocación se esconde en el sector de la traducción?

En una profesión tan necesaria como la traducción, siempre serán bienvenidos nuevos profesionales de otras ramas que ofrezcan plena calidad en sus servicios. El mundo en el que vivimos está en constante intercambio de información y por eso la figura del traductor cada vez está más solicitada.

¿Te da un poco de respeto el temido término «intrusismo laboral»? Olvídate de eso, no todos los traductores que ejercen profesionalmente han estudiado la carrera. Sin ir más lejos, personajes de la traducción muy queridos y conocidos como Xosé Castro, Quico Rovira-Beleta, etc., llegaron al sector por ser buenos en su trabajo y ser valorados por sus clientes. Al fin y al cabo, si eres bueno en lo que haces, tendrás futuro.

Evidentemente vas a necesitar formación específica. Tenemos que acabar con la idea de que para traducir solo necesitas dominar los idiomas en cuestión. Es cierto que es necesario manejar tu idioma nativo a la perfección, además de un idioma de trabajo en el que tengas al menos un C1. No obstante, con una buena formación y bastante práctica podrás convertir la traducción en tu forma de vida.

Para dar tus primeros pasos, puedes ir pensando en tu especialización, investigar un poco y empezar tu formación, ya sea en universidades o en escuelas de traducción como la nuestra. No dejes escapar la ocasión de pedir consejo y orientación a los demás profesionales. La inmensa mayoría estarán encantados de ayudarte a conocer un poco más qué se cuece en este mundo. Ante todo, confía. Que no te asuste cambiar de enfoque, aquí hay sitio para todos.

 

Salidas de filología: enseñanza

Hay quien lo tiene claro desde un primer momento: su objetivo es enseñar. Otros lo van descubriendo con el tiempo sin ni siquiera esperarlo.

La docencia es muy popular entre las primeras opciones profesionales de los recién graduados en filología. Siempre hay un hueco en una academia, en el extranjero, dando clases particulares… Pero, si quieres ir más allá y dedicarte a la enseñanza profesionalmente, hay algunas cosas que deberías saber.

Si quieres dar clase en centros privados de secundaria (que ofrezca títulos públicos), necesitarás la titulación del MAES. Si tu meta está en los centros públicos, deberás superar, además, las oposiciones sobre las que tanto te han hablado. Para dar clase en centros privados (que no están concertados), los requisitos varían de uno a otro, por lo que tendrás que investigar y moverte mucho para entrar en bolsas de trabajo y similares.

Para la enseñanza en universidades hay distintos niveles: desde ayudante a profesor emérito. Si quieres empezar como ayudante, debes ser estudiante de doctorado. Otra posibilidad es acceder como profesor asociado o interino, para lo que no necesitas doctorado ni acreditaciones, aunque lo suelen valorar como méritos.

Por último, una de las elecciones más populares entre los estudiantes de filología hispánica es la enseñanza de español como lengua extranjera. Si lo que te interesa realmente es probar suerte en el extranjero, esta es la mejor opción para ti. Muchos graduados deciden viajar al extranjero como auxiliares de conversación o formarse como profesor de ELE con un curso o máster especializado.

Como ves, en este sector las opciones no son pocas. Lo ideal es que investigues un poco y pruebes lo que más te interesa.

 

Salidas de filología: comunicación

Podríamos decir que después de la carrera te has vuelto un experto (o casi) en comunicación y eso tiene mucho mérito.

Actualmente muchas empresas luchan por encontrar profesionales para la mediación cultural y lingüística en sus departamentos de exportación, comunicación, información… Este papel no ha dejado de ganar fuerza con los años.

Esto es para los enamorados del mundo empresarial, el intercambio entre culturas, los viajes… Todo depende del enfoque que le des. Suena bien, ¿no?

 

Salidas de filología: publicidad, marketing y redacción

Puede que estés pensando «ni que yo fuera Don Draper». Lo sabemos, parece una locura que puedas dedicarte a nada parecido a esto viniendo de estudiar una filología. ¡Anda ya!

Ahí fuera hay un mundo que necesita más que nunca copywriters, redactores, community managers, content managers… ¿No lo ves cada viernes en nuestras #OfertitasCalentitas?

