Todos hemos oído que es vital asistir a eventos y congresos de traducción para estar al tanto de todo lo que se cuece en nuestro sector.

De hecho, hay quien opina que esta pasión de los traductores por los #tradusaraos es digno de un capítulo de Mi extraña adicción, aunque lo aceptamos con gusto.

Sin embargo, la manera de afrontar los eventos de traducción puede variar enormemente de unos traductores a otros.

Están los que se presentan allí con las manos vacías y una actitud improvisada y los que verdaderamente se proponen sacar el máximo partido posible de estos eventos.

Si quieres ser de este segundo grupo, presta atención. En este artículo damos nuestros mejores consejos para aprovechar mejor los encuentros de traducción.

 

¿Por qué hay que prepararse para un tradusarao?

¿Cómo que por qué?

Seguramente no vas al cine sin saber qué película vas a ver y sin pedirte unos aperitivos o bebidas a la entrada. Aunque hay gente que sí lo hace.

Bueno.

via GIPHY

Vale.

No es un buen ejemplo. Vayamos a otra cosa.

Seguro que te interesa que el tiempo (y el dinero) que inviertes en acudir a ese evento sea fructífero y que cuando termine puedas pensar «menos mal que he venido».

¿A que sí?

Pues eso, hay que prepararse para todo en la vida.

Veamos por dónde empezar.

 

Elige bien el tradusarao al que quieres ir

Si eres nuevo en esto y te has topado con el nombre de un evento que te está tentando, hay algo que deberías hacer antes de lanzarte a sacar la cartera y reservar entradas, vuelos, hoteles, etc.

Y es algo tan sencillo como comprobar si ese evento cumplirá tus expectativas.

¿Es un evento académico o privado? Los segundos suelen estar más orientados al terreno profesional y los primeros a la investigación.

¿Esperas un ambiente más estudiantil (como el ENETI) o uno donde haya #traduabuelos que te den consejos en las pausas del café? (Esto último es muy útil, aunque no lo parezca).

Solo tienes que echarle un vistazo al programa o a las ediciones anteriores (si las tiene) para evitarte sorpresas. Fíjate en quién organiza el congreso o el evento y lee los objetivos del mismo.

Incluso muchos traductores realizan crónicas en sus blogs comentando qué les ha parecido el evento y qué han sacado de él. ¡Busca en Internet!

 

Elige las charlas a las que quieres asistir y planifícate

Una vez tengas el programa, ¿qué menos que dedicarle un rato a ojear los nombres de los invitados y el tema de sus ponencias?

Normalmente, en estos eventos las charlas suelen solaparse y es muy posible que no puedas ir a tantas como el programa anuncia.

Por lo que lo recomendable es investigar un poco el tema de las presentaciones, elegir a las que te gustaría asistir y asegurarte de que te cuadran los horarios.

De esta manera, cuando llegue el día no tendrás que perder el tiempo decidiendo entre una y otra.

No está de más investigar un poco el nombre del ponente para saber qué otras charlas ha dado o qué entrevistas le han podido hacer previamente para conocer su forma de presentar.

 

Toma notas y pregunta sin miedo

Probablemente querrás asistir a un buen puñado de ponencias y sacarle algo de partido a lo que aprendas en ellas. Lamentablemente, no tenemos una memoria a prueba de balas ni suele ser buena idea confiar en que «ya te acordarás luego» de todo lo que te han contado.

Si mencionan algo que te resulta útil o interesante, anótalo. No tiene que ser en una libreta, puedes usar cualquier aplicación de notas de tu móvil. Te ayudará a mantener el hilo, a interiorizar toda esa información y a tener esas ideas a mano cuando las necesites.

No es una buena práctica quedarse de brazos cruzados durante las charlas. No es cuestión de oír y callar. Hay que oír y actuar.

Un congreso es el contexto perfecto para resolver dudas, compartir tus ideas con otros profesionales o incluso para pedir consejo a algún experto.

Así que no pierdas la oportunidad de participar activamente con tus preguntas durante el evento. Seguro que las notas que has tomado antes te vienen de lujo para hacer grandes preguntas.

Eso sí, procura que tus intervenciones sean oportunas y relevantes. ¡Ya habrá tiempo más tarde para hablar sobre otras cosas!

