En el mercado existen varias herramientas de traducción y a la hora de invertir en una de ellas, o en formación sobre alguna en concreto, siempre nos asalta la duda de cuál cubrirá mejor nuestras necesidades.

Una de estas herramientas es memoQ. Desde el lanzamiento de la primera versión en 2005 hasta la actualidad, la popularidad de MemoQ no ha dejado de crecer y actualmente es una de las herramientas de traducción más usadas del mundo.

El éxito de memoQ radica en las ventajas que aporta a la hora de traducir, que permiten aumentar tanto nuestra productividad como la calidad de nuestro trabajo.

En primer lugar, memoQ ofrece compatibilidad con archivos bilingües y paquetes de otras herramientas de traducción. De este modo, podremos traducir o revisar paquetes o archivos de SDL Trados Studio, Wordfast o Transit.

Además, es una herramienta muy intuitiva, que nos permite trabajar más rápido y obtener grandes ventajas. Algunas de las principales funciones que ofrece son las siguientes:

  • Mejor aprovechamiento del material ya traducido. No solo podremos consultar la TM de traducción, también podremos crear un corpus con textos traducidos anteriormente y material de referencia (LiveDocs) para consultarlo a medida que trabajamos o configurar uno de los motores de traducción automática que integra memoQ.
  • Mayor coherencia terminológica y un mejor control de calidad. Es muy fácil y rápido importar nuestros glosarios en formato Excel, CSV o Multiterm a memoQ y más rápido es aún introducir términos en el glosario a medida que traducimos. memoQ controla la calidad de la traducción cada vez que confirmamos un segmento y nos avisa si hay errores de números, dobles espacios, errores de puntuación, términos que no siguen el glosario, errores ortográficos, etc. La configuración de los controles de calidad puede personalizarse y podremos comprobar nuestra traducción en cualquier fase del proceso, incluso podemos generar informes de control de calidad.
  • Proceso de traducción más ágil. Tanto la creación de proyectos como la importación de paquetes de proyectos pueden realizarse con unos pocos clics. memoQ nos permite también crear plantillas de proyectos, con las que podremos automatizar tareas (como analizar archivos o pretraducir). Aparte de esta función, contamos con otras muchas características que nos facilitarán nuestro trabajo (filtros, texto predictivo, función de búsqueda en Internet, comentarios) y si tenemos una licencia de memoQ podremos usar de forma gratuita Language Terminal, donde podremos llevar un seguimiento de nuestros proyectos.
  • Control de cambios e historial de versiones. Es muy fácil ver los cambios que se hayan realizado tanto en el archivo original como en la traducción (a partir de las revisiones). Y podremos ver para cada segmento un historial de las distintas versiones.
  • Gestión de los recursos terminológicos. En la misma herramienta podremos crear, editar, exportar o importar memorias de traducción o bases de terminológicas y alinear archivos ya traducidos para crear memorias de traducción.

En definitiva, gracias a las funciones de memoQ podremos agilizar cada fase del proceso de traducción, desde la recepción y organización del trabajo hasta la entrega final al cliente.

Si deseas sacarle el máximo partido a MemoQ, aprovecha los el curso online de memoQ de Trágora Formación y aprende a usar las funciones y características que más necesites.