Ahora mismo, en la red prima la comunicación fluida con tus lectores y la experiencia de usuario. Y para conseguirlo necesitan a gente que escriba, que entienda y que se comunique a la perfección.

Incluso puedes combinarlo con la traducción y pasarte a la transcreación y la traducción publicitaria.

Si te apasiona el mundo del marketing, las redes sociales, etc., no encontrarás una opción mejor. Especialmente en el enorme universo del marketing digital surgen nombres nuevos cada día para puestos que antes no existían. Vas a necesitar formación específica sobre marketing digital, SEO, etc. Pero es un sector apasionante. Así que, si lo tienes claro, ponte las pilas y adelante. ¿Qué te apuestas a que también hay un lugar para ti?

Parece que ha quedado claro que el mundo no se acaba cuando sales de la universidad. De hecho, con ambición y trabajo, todo puede ir a mejor y ponerse mucho más interesante de lo que parecía en un principio.

Aunque el mundo laboral de un poco de miedo y te hayan hecho pensar que tu futuro está escrito y no pinta muy bien… Olvídate, es muy probable que tengas más opciones que la mayoría. Solo tienes que encontrar lo que te gusta de verdad.

 

Un último consejo

Ahora que acabas de graduarte, todo parece una aventura (y poco segura, además), pero el mundo es muy grande y siempre va a ver un puesto con tu nombre. No te frenes, encuéntralo y vuélcate.

Antes de terminar, nos quedamos con un par de preguntas que nos dan mucha curiosidad:

  • ¿Cuál de todas estas salidas te parece más «tentadora»? ¿Te animarías a dar el paso?
  • ¿Has estudiado filología y ahora estás trabajando en alguno de estos puestos? ¿Cómo fueron las primeras experiencias?

No te quedes a medias. Expláyate en los comentarios y comparte tu experiencia. Seguro que a más de uno le echas una mano para decidirse. 😉

 

Se avecinan nubes negras para aquellos que facturan a través de Factoo

Se avecinan nubes negras para aquellos que facturan a través de Factoo

[ACTUALIZADO 17/08/17]

Las últimas noticias confirman que Empleo ha descalificado a Factoo como cooperativa de trabajo asociado.

Y, es que hace unos días, nos enteramos a través de algunos afectados de que se ha demandado (no queda claro el demandante) la irregularidad en la forma de trabajar de la cooperativa de trabajo asociado Factoo. Debido a esta acción, Trabajo ha comenzado a inspeccionar a algunos asociados de la cooperativa y a reclamar las cuotas de autónomos con un recargo del 20 % de todos los meses que han realizado facturas a terceros a través de ella.

Lejos de entrar en opiniones, queremos compartir con vosotros algunas de las noticias que han aparecido en prensa para que estéis al tanto de la situación e informaros de los grupos que se están creando en Internet para gestionar la situación, buscar soluciones y compartir experiencias.

 

Noticias relacionadas:

 

Web creada por los afectados:

 

Grupo de Facebook creado por los afectados:

Sin duda, esto es un síntoma más de que la situación actual de los autónomos en España está muy alejada de las necesidades que tenemos y de las posibilidades económicas de aquellos que desean empezar a trabajar en su sector por cuenta propia.

Si tenéis más información al respecto o queréis compartir vuestra experiencia, agradecemos vuestros comentarios.

 

 

Consejos para traductores después de la Universidad

Consejos para traductores después de la Universidad

Aprovechamos esta entrada para compartir con vosotros este documental sobre consejos para traductores, hecho por estudiantes de Traducción e Interpretación de la Universidad de Alicante, que reúne a varios profesionales con dilatada experiencia en el mercado para debatir sobre temas de interés para los recién licenciados con el objetivo de favorecer su inserción en el mundo laboral.

Damos desde aquí las gracias a sus autores (Javier Beitar, Lucia Dirodi, Celia García y Marina López) así como a los profesionales que amablemente han participado en él (Irene Carratalá, María Abad, Verónica González, Patrick Martínez y Xosé Castro).

Aquí tenéis el vídeo completo.