 

Dale un buen uso a tus redes sociales

No nos cansamos de hablar de esto: puedes sacarle mucho más jugo a tus redes sociales siendo traductor.

Solo hay que ojear un poco todo lo que se cuece en redes durante cualquier evento para ver todo el movimiento que se genera.

Piensa que son un medio que actúa como altavoz con un enorme alcance y que permite que ese congreso traspase los muros de su sede y llegue incluso a quienes no están allí para disfrutarlo.

Participar en redes sociales a través de las etiquetas o canales del evento es una gran manera de interactuar con otros asistentes y darle autoridad a tu marca personal como profesional.

Además, si eres de los que necesita una excusa para presentarse, esta puede ser una buena. 🙂 ¡No sabes la de gente maja que se conoce así en un evento!

Además, los que no han podido asistir estarán tremendamente agradecidos.

Para ello, busca a todos los ponentes en las redes sociales y síguelos, sigue también a todos los que hagan uso de la etiqueta del evento (que tienes que tener en favoritos desde ya).

Una buena idea es proponer una cita a los asistentes del tipo «¿dónde vais a comer cuando termine esta ponencia?» y así podrás quedar con otros asistentes que se animen.

 

Habla, leñe

Ah, el temido networking.

Puede que tu intención no fuera la de «hacer contactos» cuando decidiste asistir al congreso, aunque no podemos negar que es algo que nunca viene mal.

Por algo dicen que hay que tener amigos hasta en el infierno (silencio largo).

No es cuestión de que vayas presentándote a diestro y siniestro, ni de que repartas tu tarjeta como si fueras una máquina expendedora.

Si piensas que hay alguien a quien te gustaría saludar y tener una amistosa charla, ¿por qué no hacerlo?

A menudo pecamos de escondernos detrás de la pantalla y nos cuesta demostrar la misma soltura en el cara a cara, pero es cuestión de práctica.

Además, los traductores no muerden (al menos, la mayoría no). 😉

Habla, acércate a los ponentes, a los profesionales que acuden igual que tú y a todo bicho viviente que merodee por el encuentro. Seguramente, ellos también están deseando conocerte.

 

La clausura del evento

Es terriblemente sencillo cogerle el gusto a esto de los tradusaraos.

Con suerte, antes de llegar a la charla de clausura, ya te encontrarás pensando en la enriquecedora experiencia que te llevas a casa.

Aunque no es lo único. Los eventos de traducción te brindan la posibilidad de aprender, relacionarte y crecer como profesional.

Una vez terminado el evento, recuerda enviar un mensaje a todas las personas que has conocido, recuérdales quién eres y déjales tus datos de contacto. Quién sabe lo que puede pasar.

Y si tienes un blog o un espacio en Internet (el mismo LinkedIn te deja escribir artículos como si de un blog se tratara), aprovecha para escribir tu crónica, así te conocerá mucha más gente, que es de lo que se trata.

Seguramente se te ocurren otros muchos consejos, compártelos en los comentarios y así todos vamos tomando nota.

 

 

¿Quieres que te avisemos de los próximos artículos?

Responsable: Trágora S.C.A. Finalidad: Gestionar tu suscripción a nuestras listas. 

Legitimación: Tu consentimiento. Destinatarios: Servidores de Mailchimp. 

Tus derechos: Acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Recibe contenido exclusivo antes que nadie.

Solo queda un paso. 

Revisa tu correo electrónico para confirmar tu dirección. ¡Te esperamos!

 

 

IMPORTANTE: Revisa todas las carpetas de tu correo (spam, promociones, no deseado...).

¡Nos encantan las personas con esta iniciativa!

¿A qué correo electrónico te lo enviamos?

Responsable: Trágora S.C.A. 

Finalidad: Gestionar tu suscripción a nuestras listas. 

Legitimación: Tu consentimiento. 

Destinatarios: Servidores de Mailchimp. 

Tus derechos: Acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

¡Solo queda un paso más!

Revisa tu correo electrónico para confirmar tu dirección.

 

 

 

 

¡Te esperamos!

IMPORTANTE: Revisa todas las carpetas de tu correo

(spam, promociones, no deseado...)