¿Quieres aprender Trados Studio 2017 o Trados Studio 2015? Ahora te ofrecemos cursos online de herramientas de traduccion.

Oliver Carreira impartió este taller de Trados en Trágora Formación.

Curso-trados-2014-granada

A lo largo de los años, Trados ha sido el blanco de críticas (en muchos casos merecidas) por sus bugs de software y el elevado número de recursos necesario para su funcionamiento. Sin embargo, es justo y necesario reconocer que, en la última iteración de la plataforma Trados Studio, SDL ha conseguido ofrecer al sector una plataforma que mejora de forma clara la productividad de los profesionales.

Aunque muchos sabéis que soy fan de memoQ, no me cuesta reconocer que SDL Trados Studio 2014 es un competidor que se encuentra a la altura de las necesidades del sector. La nueva versión incluye muchas mejoras, entre las cuales pueden destacarse las siguientes:

Mejora considerable del rendimiento: en Studio 2009 o 2011, al realizar acciones como abrir y cerrar archivos o ejecutar tareas por lotes, había ocasiones en las que era necesario contar con elevadas dosis de paciencia, sobre todo en equipos de gama baja. En Studio 2014, la mejora es muy apreciable desde el minuto cero: el programa se carga en menos tiempo y la navegación, así como el procesamiento de archivos, se realiza de forma rápida y ágil. Cuando se ejecuta en equipos de gama media y alta (os escribo desde un i5 con 8 GB de RAM y un disco duro SSD), el software literalmente vuela.

Interfaz renovada: SDL ha decidido implementar en Studio la interfaz de cinta (Ribbon). Al igual que nos sucedió en su día con el salto de Office 2003 a 2007, se trata de un cambio de diseño al que es necesario acostumbrarse y que requiere conocer la nueva ubicación de los comandos que utilizamos con mayor frecuencia. Sin embargo, una vez realizada la transición, el resultado es una agrupación de comandos más lógica y un acceso más eficiente que redunda en una mayor productividad.

Complementos: todos los profesionales solemos encontrarnos con situaciones en las que, para llevar a cabo una tarea específica, recurrimos a un software diferente al que estamos usando para realizar el proyecto, principalmente por motivos de productividad. Los ingenieros de SDL han reconocido esta realidad y, por esa razón, han puesto a disposición de la comunidad la plataforma OpenExchange, donde es posible acceder a complementos que mejoran la funcionalidad de SDL Trados Studio 2014. Si bien algunos de ellos son de pago, la mayor parte de los imprescindibles está disponible de forma gratuita. Mi ejemplo favorito: el complemento del todopoderoso Xbench para Studio, que hace que el uso de esta excelente plataforma de QA sea todavía más sencillo.

Alineación: aunque es una función menor que muchos de nosotros no utilizamos con frecuencia, los alineadores son herramientas que pueden ser muy útiles. Hasta ahora, las opciones con las que contábamos incluían el alineador incluido de serie en memoQ, herramientas de terceros como bitext2tmx o el venerable WinAlign. En SDL Trados Studio 2014, contamos con un nuevo alineador, que viene a resolver los problemas que presentaba WinAlign (principalmente, problemas de reconocimiento de formatos más recientes y de estabilidad). Si bien no es la herramienta definitiva y aún necesita mejoras, es un paso bienvenido que va en la dirección correcta.

Múltiples mejoras que no son visibles a primera vista: aunque los cuatro puntos anteriores son argumentos de peso a favor del nuevo Studio, lo cierto es que no podemos olvidarnos de las pequeñas mejoras individuales que, en su conjunto, son uno de los activos más atractivos de la nueva plataforma: búsqueda de concordancia automática, QuickMerge (que permite abrir varios archivos de forma conjunta en el Editor), guardado automático, la pantalla Bienvenida, posibilidad de arrastrar y soltar archivos, etc.

¿Merece la pena adquirir esta nueva versión? Como siempre, eso dependerá de vuestra situación profesional, económica y de las demandas de vuestros clientes. Toda nueva versión de un software de traducción requiere cierto tiempo para su implementación en el sector (algo que demuestra el hecho de que sigamos encontrando clientes que usen SDLX o Trados 7). Sin embargo, en este caso, recomendaría el salto por dos motivos: la compatibilidad con Studio 2009 y 2011, así como el gran salto en términos de velocidad de trabajo. Además, en caso de duda, el software puede probarse de forma gratuita durante 30 días y, si estáis interesados en sacarle el máximo partido, no dejéis de echarle un ojo a nuestros cursos online de Trados Studio.