Consejos para traductores después de la Universidad

¿Qué te ha parecido el vídeo? Quizá podrías aprovechar los comentarios de este blog para dejar tu opinión y para dejar tus consejos para traductores que acaban de terminar la carrera. Muchas veces es necesario que escuchemos a los que ya están donde nosotros queremos llegar a estar en un futuro para poder seguir sus pasos y motivarnos. ¿No lo crees? Cualquier consejo o comentario será bienvenido ya que este blog lo leen muchos traductores en busca de orientación laboral y de formación.

¡Muchas gracias!

 

 

Libros en los que salen traductores

Libros en los que salen traductores

Queremos iniciar nuestra nueva serie de artículos dedicados a la traducción literaria con una colección de títulos que no van de traductología, ni de gramática comparada o lingüística aplicada a la causa traductora.

Ni siquiera queremos traer libros escritos por compañeros traductores, que hay muchos y muy buenos.

Queremos presentaros nuestra colección de libros en cuyo argumento la figura del profesional de la traducción desempeña un papel importante como personaje.

En ocasiones, los que hemos tenido la suerte de traducir textos literarios hemos sentido la tentación de enmendar el texto original, de mejorarlo y darle nuestro toque personal.

A veces conseguimos compartir este punto de vista con el autor pero normalmente no se nos concede este deseo.

Se nos «condena» a redactar en la sombra lo que otra persona ha compuesto para un público que, muy posiblemente, nosotros conozcamos mucho mejor que el escritor original. Sabemos bien qué es lo que espera y cómo desea disfrutar de una buena novela.

Por no mencionar los equipos de traductores literarios, en los que todos trabajan en la misma novela y solo el líder del grupo firma la traducción.

Por supuesto, no queremos incitar a ningún compañero a traicionar al autor y hacer un libro B que poco o nada tenga que ver con la versión original. Aunque sí os recomendamos desquitaros con la lectura de una novela corta que bien podría llevar el subtítulo de «Una dulce venganza».

 

Todo empezó con Los negros del traductor

Hablamos de Los negros del traductor, de otro compañero de profesión llamado Claude Bleton, traductor del español al francés de autores como Carmen Martín Gaite, Juan Marsé o Antonio Muñoz Molina.

Libros en los que salen traductores

En su obra, Bleton le da la vuelta a la tortilla y con una gran carga de humor, cinismo, persecuciones, muertes y todos los elementos de una buena obra policíaca, presenta el hipotético caso de un traductor (Aaron Janvier) que escribe maravillosas obras en francés y que obliga a los escritores famosos de la época a firmar como autores originales y a redactar lo mismo que el protagonista ha creado en la lengua en la que la obra será vendida como traducción, sin poner ningún tipo de condición.

Lo más curioso de esta historia es que el traductor, siendo el mejor redactor de toda Francia, decide seguir apareciendo en los libros que él mismo escribió como el traductor y no como el escritor.

 

¿Tanto amamos a nuestra profesión?

¿Tanto nos gusta ser traductores que, aunque tengamos una gran idea, preferimos quedar como los «segundones»?

Muchas veces hemos oído que la mejor forma de saber si en un grupo de personas hay un profesional de la traducción es no hacer nada. Tarde o temprano, el traductor terminará proclamando a los cuatro vientos que se dedica al noble arte de hacer que dos personas con idiomas distintos, con culturas distintas, con propósitos distintos… sean capaces de comunicarse de forma tan certera que ni siquiera repararan que flotaba en el aire la esencia de un humilde trujamán.

 

Los libros están para inspirarnos, así que inspirémonos

Lo que empezó con una lectura curiosa de Los negros del traductor acabó con una lista de lecturas pendientes en las que aparecieran personajes traductores e intérpretes.

Y todo porque, de vez en cuando, no está mal ver lo que cuentan de uno en la ficción, ¿no crees?

