• Inicio
  • No fue un error del intérprete, pero ¿a quién le importa?

No fue un error del intérprete, pero ¿a quién le importa?

Para empezar respondiendo a la pregunta del título, a nosotros, como formadores y a todos los intérpretes profesionales, como representantes de esta profesión que exige tantísimo esfuerzo y preparación, nos importa y mucho.

Los traductores e intérpretes estamos ya más que acostumbrados a escuchar críticas negativas sobre nuestra profesión, principalmente originadas por la mala praxis de pseudotraductores sin formación ni respeto hacia lo que supone trasmitir las palabras de una persona. Pero ello no implica que no nos indignemos cada vez que algún medio de comunicación carga las tintas contra nosotros.

En Trágora Formación no estimamos oportuno quedarnos de brazos cruzados ante un ataque que ha dado la vuelta al mundo por la repercusión del evento en cuestión y porque ningún medio de comunicación ha corrido para rectificar su información.

Y es que esta vez, no ha sido error del «intérprete» venezolano de la cadena Tves en la apertura de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. Ahora explicamos por qué.

Este es el vídeo que ha circulado por todo el mundo:

Como destacó nuestro invitado en el #HangoutsTrágora que celebramos sobre la traducción deportiva, Juan Pablo Sans, NO se trata de un intérprete profesional, sino del propio comentarista del programa de la televisión estatal venezolana.

Este estaba retransmitiendo la apertura de los Juegos y al llegar el momento del discurso del presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach, decidió hacer por sí mismo la interpretación simultánea con este vergonzoso resultado:

Frase original: «The selfishness is gaining ground»

Interpretación no profesional: «Los selfies están por todos lados»

Lo que habría hecho un intérprete profesional: «el egoísmo está ganando terreno»

Sin embargo, nuestra compañera de profesión, Danielys P. Fernández, nos sopla que esta cadena de televisión ya tiene un largo historial de meteduras de pata que no se acompaña de rectificaciones ni de notas de prensa en las que pidan perdón.

Durante los Juegos Olímpicos de 2012 en Londres, el comentarista gritó «unga, unga» mientras desfilaba la delegación del país africano Benín y, cuando llegó el turno de Madagascar, el presentador se despachó a gusto así: «No se crean que solo viven animales, también hay personas en Madagascar».

Y, por si fuera poco, durante las Olimpiadas de Beijing 2008, el periodista Willie Oviedo, de la misma cadena, aseguró que Michael Phelps había ganado ocho medallas de oro en Munich 1972, pero en esa época el nadador estadounidense no había nacido. Además, afirmó que esos Juegos habían sido los de Adolf Hitler, a pesar de que el genocida alemán falleció en 1945.

Desde Trágora Formación, que cuidamos de la preparación de nuestros alumnos exigiéndoles el mayor de los esfuerzos y poniendo a su disposición los profesores más cualificados, rogamos a los responsables de Tves que contraten traductores e intérpretes profesionales para mejorar su propia imagen y la de nuestra profesión.

¿Y por qué no? Les invitamos también a disfrutar de esta entrevista que realizamos a Juan Pablo Sans, traductor profesional venezolano, sobre las dificultades de la traducción de eventos deportivos.

¿QUIERES QUE TE AVISEMOS DE NOVEDADES Y OFERTAS?

Responsable del tratamiento: Trágora SCA | Finalidad: suscripción a nuestras listas | Legitimación: tu consentimiento | Destinatario: Mailchimp | Derechos: acceso, rectificación, limitación y supresión de tus datos en legal(@)tragoratraducciones.com. También puedes presentar una reclamación ante una autoridad de control.

7 Comentarios

  1. Esto prueba que no cualquiera puede hacer una interpretación y si lo hace, por lo menos debe prepararse antes de cada evento y más, si estás trabajando profesionalmente en TV. Hay que enteder nuestras limitaciones! No todos los que hablamos inglés deberían atreverse a hacer una traducción simultanea.

  2. “NO se trata de un intérprete profesional, sino del propio comentarista del programa de la televisión estatal venezolana que estaba retransmitiendo la apertura de los Juegos y al llegar el momento del discurso del presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach, decidió hacer por sí mismo la interpretación simultánea”.

    Aunque no sea intérprete profesional, si estaba haciendo por sí mismo la interpretación simultánea, era el intérprete. No deberíamos intentar negarlo o taparlo por creer que afectará mal al sector. No es malo cometer errores si sabemos aprender de ellos.

    1. Muchísimas gracias por el comentario.
      En nuestra opinión, no era “el intérprete”, sino el presentador que decidió hacer algo para lo que no estaba preparado sin haberse propuesto a sí mismo como intérprete y sin que nadie lo haya contratado para ello. Por lo tanto, consideramos que es un error del periodista. Clarísimo ejemplo del dicho «la ignorancia es atrevida» o de «meterse en camisas de once varas».
      Si este mismo periodista decidiera freír un huevo en su programa e incendiara el plató, ¿habría algún titular del tipo «El cocinero de Tves no sabe freír un huevo»? Posiblemente no. En cambio, se ha publicado en todos los medios de comunicación que el traductor/intérprete de Tves era un inepto y jamás existió ese tal intérprete, fue el periodista.
      No habríamos escrito esta entrada si se tratara de un intérprete contratado por el canal para interpretar la apertura de los Juegos y se equivocara, ahí habría que aceptar que era un compañero (licenciado o no, bien remunerado o no…) pero alguien que se ofreció y que fue contratado para hacer uno de los trabajamos más bonitos pero con mayor responsabilidad del mundo.
      Pero, por supuesto, todas las opiniones son bienvenidas.
      Un fuerte abrazo.

      1. Gracias a vosotros. Opinamos igual respecto al resultado que se obtiene cuando se pone a hacer interpretaciones a no profesionales. Seguiremos luchando por evitar éste intrusismo. ¡Un saludo, y a ver cuando os leemos algún comentario en nuestro blog!

  3. Muchísimas gracias por nombrarme en esta entrada, que será viral seguramente. La Escuela de Idiomas Modernos de la Universidad Central de Venezuela (única que forma intérpretes en el país) se enorgullece de formar profesionales de alta calidad que triunfan a nivel internacional (yo, por ejemplo). Ni el estudiante más mediocre de nuestra prestigiosa universidad, con todo y la crisis que tenemos encima, comete semejante burrada.

    Este es el resultado de la improvisación y del desmérito del que somos víctimas en Venezuela los profesionales por parte del Gobierno chavista.

    Muchas gracias por aclarar…

    1. Gracias, Juan Pablo, por el comentario:
      Estamos recibiendo muchos mensajes de compañeros profesionales venezolanos que comparten tu misma opinión.
      Un fuerte abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: Trágora S.C.A. Finalidad: Gestionar y responder a tus comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento. Destinatarios: Servidores de Siteground.
Tus derechos: Acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. 

Noticias relacionadas