Si por casualidad estás buscando qué novela devorar próximamente, prueba con esta lista de libros en los que aparecen traductores:

  1. 62 modelo para armar, de Julio Cortazar
  2. Alphabet of Thorn, de Patricia A. McKillip
  3. Amor en V.O., de Carla Crespo
  4. Bajo la red, de Iris Murdoch
  5. Bell Canto, de Ann Patchett
  6. Cómo aprendí a leer, de Agnès Desarthe
  7. Corazón tan blanco, de Javier Marías
  8. Di sencoda mano, de Laura Bocci
  9. Diario para un cuento, de Julio Cortazar
  10. Don’t you want me, de India Knight
  11. Dos veranos, de Erik Orsenna
  12. El club Dante, de Matthew Pearl
  13. El congreso de literatura, de César Aira
  14. El desierto malva, de Nicole Brossard
  15. El futuro fue ayer, de Torcuato Luca de Tena
  16. El intérprete griego, de Arthur Donan Coyle
  17. El jinete polaco, de Antonio Muñoz Molina
  18. El libro de las ilusiones, de Paul Auster
  19. El mon de Joan Ferrer, de Cèsar-August Jordana
  20. El naranjo, de Carlos Fuentes
  21. El oficio de sobrevivir, de Marcelo Damiani
  22. El pasado, de Alan Pauls
  23. El segundo hijo del mercader de sedas, de Felipe Romero
  24. El testamento de O’Jaral, de Marcello Cohen
  25. El traductor de Blumemberg, de Juan Mayorga
  26. El traductor de Cambridge, de Fernando Báez
  27. El traductor, de Daoud Hari
  28. El traductor, de Jovi Lozano-Seser
  29. El traductor, de Salvador Benesdra
  30. El traductor, de Ward Just
  31. El último mono, de Lluís María Todó
  32. El último vuelo del flamenco, de Mia Couto
  33. El vecino de abajo, de Mercedes Abad
  34. El viajero del siglo, de Andrés Neuman
  35. Enterrar a los muertos, de Ignacio Martínez de Pisón
  36. Escrito en el cuerpo, de Jeanette Winterson
  37. Finalmusik, de Justo Navarro
  38. Grand felicity, de Mª Asunción Piernavieja
  39. Historia del cerco de Lisboa, de José Saramago
  40. Hotel Iris, Yoko Ogawa
  41. La canción de los misioneros, de John Carre
  42. La casa alemana, de Annette Hess
  43. La casa del lago de la luna, de Francesca Duranti
  44. La caverna de las ideas, de José Carlos Somoza
  45. La Daronne, de Hannelore Cayrse
  46. La historia de amor, de Nicole Krauss
  47. La insensata geometría del amor, de Susana Guzner
  48. La lengua robada, de Sheri Holman
  49. La mujer de papel, de Rabih Alameddine
  50. La mujer zurda, de Peter Handke
  51. La straduzione, de Laura Pariani
  52. La traducción, de Pablo de Santís
  53. La traductora, de Leila Aboulela
  54. La traductrice de sentiments, de Hélène Rioux
  55. La vida agria, de Luciano Biancardi
  56. Last Night, de James Salter
  57. Lo que mueve el mundo, de Kirmen Uribe
  58. Los diez del Titanic, de Javier Reyero, Cristina Mosquera y Nacho Montero
  59. Lost in translation, de Nicole Mones
  60. Martutene, de Ramón Saizarbitoria
  61. Meteoro, de Mireya Hernández
  62. P., de Banan Yoshimoto
  63. No se hable más, de Mariano Antolín Rato
  64. Nuremberg: the reckoning, de William F. Buckley Jr.
  65. Oxígeno, de Andrew Miller
  66. Que ningú no et salvi la vida, de Flavia Company
  67. Tardes con Gaudí, de Barbara Wilson
  68. Territorio, de Miguel Sáenz
  69. Testamento mortal, de Donna Leon
  70. The Case of the Orphaned Bassoonists, de Barbara Wilson
  71. The China bride, de Mary Jo Putney
  72. The conversión, de Joseph Olshan
  73. The greek interpreter, de Max Davidson
  74. The interpreter, de Suki Kim
  75. The interpreter, de Suzanne Glass
  76. The tattooed girl, de Joyce Carol Oates
  77. The way I found her, de Rose Tremain
  78. Traduciendo el cielo, de John Crowley
  79. Transgressions, de Sarah Dunant
  80. Translation is a love affair, de Jacques Poulin
  81. Travesuras de una niña mala, de Mario Vargas Llosa
  82. Tu rostro mañana, de Javier Marías
  83. Tubabaja se largó, de Paolo Nori
  84. Twist, de Harkaitz Cano
  85. Vengeance du tradcuteur, de Brice Matthieussent
  86. Versión original. Memorias literarias narradas a Oleg Dorman, de Lilianna Lunguiná
  87. Ways to disappear, de Idra Novey

 

¡Y hasta aquí la lectura!

Aunque no sin antes preguntarte: ¿qué otros libros conoces en los que salen traductores como personaje principal

 

 

Cómo encontrar trabajo en traducción literaria con una propuesta editorial

Cómo encontrar trabajo en traducción literaria con una propuesta editorial

Pocos son los estudiantes de traducción e interpretación que no sueñan con dedicarse a la traducción literaria cuando comienzan la carrera.

Aunque con el tiempo suelen disiparse estas aspiraciones tras conocen lo difícil que resulta acceder a este sector, la complejidad que entrañan este tipo de traducciones y la escasa remuneración que se recibe por estos encargos.

Es cierto que pocos colegas viven únicamente de la traducción literaria, del mismo modo que casi nadie vive únicamente de la traducción jurada, ni de la interpretación de conferencias, ni de la traducción audiovisual, ni de ninguna otra especialidad en concreto.

Normalmente los traductores autónomos intentamos abarcar todos los sectores posibles para llegar a más clientes y poder lograr una mayor facturación a final de mes.

 

Pero ¿cómo empiezas a buscar clientes de traducción literaria?

En la traducción editorial —la que va destinada a la publicación en libro físico o digital— hay dos formas principales para encontrar clientes: una pasiva y otra activa.

La primera consiste en distribuir nuestro currículum a todas las editoriales que nos interesen y esperar a que se pongan en contacto con nosotros.

La segunda consiste en ponernos manos a la obra y presentar una propuesta editorial de una obra no editada en nuestra lengua materna para que se edite con nuestra traducción, y es sobre esta estrategia sobre lo que vamos a tratar a continuación.

 

«Cuéntame más sobre esa propuesta»

Decidí investigar esta estrategia laboral mientras leía un cómic de Deadpool, anteriormente conocido como Masacre o el Mercenario Bocazas, en el que el protagonista hacía precisamente eso, proponer a una editorial la traducción del chino al inglés de El arte de la guerra del famoso estratega militar chino Sun Tzu.

Como se puede ver en la imagen del cómic —propiedad de Marvel— a Deadpool le rechazan la propuesta en primera instancia, entre otros motivos, porque es una obra «requetetraducida» a todos los idiomas y con infinidad de versiones, incluso existe una versión de El arte de la guerra para emprendedores.

En este caso es la empleada de la editorial quien propone que aporte algo nuevo para que puedan aceptar la publicación de su traducción, pero no te voy a desvelar qué ocurre al final.

Lo que sí te voy a contar es cómo armarte de razones para convencer a la editorial de que traes un buen proyecto de traducción literaria.

Traducción literaria y editorial

Para hacer una buena propuesta de traducción editorial es necesario que conozcamos en profundidad la obra que pretendemos proponer:

  • Volumen de ventas en los países en los que se ha editado.
  • Público al que se dirige la obra original.
  • Público al que se pretende dirigir la traducción.
  • Críticas.
  • Premios recibidos.
  • Currículum o carta de presentación del traductor.

Tenemos que ser capaces de plantear una propuesta convincente y que interese a la editorial con la que estamos tratando. Además, es indispensable aportar un extracto de la obra traducido por nosotros, a modo de prueba de nuestro trabajo y de lo que deseamos hacer con el resto del texto.

Nuestra carta de presentación debe ser profesional: tenemos que demostrar que somos el profesional adecuado para esa tarea.

Si se trata de la traducción de un cómic, podemos aportar nuestra experiencia como lector, con títulos leídos, investigaciones y cursos de formación relacionados con la traducción literaria que hayamos realizado a lo largo de nuestra vida.

Traducción literaria de cómics

 

¿A quién debes envías tu propuesta editorial?

No podemos dejar de lado el estudio del mercado editorial porque, aunque no plantearemos la propuesta a una única editorial, debemos estar seguros de cuáles son las editoriales con mayor interés sobre el tipo de obra que pretendemos traducir, para ahorrar tiempo y esfuerzo.

Hay algunos portales que pueden serte muy útil para consultar editoriales españolas.

Por ejemplo, la base de datos del Ministerio de Cultura y Deporte, el directorio de editoriales que ofrece escritores.org, que también lo tienes a tu disposición en formato PDF y ordenados por materias aquí mismo, la lista de editoriales que forman parte de la Federación de Gremios de Editories de España (FGEE) o este artículo del blog Devoim, en el que su autora hace una recopilación manual más amplia que todas las mencionadas.

Por mucha información que pueda darte sobre cómo presentar una propuesta editorial, creo que este artículo quedaría cojo sin el punto de vista de la otra parte, del editor.

Por ese motivo, he planteado a Alex Herrero, editor y corrector, qué es lo que valora una editorial ante la propuesta de traducción que podamos plantear y qué consejos nos puede dar a los traductores. Esto es lo que me contestó:

«Tal y como está el panorama actual de la edición, cada vez son menos los títulos que las editoriales sacamos a las librerías por falta de recursos económicos y subvenciones estatales —es una lástima—, de ahí que el número de traducciones que no se hayan comprado a otros editores y agentes en las distintas ferias del libro sea muy reducido.

 

Para que la traducción figure entre las novedades de la editorial es fundamental que el profesional confíe plenamente en dicha obra y sea capaz de convencer al editor para encargarle ese trabajo. No sirve de nada que se mande un archivo con parte de la traducción y dos líneas de texto explicando la propuesta.

 

Sé que es una tarea difícil, pero en esos casos la disposición y los argumentos del traductor son herramientas fundamentales para lograrlo».

No me puedo despedir sin dar las gracias a Alex por su aportación. ¡Gracias, Alex!

Espero que toda esta información sirva de ayuda y de estímulo para todos los que no han tirado la toalla y aún desean encontrar un hueco en el precioso sector de la traducción literaria.

Por cierto, la obra de Deadpool’s art of war, que nos ha servido de ejemplo para este artículo, no está editada en español a fecha de hoy. Si eres un experto en Marvel, aquí tienes una propuesta interesante. 😉

 

 

Antigua alumna de Trágora en un congreso con su profesor

Antigua alumna de Trágora en un congreso con su profesor

Marta Franco, antigua alumna de los cursos de interpretación de Trágora Formación, acudió a trabajar como intérprete con su profesor, Gabriel Cabrera, de compañera de cabina al congreso Money Mining (minería rentable). Un seminario de dos días sobre la gestión administrativa, financiera y de recursos de una explotación minera.

Gaby-y-Marta

Al seminario asistieron representantes de todas las minas de España (administrativos, contables, geólogos, metalúrgicos…) y se trató principalmente la optimización de la explotación minera desde todos los ángulos: prospecciones, logística, rentabilidad, financiación, las distintas opciones de ampliar la corta en minas a cielo abierto o las cámaras en minas subterráneas para maximizar la producción, etc.

Según palabras de nuestro profesor Gabriel: «Ha sido un congreso muy denso que no nos ha permitido ni un momento de relax, pues la terminología de la minería es muy específica y a eso había que sumar la inmensa cantidad de cifras y cálculos matemáticos que se hacían en directo para ilustrar los casos».

Sobre Marta nos ha comentado que «se ha defendido muy bien, ha aplicado todos los conocimientos adquiridos durante la formación y le ha sacado todo el partido a su mejor herramienta de trabajo que es su voz y su facilidad para modularla y ganarse al público».

Ha demostrado que la mejor manera de ganar soltura y seguridad en interpretación es con la práctica. ¡Enhorabuena, Marta!

Una vez más nos sentimos orgullosos de los progresos profesionales de nuestros alumnos. ¡Sois unos máquinas!

¿Quieres ser el próximo en vivir una experiencia como esta y conseguir tus primeras oportunidades en el mundo de la interpretación? Puedes seguir el ejemplo de Marta y empezar por especializarte en interpretación consecutiva o simultánea.

¡Ánimo!

 

 

Una jornada de trabajo de un intérprete de conferencias

Una jornada de trabajo de un intérprete de conferencias

Gabriel Cabrera (@tuitsdegabriel), nuestro profesor de los cursos online de interpretación en Trágora Formación, ha tenido el detalle de grabar para todos nosotros un vídeo de su jornada de trabajo para que podamos ver cómo es el día de un intérprete de conferencias desde que se levanta hasta que apaga los micros.

El vídeo se grabó para compartirlo con nuestros compañeros de Lenguando (@Lenguando) en Londres.

¡Seguro que quedaron encantados!

Aunque no son los únicos, ya que esta es una pregunta que muchos se hacen cuando están dando sus primeros pasos en esta profesión.

 

¿Cómo es un día en la vida de un intérprete de conferencias?

Por suerte, tenemos a Gabriel para que nos lo muestre en primera persona. ¡Que lo disfrutes tanto como nosotros!

Gabriel nos abre las puertas de su casa desde el primer minuto de su jornada de trabajo. Suena la alarma a las 6:30, se permite un par de bostezos, enciende la cámara y empieza a contarnos lo que le espera a partir de esa hora.

Aunque este vídeo empiece en el mismo día del congreso al que nuestro compañero asistirá, su trabajo empieza mucho antes.

La preparación es un paso que jamás podemos saltarnos. Por eso, lo ideal es contar con los materiales del evento previamente para así poder saber a qué te enfrentas, investigar el tema y recopilar terminología o vocabulario que puedas necesitar.

Recuerda que la documentación y la investigación siempre ayudan a desempeñar un mejor trabajo de interpretación, pero sigamos con el día de nuestro intérprete.

Después de un muy buen despertar y una ducha rápida, toca «hacer la maleta».

Para el caso, nuestro compañero nos cuenta qué es lo que suele llevar con él en un día normal: su portátil, el material del congreso o del evento que le hayan facilitado, una libreta donde tiene vocabulario preparado para la ocasión, su agenda, papel para la toma de notas, algo de lectura para los ratos muertos, sus propios cascos para no utilizar los que ya han pasado por tantos otros intérpretes y un pequeño detalle que nunca está de más en la jornada de un intérprete, un termo con alguna bebida caliente que compartirá con su concabina para suavizar la garganta a lo largo del día. Eso sí que es un buen compañero de cabina, ¿eh?

¿Todo listo? Entonces es hora de ponerse en marcha.

Llegamos a la cabina antes de que el mismo congreso haya comenzado. Eso nos da un poco de margen para hacer algunas presentaciones mientras él y Susana Gómez, intérprete simultánea y su compañera de cabina, se preparan.

Gabriel nos muestra la cabina desde dentro, que es un poco más amplia que de costumbre. Cuenta con aire acondicionado, un teléfono (¡que no se nos olvide desconectarlo para que no suena en mitad de la interpretación!) e incluso una consola de sobra.

Hay algo que no deberíamos pasar por alto antes de ninguna interpretación y que nuestros intérpretes recalcan con mucho ímpetu: la prueba de sonido.

Es muy importante comprobar que se nos oiga correctamente y que nosotros también escuchemos con claridad al ponente para evitar sustos y complicaciones.

Bien, ya va siendo hora de pasar a la acción, ¿no?

Antes de que comience el congreso, Susana y Gabriel nos explican un poco en qué consiste el evento, el ritmo de trabajo que les espera y cómo se organizan.

Nos recuerdan que, aunque sea una interpretación sencilla, debemos apoyar y cubrir las espaldas de nuestro compañero de cabina. Por eso es vital mantener un buen nivel de atención y tomar notas de ideas complicadas (como cifras, fechas, etc.) incluso cuando es el turno de nuestro compañero.

Ahora empieza lo bueno: es el momento de respirar, concentrarse y ¡a interpretar!

Es un placer ver a nuestros compañeros en plena acción y aun más ver su satisfacción después de un trabajo bien hecho.

Cuando se apagan los micros y llega el turno de despedirse, nos confiesan que en días intensos de trabajo las cabinas de interpretación huelen a café, que a veces agradecen el momento en el que apagan todos los equipos y que lo que les espera después de esta jornada es una buena comida y un poco de distracción, ambas bien merecidas.

No todos los días puedes meterte en el traje de un intérprete de conferencias y ser testigo de cómo viven un día normal de trabajo.

Aunque una buena manera de conseguirlo y vivir de la interpretación cada día (sin tener que imaginarlo o verlo en vídeo) es haciendo nuestro curso online de interpretación simultánea. Puede ser un buen punto de partida para convertirte en intérprete profesional.

Hasta aquí ha llegado la jornada de nuestro intérprete de conferencias favorito. ¡Gracias, Gabriel!

Nos veremos en la próxima interpretación. 🙂

 

 

Google My Business para autónomos

Google My Business para autónomos

Todos debemos ser conscientes de la importancia de un buen posicionamiento en Internet para que potenciales clientes encuentren lo que están buscando en nuestra oferta de servicios cuando utilizan los buscadores. Las labores de posicionamiento comienzan desde la correcta selección de nuestras palabras clave, pasando por la optimización de nuestra web o blog, redes sociales… y por supuesto, mediante las oportunas labores de marketing en Internet. Nadie dijo que fuera fácil aparecer en los primeros resultados de Google (el buscador más utilizado) pero ahora existe una razón por la cual parece ser más fácil que nuestro nombre aparezca en los primeros resultados. ¿Cuál? Google My Business.

 

Haz SEO con Google Places

Acabo de realizar una búsqueda en Google por «traductor inglés Granada» y nos aparece este resultado:

TRADUCTOR-JURADO-GRANADA

¿Y eso?  ¿Por qué salen esos resultados antes que el resto de páginas? Porque todos estos traductores y agencias están usando Google My Business por esas palabras clave y como es un servicio ofrecido por el mismo Google, esta es su manera de premiarnos por utilizarlo. Así, el cliente puede entrar a tu web o llamarte por teléfono. Fíjate que además aparece un mapa que indica su ubicación exacta. Esta característica puede ser muy útil en muchos casos para algunos clientes que buscan la proximidad como ventaja en sus proveedores.

Si hubiera más de un traductor dado de alta con estas palabras clave aparecerían listados en el mismo lugar y en el mismo mapa. Haciendo la búsqueda por «traductor jurado inglés Madrid» y havcemos clic en «Más sitios», vemos que hay más traductores (y empresas) que se han unido a Google My Business y por eso aparecen en estos listados. Para destacar entre los 3 o 4 primeros tenemos que hacer un buen seo en Google My Business.

 

Crea una ficha en Google My Business

¿Quieres crear tu propia ficha en Google My Business? Es muy sencillo. Sigue este tutorial de Google y ¡verás como aumentan tus clientes!

 

Algunos consejos para tu ficha de Google Places:

  • No abuses de palabras clave en el título. Pon tu nombre y lo que haces como si fuera parte de tu nombre comercial para que no te penalicen.
  • Categoriza correctamente tus servicios. Las categorías es lo más importante para Google.
  • Pon un enlace hacia tu web o blog para que los potenciales clientes tengan más información sobre ti cuando vean tu ficha.
  • Aprovecha el apartado «Descripción» para describir tus servicios lo más detalladamente posible con, de nuevo, palabras clave que te identifiquen.
  • Si consigues que tus actuales clientes te recomienden en Google podrás ir escalando posiciones rápidamente.
  • Si tienes una web, incluye en ella el mapa generado por Google cuando termines el registro, así Google verá que te estás implicando también con el proceso de posicionamiento de tu web en el buscador.

¿Se te ocurre algún consejo más? Nosotros acabamos de darnos de alta en Google, si sacamos nuevas conclusiones las compartiremos en los comentarios. ¡Ah! También es una forma ideal de conocer a traductores cercanos a nuestras oficinas o domicilios. ¡Arriba el networking!

 

 

17167

Looking for 

Retirement Advice?

FREE

Download free eBook with advice from experts

17167

¿Quiere ahorrarle dinero al Estado?

FREE

Descárgate este eBook para suicidarte a los 60 años y que no tengan que pagarte la jubilación.

¡Nos encantan las personas con esta iniciativa!

¿A qué correo electrónico te lo enviamos?

Responsable: Trágora S.C.A. 

Finalidad: Gestionar tu suscripción a nuestras listas. 

Legitimación: Tu consentimiento. 

Destinatarios: Servidores de Mailchimp. 

Tus derechos: Acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

¡Solo queda un paso más!

Revisa tu correo electrónico para confirmar tu dirección.

 

 

 

 

¡Te esperamos!

IMPORTANTE: Revisa todas las carpetas de tu correo

(spam, promociones, no deseado...)